14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
migrantes, muerte,

LA PRENSA/ARCHIVO

Silencio e inoperancia del régimen hacen que cuerpos de migrantes nicaragüenses pasen meses en una morgue de Estados Unidos

"Gobernación de Nicaragua y Cancillería tienen que exigir al consulado de Houston más beligerancia (...) Si ya encontraron el cuerpo y está identificado... ¿Por qué la familia debe esperar dos o tres meses?", plantea Texas Nicaraguan Community

Al silencio del régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo sobre la peor crisis migratoria que enfrenta el país, se suma la falta de beligerancia del Consulado nicaragüense en Houston, Texas, en el proceso de repatriación de los compatriotas que mueren entre la frontera de México y Estados Unidos, cuyas familias deben esperar hasta meses para poder dar el último adiós a su ser querido.

En la peligrosa travesía que a diario realizan los nicaragüenses para llegar a suelo norteamericano, muchos se topan con la muerte en el temido río Bravo, lo que da lugar a dos escenarios: los que fallecen del lado mexicano y los que son encontrados del lado estadounidense.

Si bien el proceso de repatriación en México no representa mayor contratiempo para las familias de las víctimas, siempre y cuando cuenten con el dinero para este trámite y con el acompañamiento de organizaciones humanitarias, sin embargo, no ocurre igual en Texas, donde la situación es más compleja y las familias, embargadas por el luto, deben estar a dispensas de la disposición del cónsul nicaragüense, que es el único agente autorizado para gestionar este proceso.

Lea además: “Imagino que me llaman para darme la noticia de que él apareció”, así es la espera de la familia de un migrante desaparecido

“Cuando el cuerpo queda del lado de México, nosotros entramos en acción con la Fiscalía (de ese país) y pedimos colaboración, en algún momento del trámite, al Consulado de Nicaragua en México. En esto no hemos tenido problemas, el Consulado nos ha colaborado (…) Pero ya en Texas, del lado de Estados Unidos, le corresponde al Consulado nicaragüense de ese estado. Qué sucede, que cuando los cuerpos llegan a este lado (Texas) son bien especiales para trabajar, hay unas morgues que te dicen, ya identificada la víctima, que contrates a la funeraria y ellos se encargan directamente con la familia, pero en el caso específico de Laredo (Texas), en esa morgue, la forense dice que todo el trámite tiene que ser a través del Consulado”, plantea la organización Texas Nicaraguan Community (TNC), que ha asistido muchos casos de repatriación.

En Laredo está la morgue que recibe más cuerpos de los migrantes encontrados del lado estadounidense. Extraoficialmente el organismo conoció que hay 176 cuerpos en ese lugar, pero desconoce cuántos de esos son nicaragüenses.

“No hablamos que son nicaragüenses, pero si no hay beligerancia de parte del Consulado (nica), los cuerpos van a estar ahí como un cuerpo más hasta que hagan el proceso de inhumación y los vayan a enterrar a una fosa común, porque las morgues fronterizas reciben cuerpos de la gente que se murió en el desierto, en el río, de todos lados, entonces estamos hablando que llega un momento que la morgue alcanza la capacidad máxima y tienen que deshacerse de los cuerpos para recibir a los nuevos”, manifestó el organismo.

Cónsul nica sin actuar

La cancillería nicaragüense en Texas está bajo la administración de Samuel Trejos, quien tiene la responsabilidad, en primer lugar, de contactarse con las morgues de ese estado para brindar las descripciones físicas y de vestimenta de los desaparecidos y conocer si en esos lugares se encuentran los cuerpos de las víctimas. Sin embargo, esto no sucede.

De acuerdo con TNC, el equipo ha querido acompañar a las familias en el proceso de repatriación desde Texas, pero cuando disponen su ayuda al Consulado esta contesta: “Yo no trabajo con terceros, ni con organismos”.

El trabajo que le corresponde al cónsul, según explicaciones del organismo, comienza luego que la familia confirma que el cuerpo de su pariente está en Texas y lo reporta al Ministerio de Gobernación de Nicaragua. Esta instancia, junto con cancillería, mandan el reporte al Consulado nicaragüense en Texas para que procedan a la búsqueda de los cuerpos que están en la morgue.

Lea también: Por qué es tan peligroso el cruce por el río Bravo. Esto es lo que debe saber

“Cada cuerpo (los médicos forenses) lo levantan con una ficha, toman foto de sus pertenencias, de cómo iba vestido al momento de levantar el cuerpo, y todo eso está archivado y tiene un número de expediente”, explicó el organismo, quien resaltó que en este punto el cónsul de Texas es el único que tiene acceso directo a este tipo de datos, puesto que los organismos civiles no pueden obtener estos reportes, como sí sucede en México.

Una vez informado el caso de desaparición al Consulado de Texas y confirmado en la morgue de ese estado, el funcionario debe dar seguimiento, por ejemplo, vía telefónica para conocer cómo avanza el proceso o el porqué está atrasado el trámite. Lo crucial es el reconocimiento de huellas, porque una vez logrado ese objetivo, el cónsul debe enviar a la morgue el oficio, o carta, de entrega del cuerpo para que sea liberado y entregado a la funeraria contratada por los familiares.

“Ese es el trabajo del cónsul (…) Todas esas cosas son sencillas, pero si no las querés hacer, las vas a hacer eternas. Una simple llamada puede solucionar mucho, pero no lo hace (…) El Consulado no quiere trabajar con ningún organismo no gubernamental y no está haciendo su trabajo, porque él tiene que dar seguimiento”, reiteró el organismo.

El organismo manifestó que debido a la poca beligerancia de las autoridades nicaragüenses en Texas, más los trámites burocráticos que tiene el proceso de repatriación, hacen que la espera de las familias sea agobiantes y desesperantes.

“Estamos hablando que el apostillado en México es de un día para otro y el proceso de repatriación puede ser entre diez a 15 días, lo más rápido, pero en Estados Unidos, solamente el apostillado son 15 días y ese es uno de los pasos apenas”, refirió el organismo.

Piden más agilidad en el proceso

Texas Nicaraguan Community indicó que actualmente conocen un caso de una familia que tiene más de un mes de espera para que el cuerpo de su pariente sea repatriado de Texas a Nicaragua. Según el organismo, las huellas de la víctima ya fueron enviadas al Consulado, pero “nada que resuelve”.

“El cuerpo está ahí, la familia ya pagó la funeraria, ya está todo y las gestiones del Consulado es que ni siquiera levantan la llamada”, mencionó.

Puede interesarle: Cuál es el procedimiento y qué costo tiene repatriar un cuerpo de México a Nicaragua

El organismo señaló que la mayor crisis migratoria de nicaragüenses se dio en febrero de este año y desde ese mes comenzaron los desaparecidos en el río Bravo; hasta mayo el organismo contabiliza ocho casos.

“Gobernación de Nicaragua y cancillería, que son las entidades que rigen a todos los consulados, tienen que exigir al Consulado de Houston más beligerancia, más acciones en trámites, ponerle tiempo, es decir, si ya encontraron el cuerpo y está identificado, ponerle un término de tanto tiempo para resolver. ¿Por qué la familia debe esperar dos o tres meses? (para repatriarlo)”, cuestionó el organismo.

En el primer semestre de 2022, al menos 19 nicaragüenses perdieron la vida al intentar cruzar el río Bravo, según revelan datos compartidos por la organización Nicaragüenses en México y datos recopilados por LA PRENSA. La cifra podría ser mayor si se toma en cuenta la decena de nicas que han fallecido en el camino hacia EE. UU. por distintas circunstancias, como accidentes de tránsito o por ir hacinados en contenedores de camiones. Sin contar con los que desaparecen y que no hay rastro de ellos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: