14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Managua 30 de mayo 2019. Un ciudadano participa en una manifestación contra el régimen de Daniel Ortega en 2019. LA PRENSA

¿Qué pretende el régimen de Ortega con la escalada de ataques contra la Iglesia católica?

Tres analistas plantean sus previsiones sobre la situación de la Iglesia católica en Nicaragua, luego de la profanación policial de la capilla Niño Jesús de Praga en Sébaco

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

La reciente profanación a la Capilla del Niño Jesús de Praga en Sébaco, Matagalpa, era algo que nadie se podía imaginar, según opiniones de analistas consultados por el Diario LA PRENSA.

La abogada en el exilio y católica practicante, Martha Patricia Molina, valoró que el régimen de Daniel Ortega y su esposa, Rosario Murillo, ya había sobrepasado todos los límites en 2018, con la represión armada contra las protestas civiles que dejó más de 300 muertos, según un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH). Pero con lo ocurrido en Sébaco este lunes 1 de agosto, Molina valoró que de ahora en adelante se pueden esperar peores cosas.

“La pareja dictatorial ya sobrepasó los límites desde que mandaron a quemar a una familia entera y no le permitieron a la población que brindara auxilio; son capaces de hacer todo y han ido en etapas, vulnerando derechos, porque es la única forma que tienen para no perder el poder. Ellos lo que buscan es demostrar que en Nicaragua nadie reclama, porque todos están bien. Pero si el pueblo no reclama es porque sabe que pueden ser asesinados”, manifestó la abogada.

La abogada Martha Molina, investigadora del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción e integrante de la Texas Nicaraguan Community. LA PRENSA/Cortesía

Molina es investigadora del Observatorio Pro Transparencia y Anticorrupción, integrante de la Texas Nicaraguan Community, tiene un máster en Análisis de la Corrupción y Estado de Derecho.

Lea además: La “guerra fría” del régimen contra los sacerdotes

Para Molina, la falta de respeto del régimen a la Iglesia católica podría escalar a confiscaciones de sus bienes, como ha venido ocurriendo con otros sectores opositores.

“No quisiera exagerar, pero hasta los propios templos católicos son capaces de confiscar; con la invasion y profanación a la Capilla del Divino Niño de Praga han demostrado una vez más que ni a Dios le tienen miedo, ni amor y menos respeto”, dijo la abogada.

El pasado lunes 1 de agosto, la Policía al servio del régimen de Daniel Ortega invadió la Capilla del Niño Jesús de Praga en el municipio de Sébaco (Matagalpa), tras cancelar la señal de transmisión de varios medios de comunicación católicos, entre estos Radio Católica que precisamente se encontraba en esa capilla. Los policías arremetieron con brutalidad contra los feligreses que se resistieron a la ocupación de esa sede religiosa y por la noche hubo detenciones.

Policías armados dentro de la Capilla Niño Jesús de Praga, ubicada en el municipio de Sébaco, Matagalpa, la noche del lunes 1 de agosto 2022. Captura de pantalla

Además de la Radio Católica en Sébaco, fueron suspendidas por el Instituto Nicaragüense de Telecomunicaciones y Correos (Telcor) otras siete radioemisoras de la Diócesis de Matagalpa: Radio Hermanos, en Matagalpa; Radio Nuestra Señora de Lourdes, de La Dalia; Radio Nuestra Señora de Fátima, de Rancho Grande; Radio Alliens, de San Dionisio; Radio Monte Carmelo, de Río Blanco; Radio San José, en Matiguás y Radio Santa Lucía, de Ciudad Darío.

Los ataques contra la Iglesia católica y sus líderes más críticos iniciaron con mayor ferocidad en 2018, en el contexto de represión contra las protestas civiles. La mayoría de los sacerdotes y obispos se pusieron de parte de los protestantes que originalmente habían salido a las calles para rechazar una reforma al Seguro Social, pero luego se juntaron diversas inconformidades, entre estas, la larga permanencia de Ortega y su esposa Murillo en el poder, que este año cumplieron 15 años de gobernar Nicaragua.

Lea además: Obispos insisten en que el diálogo con el Gobierno debe incluir la democratización de Nicaragua

Tras esta nueva acción represiva, Molina valoró que el régimen Ortega Murillo tiene el objetivo de erradicar a la Iglesia católica de Nicaragua, por ser una voz crítica y creíble para la ciudadanía.

“Es una muestra más que la dictadura de Nicaragua no descansará hasta erradicar por completo a la Iglesia católica en el país, porque es la única institución creíble y firme capaz de seguir reclamando el respeto a los derechos humanos y cese de las hostilidades”, apuntó.

Agregó que “Ortega y su mujer saben que así es y buscan cómo apagar esa voz profética y que no sigan llegando mensajes de esperanza al pueblo, sino únicamente el adoctrinamiento que realiza la dictadura a través de los medios propagandistas y oficialistas. Pero la historia ha demostrado que nadie, ni los más poderosos, pueden en contra de la voz de la Iglesia porque es la voz de Dios”, expresó la opositora.

“Ortega le tiene miedo al liderazgo de la Iglesia católica”

La presidenta del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Vilma Núñez, coincidió con Molina en que el régimen quiere desaparecer a la Iglesia, por eso no duda que vendrán otras acciones encaminadas a eso.

“Las acciones son tan crueles, tan perversas y tan salvajes que no aputan a una intimidación únicamente ni a una restricción de derecho, apuntan a la destrucción final de algo que es imperecedero”, aseveró la histórica defensora de derechos humanos en Nicaragua.

Managua, Nicaragua. 19/12/2018. Vilma Nuñez, defensora de los Derechos humanos desde la epoca de la Dictadura Somocista. LA PRENSA
Managua, Nicaragua. 19/12/2018. Vilma Núñez, defensora de los derechos humanos desde la época de la dictadura somocista. LA PRENSA

Núñez aseguró que el régimen le teme al liderazgo de la Iglesia, pero también destacó la fuerza y valentía de la feligresía católica, dispuesta a defender la Capilla Niño Jesús de Praga de la invasión policial.

“La gente de Sébaco ha demostrado fuerza, ha demostrado valor, ha demostrado convicción, era realmente impresionante ver cómo viejitas le ponían enfrente los celulares a los policías, les llamaban la atención, les decían todo”, expresó Núñez, en relación al repudio que están demostrando los pobladores de Sébaco ante la presencia policial en el municipio.

En 2020, el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) presentó un reporte titulado “Ataque a la Iglesia católica en Nicaragua”, que registra los 23 casos más destacados de agresiones y ataques directos a la Iglesia católica, entre los que hay agresiones físicas a sacerdotes, ataques y saqueos a capillas de parte de simpatizantes del régimen, entre otros.  

“Odia a Cristo y a su Iglesia”

El opositor en el exilio y miembro del Opus Dei, Humberto Belli, manifestó que los ataques contra la Iglesia son “irracionales” y no tienen precedentes en la historia de Nicaragua.

Para él, la invasión contra capillas, sacerdotes, monjas expulsadas, sacerdotes presos con cargos fabricados, cierre de medios de difusión católicos, “solo pueden explicarse por la presencia de una influencia maligna que odia a Cristo y a su Iglesia y cuyo nombre sabemos”.

“Esto nunca había pasado en Nicaragua. Jamás. Bajo ningún gobierno o dictadura. Lo que hay hoy día es una persecución cada vez más abierta contra la Iglesia. Ojalá nuestros obispos clamen al Vaticano pidiendo solidaridad y apoyo”, señaló Belli.

Recordó que en 1983, el papa Juan Pablo II, ante los ataques contra el arzobispo de Managua, monseñor Miguel Obando y Bravo (q.e.p.d.), mandó una carta pública expresándole su respaldo. “La Celam (Conferencia Episcopal de Latinoamérica), la Santa Sede, los obispados de todo el mundo deben solidarizarse con la Iglesia perseguida de Nicaragua. Los gobernantes con sus graves acciones se hacen acreedores de ser excomulgados”, expresó Belli.

Nuevo modelo político

El opositor valoró que influyen también en la conducta del gobierno de Ortega su “nuevo sesgo totalitario”.

“Este se caracteriza por no tolerar la más mínima independencia de pensamiento u organización. No le basta con que no sean opositoras, sino que deben todas depender del Estado; no deben haber ONG independientes, ni iglesias independientes, ni universidades, radios, gremios, artistas, independientes, etc. Todo y todos deben estar al servicio incondicional del estado. Ese es el nuevo modelo político nicaragüense”, explicó Belli.

Ortega y su esposa Murillo en reiteradas ocasiones han descalificado a los sacerdotes llamándolos “terroristas” y “demonios”.

El 4 de mayo pasado, la Asamblea Nacional, bajo el control total del régimen Ortega-Murillo, aprobó un informe que propone enjuiciar a sacerdotes porque civiles consultados por la Comisión de Justicia del Legislativo declararon que los sacerdotes cometieron delitos “no como pastores representantes de Cristo, tampoco como proteger y defender los derechos humanos, sino de manera personal, con saña y odio hacia la militancia sandinista y personas relacionadas con el GRUN (Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional)”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: