14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Una iglesia de Nicaragua sitiada por la Policía orteguista en 2018. LA PRENSA/ Archivo

Temen que Ortega busque que el Vaticano le replique el peligroso acuerdo que tiene con China

El secuestro de más de 20 sacerdotes de la Iglesia católica despiertan temores de que el régimen de Ortega los utilice como ficha de negociación con el Vaticano

En medio de la cacería de sacerdotes, analistas dicen no tener duda de que la dictadura de Daniel Ortega intenta replicar el modelo chino o cubano, que tras años de represión contra las autoridades católicas, lograron llegar a acuerdos con el Vaticano, para que la religión en estos países conviva bajo el control de sus respectivos regímenes.

No obstante, advirtieron que Nicaragua no es una potencia mundial como China ni tiene la misma experiencia cubana, para que la dictadura orteguista logre alcanzar esa meta.

Lea además: Monseñor Silvio Báez: “No nos dejen solos”

El politólogo y presidente de Fundación para la Libertad, Félix Maradiaga, quien en una visita a China se reunió con miembros de las diócesis clandestinas que existen en ese país, manifestó que “los sistemas comunistas de China y Cuba, después de décadas de persecución a la iglesia, lograron imponer una serie de regulaciones a las iglesias de diferentes denominaciones que, en la práctica, en gran parte sometieron el ejercicio de la religión a los intereses de esos regímenes”.

Maradiaga relató que la Iglesia católica en China y Cuba, e iglesias de otras denominaciones, solo pueden operar con la aprobación y supervisión del Estado. Aún así, existen iglesias y misioneros independientes, pero ejercen su misión pastoral clandestinamente.

Eso quiere decir que en esos países con regímenes autoritario existe una iglesia aprobada por el Estado y una iglesia clandestina, para ejercer su labor pastoral de manera independiente, según Maradiaga.

En China los obispos son nombrados por el partido comunista

El caso más extremo para el politólogo es el chino, porque en ese país los obispos e incluso cardenales son nombrados directamente por el partido comunista sin la aprobación del Vaticano.

Félix Maradiaga,. LA PRENSA/Human Rights Democracy

En el año 2005, el Papa Benedicto XVI se sintió obligado a reconocer a algunos de esos obispos y cardenales nombrados por el gobierno chino; y en 2018 se llegó por primera vez a un acuerdo entre el Partido Comunista chino y el Vaticano. En 2022, el Vaticano anunció la renovación hasta 2024 de su acuerdo provisional con China sobre el nombramiento de obispos.

“Pareciera ser que el régimen sandinista de los Ortega ambiciona llegar a tener un control similar sobre la iglesia católica. La principal pista de sus intentos puede remontarse a la relación que la pareja Ortega Murillo logró con el Cardenal Obando y Bravo, un tema del cual hoy se habla poco pero que está íntimamente ligado con los objetivos de la dictadura de someter a la iglesia y censurar su mensaje”, valoró Maradiaga.

Lea además: Cardenal Brenes habla escuetamente sobre los sacerdotes detenidos por la dictadura de Ortega

El politólogo también señaló que en el caso de las iglesias evangélicas, desde hace más de 120 años, el estado de Nicaragua ha ejercido el derecho de regularlas, ya que jurídicamente las iglesias protestantes en Nicaragua, con excepción de la iglesia Morava en la Costa Caribe, deben operar como organizaciones sin fines de lucro y, por tanto, requieren la aprobación del ministerio correspondiente.

Ortega lleva años queriendo someter a la Iglesia católica

Para Maradiaga, el caso de la Iglesia católica es diferente, porque la presencia de esta institución en Nicaragua antecede la existencia misma del Estado de Nicaragua como nación independiente, lo que hace que “la tradición católica nicaragüense y el arraigo de la iglesia desde la época de la colonia le haga muy difícil a la dictadura lograr su cometido”.

El politólogo explicó que a diferencia del modelo chino o el cubano –en donde el discurso oficial ha sido claramente antirreligioso–, en el caso del sandinismo la estrategia siempre ha sido encubrir los planes de sometimiento mediante un discurso hipócritamente religioso.

Lea además: Paredón, cárcel, exilio y soledad: así terminaron 13 dictadores latinos

Recordó que durante los años ochenta, la estrategia fue usar la teología de la liberación como el método para promover un catolicismo al margen de la aprobación del Vaticano.

Con la llegada de Daniel Ortega al poder en el 2007, la estrategia cambió en su forma pero no en su fondo. Su primer intento fue procurar acuerdos con el entonces arzobispo emérito del arquidiócesis de Managua, Monseñor Miguel Obando y Bravo, no obstante, se encontró con la resistencia de varios obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

“A pesar de la influencia del Cardenal Miguel Obando y Bravo, aún en su condición de arzobispo emérito, no le fue posible a Ortega lograr su cometido. Es importante destacar el papel fundamental que jugaron obispos como Monseñor Silvio Báez, Monseñor Abelardo Mata, Monseñor Rolando Alvarez y otros”, expresó Maradiaga.

Por último Maradiaga señaló que la diferencia entre los modelos cubano, chino y nicaragüense son notables, pero las similitudes de fondo son sumamente relevantes.

“En todos estos casos, el objetivo final de los regímenes es someter a la iglesia por la fuerza. Los regímenes dictatoriales apuestan a que la iglesia católica deberá priorizar su propósito de mantenerse dentro del país para ejercer su labor pastoral y evangelizadora. Como efectivamente sucedió en el caso chino, después de muchas décadas, el Vaticano finalmente tuvo que aceptar un acuerdo con el partido comunista”.

Nicaragua no es una potencia mundial como China

El sociólogo y analista político, Oscar René Vargas, dijo que la nueva ola represiva contra la Iglesia católica encaja en la estrategia de Ortega del “poder o la muerte”, que ha ejecutado para eliminar a todas las voces críticas.

Oscar Rene Vargas, sociólogo y analista politico. LA PRENSA/Archivo

El analista político dijo que entre las intenciones de Ortega está evitar que sacerdotes opositores sean nombrados obispos, mantener el miedo en la población, quitar la posibilidad de que la Iglesia siga encabezando los actos religiosos y hacer ellos como régimen.

Al igual que Maradiaga, Vargas también cree que Ortega tiene como “objetivo máximo” alcanzar un acuerdo con el Vaticano, pero eso lo ve difícil, porque Nicaragua no es una potencia mundial como China. También dijo que eso puede provocar un efecto dominó en otros países de América Latina.

“El Vaticano no puede hacer ese acuerdo sin el visto bueno de la Conferencia Episcopal Latinoamericana y Centroamericana, así que no creo que Ortega logre cumplir esa meta”, dijo Vargas.

“Se quiere y busca una Iglesia sorda y muda”

Un experto en relaciones internacionales coincidió con el politógo Maradiaga en que Ortega quiere un concordato con el Vaticano, que es un práctica del siglo XIX que ha caído en desuso, sobre todo tomando en cuenta que a estas alturas del Siglo XXI la libertad religiosa está consagrada en muchas declaraciones y tratados internacionales.

“La libertad religiosa y de culto es algo que hoy está consagrado universalmente y no requiere de un concordato. Por eso lo que se esconde es el deseo de controlar los nombramientos, reservándose derechos que antiguamente solamente correspondían a los reyes”, manifestó la fuente.

El experto confirmó que China ha logrado mantener vigente un concordato con el Vaticano.

Por otra parte, esta también dijo que el objetivo del régimen Ortega Murillo es el descabezamiento total de la Iglesia católica, dejando aislado al cardenal Leopoldo Brenes, quien ya de por si ha venido actuando de forma muy temerosa.

“Se quiere y busca una Iglesia sorda y muda ante el clamor nacional e internacional. Van a tratar de negociar otro destierro de estos religiosos a Roma”, dijo la fuente.

En cambio la abogada e investigadora Martha Patricia Molina, autora del informe Nicaragua: ¿Una Iglesia perseguida? que recoge más de 500 ataques contra la Iglesia católica desde 2018, difiere de quienes opinan que Ortega quiere llegar a un acuerdo con el Vaticano.

“Lo que la dictadura quiere es un control absoluto de la Iglesia católica sin que nadie esté mediando, ni siquiera el Vaticano y aniquilarla por completo. Crear ellos su propia religión, donde los dioses sean Daniel Ortega y su señora”, dijo Molina.

Misas vigiladas

2023 fue el segundo año en que el régimen de Ortega y su esposa, Rosario Murillo, desataron una cacería de sacerdotes, que ha implicado encarcelarlos, desterrarlos o impedir su regreso al país. El caso más emblemático es el encierro del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, preso desde hace un año y cuatro meses, sentenciado a 26 años de cárcel bajo acusación de “traición a la patria” y otros delitos políticos.

En ese contexto de persecución, todo sacerdote que haga una oración en sus homilías por monseñor Álvarez, es casi inmediatamente detenido, lo que para los críticos confirma que Ortega está usando todo su aparato de vigilancia para acechar a los sacerdotes y neutralizar a los más críticos.

La investigadora Molina afirmó que el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) es una “organización terrorista y criminal”, “experta en acciones violentas, oscuras e ilegales”, para eliminar a sus adversarios y críticos.

“Ellos tienen a su disposición en cada barrio y en cada municipio a los paramilitares, a la policía y a los CPC, que están entrenados previamente para este tipo de espionaje”, dijo Molina.

Lea además: Clero de León en estado de emergencia tras secuestro de monseñor Marcos Díaz Prado por parte de la dictadura

La investigadora no duda que ahora que la dictadura revivió el Ministerio del Interior, que funcionó en los años ochenta para reprimir y someter a las voces críticas, las acciones criminales del orteguismo sean más estructuradas y planificadas, desde el estado policial impuesto oficialmente.

Elvira Cuadra, socióloga y especialista en temas de seguridad pública. LAPRENSA/Archivo

La directora del Centro de Estudios Transdisciplinarios de Centroamérica (Cetcam), socióloga y experta en seguridad pública, Elvira Cuadra, confirmó que desde finales de 2020 la represión contra los opositores y críticos de Ortega se ha venido institucionalizando.

“Lo he comentado en otras oportunidades y a esto precisamente le he llamado la ‘institucionalización del estado policial’, que consiste en dos cosas fundamentales: a) la creación de un marco jurídico con la aprobación y reforma de leyes que sustentan una política de vigilancia y control sobre toda la población; y b) la reorganización de instituciones clave para aplicar esas leyes”, aseveró Cuadra.

Ciudadanía no abandona sus creencias religiosas

Pese a este panorama desesperanzador, la investigadora Molina observó que en medio de la incertidumbre, zozobra y desconfianza en los barrios, comunidades y municipios del país, la ciudadanía sabe “quién es quién” en sus localidades, y eso le da la ventaja de actuar en consecuencia, con prudencia y silenciando sus críticas, para protegerse.

Molina, que como investigadora mantiene contactos internos en el país, manifestó que tiene pruebas de que la ciudadanía se está enfrentando a esta situación sin negar sus creencias religiosas y sin abandonar la fé.  

“Están vigilados, pero contra la fé del pueblo nadie puede, es una fé demasiada arraigada y que aunque los fieles se sientan vigilados, a como efectivamente lo están, siguen participando en todas las actividades de las parroquias, no les interesa a los fieles que estén siendo vigilados y acosados y que los policías le estén tomando, seguro sienten temor, pero siguen llegando a las iglesias. A diario recibido reportes y fotos de lo que está ocurriendo en el país”, expresó Molina.

Serán desterrados

La investigadora advirtió que lo más probable es que estos nuevos sacerdotes detenidos serán enviados al destierro, como se hizo con otros, a excepción del obispo Rolando Álvarez, quien se ha negado a salir del país.

“Los están secuestrando, desapareciendo, para posteriormente expulsarlos del país, como han hecho con los dos anteriores grupos de sacerdotes”, expresó la abogada.

Martha Patricia Molina, abogada e investigadora
Martha Patricia Molina, abogada e investigadora. LA PRENSA/Archivo

Molina señaló que los sacerdotes que están siendo detenidos tienen en común que antes de que la dictadura intensificara sus ataques, la mayoría eran críticos que contestaban y señalaban las arbitrariedades contra el pueblo.

Además, los están secuestrando, desapareciendo, para posteriormente expulsarlos del país, desterrarlos a como ha hecho con los dos anteriores grupos de sacerdotes”, expresó Molina. Algunos de ellos participaron en el fallido diálogo nacional de 2018, en el que la Iglesia católica, a través de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), fue mediadora entre la oposición y Ortega. Sin embargo, Ortega acusa a los obispos de “golpistas”, porque siempre repite en sus discursos que le pidieron dejar el poder.

Esta nueva acción radical de Ortega, también es percibida como un gran temor que tiene el régimen Ortega Murillo de un nuevo levantamiento civil con la bandera de la Iglesia católica.

El politólogo José Antonio Peraza manifestó que aunque Ortega y sus allegados se quieran cerrar a la realidad de un país que los repudia, saben que la sociedad nicaragüense es impredecible.

“La dictadura está aterrorizada de que haya un levantamiento, porque sabe que eso pasa en Nicaragua, que ha pasado y que puede volver a pasar. Ortega sabe, por ser quien y de donde viene y porque supongo que algún conocimiento tiene de la historia de Nicaragua, tergiversada, pero empíricamente lo tiene, que en los púlpitos hay molestia, que la gente cuando se siente acosada recurre a dónde se siente segura, a donde siente que encuentra consuelo, y eso es la iglesia, ya sea católica o evangélica”, valoró politólogo.

José Antonio Peraza, politólogo. LA PRENSA/Archivo

Peraza recordó los eventos de 2018, que fueron al menos cinco meses después de las votaciones municipales de 2017, que ya dieron indicios de la violencia electoral por el malestar que se venía acumulando.

En conclusión, el politólogo considera que los ataques contra la Iglesia son para prevenir ese levantamiento social, pero no cree que eso mejore la situación del país, que para él tarde o temprano entrara en una nueva crisis.

“Esto se va a seguir agravando, la dictadura sigue cometiendo erros, tiene un proceso de implosión, como dice Oscar René Vargas, cometen errores tras errores”, manifestó Peraza.

Otros actos contra la Iglesia

El año pasado, en la primera fase estructura de represión contra la Iglesia católica, el orteguismo arrasó con los medios de comunicación de línea católica, la mayoría radios; canceló y confiscó decenas de asociaciones y fundaciones católicas, entre estas Cáritas de Nicaragua, por medio de la cual la Iglesia importantes donaciones. Este año asestó otro duro golpe con la confiscación de la Universidad Centroamericana (UCA), fundada por la orden religiosa compañía de Jesús en 1960.

Ortega en guerra con la Iglesia católica

En los últimos años, Ortega y su esposa Murillo han radicalizado sus ataques contra la Iglesia católica, encarcelando sacerdotes y prohibiendo todas las actividades religiosas fuera de los templos. Particularmente este año en Semana Santa la Policía persiguió a los participantes de las procesiones tradicionales, entre estas, la recreación de la Pasión de Cristo.

Lea además: El régimen de Ortega ha cometido 529 agresiones a la Iglesia católica, según informe

La guerra de la dictadura de Ortega contra la Iglesia católica lo llevó a suspender las relaciones diplomáticas con el Vaticano, tras una crítica del papa Francisco por la detención de sacerdotes en Nicaragua.

Puede interesarte

COMENTARIOS

  1. Hace 5 meses

    La Teologia de la Liberacion fue concebida y organizada por la KGB Sovietica a finales de la decada de 1950 para usar a la iglesia catolica en todos los movimientos de la extrema y la moderada izquierda en Latinoamerica. La KGB concibió esta llamada Teologia de la Liberacion en medio de la Guerra Fria con los Estados Unidos de America y las democracias de la Europa Occidental.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí