14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
padre vallejos,

Foto tomada de Facebook/Diócesis Media-Parroquia Divina Misericordia

Padre Uriel Vallejos estaría obligado a salir de Nicaragua tras asedio policial del régimen

El sacerdote de Sébaco se sumaría a Silvio Báez, Edwin Román y nuncio apostólico, entre los religiosos presionados a dejar el país por el régimen orteguista

El sacerdote Uriel Vallejos, de la parroquia Jesús de la Divina Misericordia, en Sébaco, estaría obligado a salir de Nicaragua luego que el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo condicionaran su libertad, conoció LA PRENSA extraoficialmente.

Actualmente se desconoce el paradero del padre Vallejos, quien la mañana de este jueves, 4 de agosto, salió de la parroquia donde se encontraba confinado y asediado por la Policía orteguista desde el 1 de agosto.

Se conoció además que el sacerdote sería separado de su parroquia y en su lugar sería nombrado otro presbítero.

El asedio policial, que también cercó la radio católica y el Colegio San Luis Gonzaga que dirige el padre Vallejos, se dio luego que el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) ordenó, el 1 de agosto, el cierre de siete radioemisoras que estaban bajo la dirección de la Diócesis de Matagalpa, que pastorea monseñor Rolando Álvarez, en la cual se incluye a Radio Católica.

Desde el miércoles 3 de agosto, el domicilio de monseñor Álvarez, obispo de la Diócesis de Matagalpa, se encuentra sitiado por la policía y desde este jueves los agentes policiales mantienen bloqueada la salida por lo que se encuentra retenido junto a otros cinco sacerdotes y seis laicos en la sede de la curia episcopal.

Se sentía amenazado

Vallejos, de 43 años, sería el reciente caso de los religiosos que se han visto obligados a exiliarse por la persecución de la dictadura Ortega-Murillo.

La labor del sacerdote figuró en el 2018, cuando en medio de la brutal represión desatada en el 2018, él se interpuso entre las balas disparadas por parapolicías y la población de Sébaco. En otra ocasión fue noticia, cuando en octubre de 2019 el párroco enfrentó a la Policía que asediaba su parroquia por el simple hecho de estar recogiendo víveres para los presos políticos del país.

«¿Cuál es el problema? Estamos en una situación en la que la Iglesia está siendo asediada. El problema es que la gente no puede transitar. ¿Por qué estamos siendo asediados? Por favor, desalojen, no hagan el ridículo, al pueblo no se le controla, al pueblo se le sirve», dijo en ese momento Vallejos al comisionado policial que dirigía la ofensiva.

Lea además: Los ataques que ha dirigido el régimen Ortega-Murillo contra la Iglesia católica este año

En enero de este año, el sacerdote mantuvo una entrevista con el medio italiano Tempi, donde aseguró que siempre se sentía amenazado, pero no tenía miedo, y que resistiría todo lo que pudiera. Además, aprovechó para enviar el mensaje de que “Nicaragua vive una tragedia y el mundo debe ayudarnos“.

“Siempre me siento bastante amenazado, pero no tengo miedo (…) Mi idea y lo que me dice mi corazón es resistir aquí todo lo que pueda”, declaró el religioso, quien señaló que por seguridad ya no salía mucho, ni donde su familia, y se mantenía recluido en la casa curial.

El régimen de Ortega encarceló a los sacerdotes Manuel Salvador García por los supuestos delitos de amenazas con arma contra cinco personas por lo que fue condenado a dos años de prisión y monseñor Leonardo Urbina, acusados de supuesta violación a una menor de edad.

El padre García además fue encontrado culpable por supuestas lesiones contra Martha Candelaria Rivas, quien por negar la acusación fue encarcelada y condenada a cinco años de prisión por el delito de falso testimonio.

Estos son los religiosos que se han visto obligados a salir de Nicaragua

Silvio José Báez, obispo auxiliar de Managua. Archivo/LA PRENSA

Monseñor Silvio Báez. Desde abril de 2019, el papa Francisco trasladó al obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua a Roma, pero actualmente radica en Miami, Estados Unidos. El obispo fue uno de los líderes de la Iglesia católica más activos en el acompañamiento a las víctimas y de denuncia de la represión del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, que se intensificó a partir de abril 2018.

Padre Edwin Román. En enero de este año, el sacerdote dejó su cargo como párroco de la iglesia San Miguel Arcángel, de Masaya, y aunque en ese momento señaló que no se había exiliado, el contexto nacional lo obligó a quedarse en Estados Unidos, donde se encuentra desde agosto de 2021.

Edwin román,
LA PRENSA/ARCHIVO

Durante la represión de 2018, el padre Román ayudó y albergó desde la parroquia a la población violentada de Masaya. Desde entonces, el líder religioso sufrió asedio, hostigamiento y hasta amenazas.

Lea además: ¿Qué pretende el régimen de Ortega con la escalada de ataques contra la Iglesia católica?

En el 2019, un grupo de madres de presos políticos realizaron una huelga de hambre dentro de la iglesia y con el respaldo del padre Román. La Policía orteguista aprovechó la protesta ciudadana para aislarlo por varios días de sus familiares y comunidad.

Nuncio apostólico. El 12 de marzo de este año, el Vaticano confirmó la expulsión del nuncio apostólico Waldemar Stanislaw Sommertag de Nicaragua, a solicitud de la administración orteguista. El representante del papa en Managua salió del país el 6 de marzo.

LA PRENSA/ARCHIVO

La expulsión de Sommertag, según declaraciones de monseñor Carlos Herrera, obispo de la Diócesis de Jinotega y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), al medio español Alfa y Omega, se debió a que el nuncio solicitó la liberación de los presos políticos y mejorar sus condiciones carcelarias.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: