14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Daniel Ortega rompió con Taiwán y restableció relaciones con China continental. Aquí con el exembajador Jaime Chun Wu, quien fue nacionalizado nicaragüense junto a su esposa tras la ruptura de las relaciones. LA PRENSA/ ARCHIVO

¿Qué ha pasado en los países vecinos con las propiedades de Taiwán luego que rompieron relaciones diplomáticas?

Ortega no respetó e incumplió artículos fundamentales de la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas de 1964, al confiscar la propiedad y bienes de Taiwán indican expertos en Derecho y Relaciones Internacionales consultados por LA PRENSA

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A nivel de América Latina ya son cinco los países que decidieron romper sus relaciones con Taiwán y establecerlas con China Continental. El caso más reciente es el de Nicaragua que a decisión del mandatario Daniel Ortega el pasado 9 de diciembre, se sumó a Costa Rica y El Salvador. La diferencia es que Ortega no respetó e incumplió artículos fundamentales de la Convención de Viena sobre las relaciones diplomáticas de 1964, indican expertos en Derecho y Relaciones Internacionales consultados por LA PRENSA.

Precisamente el artículo 22, en el primer inciso se refiere a los inmuebles de los países y establece que “los locales de la misión son inviolables. Los agentes del Estado receptor no podrán penetrar en ellos sin consentimiento del jefe de la misión”. Enseguida, deja por sentado que el Estado receptor —en este caso Nicaragua— tiene la obligación especial de adoptar todas las medidas adecuadas para proteger los locales de la misión contra toda intrusión o daño y evitar que se turbe la tranquilidad de la misión o se atente contra su dignidad.

Lea además: ¿Qué busca Ortega al confiscarle a la Iglesia Católica la donación que le hizo Taiwán y entregársela a China?

Finalmente el inciso tres subraya que “los locales de la misión, su mobiliario y demás bienes situados en ellos, así como los medios de transporte de la misión, no podrán ser objeto de ningún registro, requisa, embargo o medida de ejecución”. Tras la ruptura de las relaciones diplomáticas entre Nicaragua y Taiwán, la isla decidió donar la propiedad y bienes a la Iglesia Católica, pero de inmediato Ortega a través de su Procuraduría General emitió un comunicado donde informó que en el marco del reconocimiento el 9 de diciembre de China como nación soberana y que Taiwán es parte de ese territorio, eso implica “el inmediato registro de todos los bienes inmuebles, muebles, equipos y medios , a favor del Estado reconocido; la República Popular China, con absoluta e irrestricta propiedad y dominio“.

La Convención de Viena entró en vigor el 24 de abril de 1964, y Nicaragua la suscribió el 20 de diciembre de 1988.

Ortega violentó todas las normas diplomáticas

A lectura de Carlos Cascante Segura, profesor de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR), Ortega violentó todas las normas diplomáticas internacionales al confiscarle la propiedad privada de Taipéi. “No se podría confiscar bienes porque rondan ilegalidad del orden jurídico porque los bienes, sí el Estado los adquiere sin que medie una disposición jurídica en realidad sería un enriquecimiento indebido por parte del Estado en el caso de Nicaragua lo que se alega es que se lo están entregando a su legítimo poseedor que sería China, pero esa lógica no es la más adecuado de acuerdo con las formas diplomáticas que prevalecen”, sostiene.

El analista político internacional de origen boliviano, Hugo Acha, coincide con lo anterior y explica desde el ámbito legal de la Convención de Viena, que la normativa “no está ahí para que los Estados decidan cuando la cumplen y cuando no” y añade que la Convención señala que los Estados son “entes de derecho y cuando actúan dentro de otro Estado tienen relaciones diplomáticas se aplica una reciprocidad, si hay una sede diplomática en uno de los Estados el Estado que lo acoge tiene otra. Estas sedes diplomáticas son bienes adquiridos son propiedad privada que tiene protección diplomática, que gozan de extraterritorialidad, son inviolables y no pueden ser invadidas sin el permiso del Estado dueño”.

Analista político internacional de origen boliviano y director de Investigación de la Fundación para los Derechos Humanos en Cuba, Hugo Acha. LA PRENSA / FOTO TOMADA DE INTERNET

Con lo anterior coincide el experto salvadoreño en relaciones internacionales, Napoleón Campos, quien señala que la comunidad internacional ha visto con suma preocupación las actuaciones de Ortega en contra de Taiwán, “creo que este cierre de ocupar, intervenir, confiscar todas las propiedades, inmuebles de Taiwán en Nicaragua es absolutamente fuera del Derecho Internacional. A diferencia de otras rupturas de nexos diplomáticos que hemos visto en Centroamérica esto no tiene ningún precedente ni en la región, ni en otra nación con la cual Taiwán ha venido perdiendo sus nexos diplomáticos”.

Le puede interesar: Ortega nacionaliza a exembajador taiwanés y su esposa un día después de romper relaciones diplomáticas

A criterio del especialista Campos la confiscación de los bienes que le pertenecían a Taiwán es una “sorpresa” y cataloga como un “atropello” debido a que “no tiene ningún asidero en el derecho internacional, si bien Taiwán no es un país miembro de las Naciones Unidas pero si se ha mantenido la Convención de Viena sobre relaciones diplomáticas”.

Este 27 de diciembre, la isla a través de un comunicado oficial del Ministerio de Relaciones Exteriores (MOFA, por sus siglas en inglés) protestó de inmediato, a la confiscación de su antigua sede diplomática ubicada en los Planes de Altamira, una zona de alta plusvalía, de Managua, y denunció la “ocupación ilegal” de su propiedad. Además hizo un llamado a la comunidad internacional para condenar conjuntamente las “acciones malévolas de los gobiernos de Nicaragua y China“.

Diferendo entre China y Taiwán

Para el politólogo boliviano Acha debe quedar claro que el diferendo entre Taiwán Taipéi y la China Popular no es algo que le corresponde arreglar a Ortega: “no es algo que le corresponda dirimir a Nicaragua, así sea de que hoy a Taiwán le queda 15 países que le reconocen”, y agrega que “Nicaragua tiene el derecho de reconocer, asumir y cortar los lazos diplomáticos con quien sea es un derecho soberano. No puede Nicaragua quitarle a Taiwán y dárselo a China”.

China o República Popular China es gobernada por el Partido Comunista desde 1949 y es el país más poblado del planeta. En tanto, Taiwán, conocido como República de China (ROC por sus siglas en inglés), se ha comportado como república independiente desde el mismo 1949 y tiene a Estados Unidos como un aliado.

Le puede interesar: Taiwán protesta enérgicamente por «ocupación ilegal de su propiedad» por parte del régimen orteguista

Los especialistas consultados por este Diario coinciden en señalar que China es un aliado ‘generoso’, pero que amarrado a esa generosidad “siempre viene condiciones muy especificas” y consideran que “no es el único actor internacional que a Nicaragua le interese”.

De izquierda a derecha, Rosario Murillo, vicepresidenta designada; Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, y el exembajador de Taiwán nacionalizado nicaragüense. LA PRENSA / TOMADA DEL 19 DIGITAL

El experto costarricense Cascante Segura insiste en señalar que la decisión arbitraria del gobierno de Ortega además de romper todas las normas diplomáticas “debe ser apreciado por la comunidad internacional de una forma suspicaz porque demuestra el pragmatismo del Gobierno Ortega Murillo que pese a la enorme ayuda que le dio Taiwán a Nicaragua durante muchos años, simplemente una vez roto los lazos diplomáticos rompe cualquier principio de conducta basada en la forma y cortesía de la diplomacia”.

El propio día, el pasado 26 de diciembre que el vicario general de la Arquidiócesis, monseñor Carlos Avilés, confirmó a LA PRENSA la donación por parte de Taiwán, al caer la noche, la dictadura a través de su Procuraduría emitió un comunicado donde informó que en el marco del reconocimiento el 9 de diciembre de China como nación soberana y que Taiwán es parte de ese territorio, eso implica “el inmediato registro de todos los bienes inmuebles, muebles, equipos y medios , a favor del Estado reconocido; la República Popular China, con absoluta e irrestricta propiedad y dominio”.

Sobre esto, el politólogo boliviano Acha opina que “el argumento de la Procuraduría raya en lo infantil, hemos reconocido a China popular por ende estás propiedades son de ella, no, no son de ellos que aunque le pese a la Procuraduría y al Estado nicaragüense todavía hay una situación que no está dirimida, no está definida y no le corresponde a Managua hacerlo, y viola la Convención de Viena esos bienes son de naturaleza privada, y no se puede arbitrariamente confiscar y entregarle a tercero bienes que son privados”.

Lealtad a China y en contra la Iglesia Católica

Partiendo de que para nadie es secreto que Ortega y su esposa Rosario Murillo, han arremetido incansablemente contra los obispos y sacerdotes de la Iglesia Católica, el politólogo bolivariano refiere que al régimen sin duda “le molestó que Taiwán le hubiera donado su sede y bienes a la Iglesia Católica porque ha jugado un rol muy crítico, estuvo en la pacificación, ha criticado fuertemente la detención de los candidatos, ha sido subserviente en el tema de las elecciones”.

Los obispos, tras la represión en abril de 2018 —que según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dejó más de 325 nicaragüenses asesinados—, participaron junto con la empresa privada y la sociedad civil en el primer intento de diálogo nacional con la Administración Ortega-Murillo, pero se retiraron al considerar que no existía voluntad de resolver la crisis sociopolítica que aún persiste en Nicaragua.

Los obispos de la CEN insisten en que el Gobierno y la Policía detengan la represión a los ciudadanos que demandan la renuncia de Daniel Ortega. LA PRENSA/C. VALLE
Los obispos de la CEN insisten en que el Gobierno y la Policía detengan la represión a los ciudadanos que demandan la renuncia de Daniel Ortega. LA PRENSA/C. VALLE

Además Acha subraya que Ortega quiere demostrarle a sus nuevos aliados en Beijing de que es un “amigo o aliado confiable” en ese sentido no le importa entrar en este tipo de infracciones porque cree que va a recibir beneficio. “El señor Ortega hizo un gesto privativo, en el camino ha violado todas las normas, ha hecho una situación de disponibilidad arbitraria y creo que sentó un mal precedente en el marco de la reciprocidad. Marca algo peligroso porque quiso mostrarle una confiabilidad a la China Popular”.

También advierte que está decisión “impacta por un lado la credibilidad de Nicaragua por un lado y por el otro lado, hace que surja la interrogante ¿sí yo soy un Estado extranjero hasta dónde puedo ver o creer que mi derecho está protegido en Nicaragua? Si las normas esenciales no se cumplen, Ortega se pone un rasero muy bajito”.

En Costa Rica

El Gobierno de Costa Rica, en ese momento liderado por el expresidente Óscar Arias, el 6 de junio de 2007 anunció que su país estableció relaciones diplomáticas con China desde el 1 de junio, y que rompió más de 60 años de relación con Taiwán.

Cascante Segura explicó a LA PRENSA que, en casos como este, se da paso a un proceso de transición, tal cual se dio en su país. “Se hizo una comisión de transición y se le dio a los funcionarios de Taiwán un tiempo prudencial, 10 días o un poco más, para que ordenará una serie de elementos administrativos y pecuniarios”.

Carlos Cascante Segura, experto costarricense. LA PRENSA / TOMADA DE INTERNET

Además refirió que dado que el inmueble de la embajada de Taiwán en Costa Rica era alquilado, el gobierno costarricense dio tiempo para que los funcionarios taiwanés arreglaran el contrato, y agrega que “por otra parte se le dio tiempo a los funcionarios para que dispusieran de los bienes que tenían en C.R como automóviles y más. El gobierno de Costa Rica nunca se metió en la disposición que los funcionarios taiwaneses daban a los bienes y tampoco China presionó por dar una solución porque en realidad fue una cortesía diplomática que está acorde de normas básicas entre dos actores que fueron amigos”.

En El Salvador

El 21 de agosto de 2018, cuando aún estaba gobernando el presidente Salvador Sánchez Cerén del Partido del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), considerado de ideología de izquierda. Hoy Sánchez Cerén y su familia son protegidos por parte del régimen orteguista, quien en agosto pasado les otorgó la ciudadanía nicaragüense. Tiene acusaciones penales en su país.

Lea más en: Estos son los requisitos que habría incumplido Salvador Sánchez Cerén para obtener la nacionalidad nicaragüense

El experto salvadoreño Campos recalca que la ruptura con Taiwán fue la última decisión de política exterior del segundo gobierno del FMLN, y dice “que nunca entendimos nosotros el por qué en funciones de orden ideológicos se había tardado tanto en romper sus nexos ideológicos para pasarse a la China Popular. No pasó nada”.

Napoleón Campos es experto en relaciones internacionales. LA PRENSA / EDH El Salvador

El politólogo boliviano Acha, comparte que incluso el presidente salvadoreño Nayib Bukele al decidir dejar de reconocer a Taiwán y reconoció la China Popular, “nadie decidió entrarse arbitrariamente a la sede diplomática de Taiwán Taipéi y darle las llaves al nuevo embajador chino”.

A la vez, el experto costarricense Cascante Segura reconoce que “en otros países se actuó de la misma forma dar un espacio de tiempo para que los funcionarios de Taiwán dispusieran de los bienes que se encontraban a nombre de ellos o a nombre de Taiwán de cada uno de los Estados de dónde se fueron retirando”.

El experto salvadoreño Campos deja claro que no se ha visto una actitud similar a la de Ortega en aquellos países que decidieron romper sus relaciones con Taipéi. “No vimos que en otros países haya pasado algo”, indica y va más allá de su país y asevera que no cree que si se llegase a concretar la oferta electoral de la presidenta electa de Honduras, Xiomara Castro, de que va a establecer nexos con China Popular, “no creo que en ese país llegue a pasar algo como lo que estamos atestiguando de lo que ha sido capaz Ortega de llegar a confiscar las propiedades de Taiwán”.

Otros países de la región también han suspendido relaciones diplomáticas con Taiwán. El 27 de junio de 2017, el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, anunció que su país decidió romper sus relaciones con la isla. El 30 abril 2018, República Dominicana decidió romper sus relaciones con Taipéi y se asoció con China.

En el istmo, actualmente Honduras, Guatemala y Belice mantienen vínculos diplomáticos con Taiwán.

China respalda la confiscación de Ortega

El portavoz de Ministerio de Relaciones Exteriores de China, Zhao Lijian, durante una conferencia de prensa brindada este 28 de diciembre, aseguró que “no existe un Ministerio de Relaciones Exteriores en Taiwán, solo autoridades provinciales a cargo de las relaciones exteriores. Solo hay una China en el mundo y Taiwán es una parte inalienable del territorio de China”.

Y de la misma manera dejó por sentado que Taiwán le pertenece a China y avaló la confiscación de Ortega a la antigua embajada de la isla en Managua: “El Gobierno de la República Popular China ha sido el único gobierno legal que representa a toda China, incluido Taiwán. Este es un hecho histórico y legal inquebrantable. De acuerdo con los principios básicos del derecho internacional, incluido el respeto por la soberanía nacional y la integridad territorial, todos los activos estatales de China, ya sea en China o en el extranjero, son propiedad del gobierno de la República Popular China. Esto ha sido ampliamente reconocido a lo largo de muchos años de práctica diplomática”.

Portavoz de Ministerio de Relaciones Exteriores Zhao Lijian. LA PRENSA / TOMADA DE INTERNET

Lijian catalogó la decisión del régimen orteguista como un «acto de justicia de Nicaragua que muestra respeto por la soberanía de China y su compromiso con el principio de una sola China«.

“China aprecia mucho el acto de justicia de Nicaragua que muestra respeto por la soberanía de China y su compromiso con el principio de una sola China. Las autoridades de Taiwán intentan lograr su siniestro programa jugando el truco de regalar los activos estatales de China, que es ilegal, nulo y sin valor y nunca funcionará”, agrega la nota de prensa de la cancillería nicaragüense.

Las declaraciones fueron reproducidas el ministerio de Relaciones Exteriores de Nicaragua, mediante una nota de prensa publicada por los medios oficialistas. A lectura del experto Campos la postura de China está sentando un “precedente nefasto” en la historia de su política exterior en este 2021.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: