14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

El obispo Rolando Álvarez, ganador del Premio Libertas Internacional 2024. En la imagen, cuando estaba en Matagalpa en 2018.

Régimen orteguista condena al obispo Rolando Álvarez a 26 años de cárcel

La condena llega un día después de que Álvarez se negara a ser desterrado de Nicaragua. El juicio en su contra estaba programado para el 15 de febrero.

La dictadura orteguista condenó este viernes al obispo Rolando Álvarez a 26 años de cárcel y lo despojó de su nacionalidad como nicaragüense. La condena ocurre un día después que monseñor Álvarez se negara a ser desterrado de Nicaragua junto con los 222 presos políticos que se encuentran en Estados Unidos.

La sentencia fue leída por el magistrado orteguista Octavio Ernesto Rothschuh. A monseñor Álvarez lo condenan por “ser autor de los delitos de menoscabo a la integridad nacional, propagación de noticias falsas a través de las tecnologías de la información y la comunicación, obstrucción de las funciones, agravada desobediencia o desacato a la autoridad”.

La dictadura condenó a monseñor Álvarez sin haber realizado un juicio. El juicio en su contra estaba programado para el 15 de febrero.

“Condénese al acusado a 15 años de prisión y la inhabilitación de forma perpetua para ejercer la función pública… condénese al acusado a 5 años de prisión y 800 días multa por ser autor de la propagación de noticias falsas a través de las tecnologías de la información, la pena en días multa equivale a la cantidad de 56,461 córdobas con 15 centavos. Condénese al acusado a 5 años y 4 meses de prisión por ser autor de obstrucción de funciones agravadas en perjuicio del Estado y condénese al acusado a 1 año de prisión por ser autor de desacato a la autoridad. Por lo que deberá de cumplir 26 años de prisión y 4 meses”, dijo el magistrado orteguista.

Con esta condena, monseñor Rolando Álvarez estaría en prisión hasta el 13 de abril del año 2049.

Este jueves, el dictador Daniel Ortega, en cadena nacional lo llamó “desquiciado”, “energúmeno” y “soberbio”. “Ahora está en la cárcel La Modelo, él es un hombre común y corriente”, dijo Ortega. Se refería a monseñor Álvarez, una de las voces más críticas del régimen y quien se negó a ser desterrado de Nicaragua. Tras su negativa, Ortega decidió castigarlo y lo pasó del régimen de casa por cárcel a la cárcel La Modelo junto a los presos comunes, lo que opositores han catalogado como un acto de venganza.

Álvarez, quien lleva siendo prisionero político de la dictadura desde el pasado 19 de agosto de 2022, subía las escaleras del avión en el aeropuerto de Managua en el que viajarían los presos políticos hacia Washington, pero se detuvo y pidió hablar con los obispos y el cardenal Leopoldo Brenes. Era el número 92 de la lista de presos políticos, dice Ortega, mientras cuenta en cadena nacional y se burla de por qué Álvarez no subió al avión. “Frente a una decisión del Estado nicaragüense, dice que él no la acata. Es una resolución de un tribunal de justicia que lo está mandando fuera del país, y que no acata si no se reunía con los obispos. Y como los demás sacerdotes ya estaban en el avión, que le llamen a los sacerdotes, porque él tenía que hablar con ellos”.

Le puede interesar: Monseñor Rolando Álvarez quedó en manos de la dictadura de Daniel Ortega: no fue desterrado

No es primera vez que monseñor Álvarez rechaza ser desterrado de Nicaragua. A mediados de enero de este año, el obispo hondureño José Antonio Canales, obispo de la Diócesis de Danlí, dijo a LA PRENSA que el régimen le ha ofreció a Álvarez libertad “pero fuera de Nicaragua”. “No lo han doblegado”, aseguró el obispo.

Durante su discurso Ortega siempre tuvo un tono de burla y se refería a él como “el personaje Álvarez”. “Lo que tenemos es un comportamiento de soberbia, de quien se considera el jefe de la Iglesia en Nicaragua, el líder de la Iglesia latinoamericana, y debe pensar que está a punto de optar el cargo de su santidad el Papa. Está desquiciado, pero eso lo tendrán que decir las autoridades judiciales y las autoridades médicas porque tendrán que atenderlo. Ahora que llegó a La Modelo, llegó que era un energúmeno. No puede tener el coraje de Cristo, que aguantó los azotes y soportó la crucifixión. No acepta que lo metan en una celda donde hay centenares de presos”, dijo Ortega acuerpado por su aparato represivo.

El primer obispo detenido en Nicaragua

Monseñor Álvarez, de 56 años, es el primer obispo arrestado y acusado desde que Ortega retornó al poder en Nicaragua en 2007. Fue detenido el 19 de agosto de 2022. Antes de su detención, Álvarez pasó 15 días confinado junto con otros religiosos y laicos en la Curia Arzobispal de Matagalpa. Los policías orteguistas lo mantenían sitiado, pero Álvarez los encaró. “Miedo y de rodillas solo ante Dios”, fue una de sus frases en las afueras de la Curia el 4 de agosto.

Más en: Bianca Jagger apadrina a monseñor Rolando Álvarez y a nueve sacerdotes más

El régimen orteguista acusó a Álvarez el 13 de diciembre del año pasado por “propagación de noticias falsas” y “conspiración para cometer menoscabo de la integridad nacional”, mismos delitos con los cuales el régimen ha criminalizado a decenas de presos políticos. Era la primera vez que se le veía tras la detención. Vestía camisa azul y pantalón negro, con evidente pérdida de peso.

Rolando José Álvarez Lagos nació el 27 de noviembre de 1966 en Managua. Su mamá, Ángela Lagos, originaria de Chinandega, se dedicaba a la venta de atol y formaba parte del Camino Neocatumenal. Mientras que su papá, Miguel Álvarez, era un obrero capitalino que se congregaba con la comunidad Renovación Carismática, relata una publicación de la Revista Magazine de LA PRENSA.

Lea también: Obispo de Costa Rica: “¿Dónde está mi hermano obispo, monseñor Rolando Álvarez?”

En mayo de 2018, monseñor Rolando Álvarez integró el equipo de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) que sirvió como mediador en el primer Diálogo Nacional entre el régimen orteguista y la oposición nicaragüense. Desde entonces ha sido considerado un crítico del régimen, una de las voces que más le incomoda. Álvarez urgía la restauración de la institucionalidad y la independencia de los poderes del Estado. Además abogaba por una reforma electoral y elecciones justas, libres y transparentes. “Estar del lado del bien, es estar del lado correcto de la historia”, fue uno de los últimos tuits que Álvarez escribió en su cuenta antes de ser detenido.

Estos fueron los ataques antes de su arresto

Puede interesarte

COMENTARIOS

  1. Hace 1 año

    Aleluya.. Jesucristo ya nació y esta preso en la Model. Bienaventuradas nuestra mujeres y hombres de apie que lo han acompañado en su martirio.

  2. Hace 1 año

    El satrapa de Ortega con su nueva marejada de simulaciones, trata de inocular el termino Energúmeno al Obispo Alvarez. Este término ha sido largamente usado por los entendidos y estudiosos de la conducta Psicopata de este criollo espécimen y su altinosanante y notoria verborrea al hablar.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí