14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.
Laureano Ortega Murillo, hijo de los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, saluda a Alexander Egorov, jefe adjunto de la administración del presidente de Bielorrusia, de vista en Nicaragua con una delegación. Foto de El 19 Digital

¿Qué hace una delegación de Bielorrusia en Nicaragua?

Bielorrusia y Nicaragua exploran intercambios comerciales en los que el país europeo podría llevar ventaja porque es poco lo que Nicaragua le puede ofrecer, según estiman expertos

Nicaragua visitó Bielorrusia en mayo de 2023 y ahora una delegación de este país visita Managua. Para algunos expertos, esta dinámica es parte del juego de los países rechazados internacionalmente, de buscar alianzas entre ellos mismos, sin embargo, también hay otras valoraciones que ven además en Bielorrusia el interés de salir al mundo para buscar mercados más allá de Rusia, país del que es altamente dependiente.

El pasado martes 9 de abril, cuando la vicepresidenta y vocera de la dictadura de Daniel Ortega, Rosario Murillo, anunció la visita de una delegación oficial de Bielorrusia, detalló que venía “a trabajar en un programa de suministro de equipo y maquinaria a través de líneas de créditos”. También dijo que “están aquí para promover la creación y constitución formal de empresas conjuntas para los productos bielorrusos, que se puedan distribuir en Nicaragua y desde Nicaragua para Centroamérica y los (productos) nicaragüenses en Bielorrusia en el mercado y la Unión Económica Euroasiática”.

Lea también: ¿Qué busca Rusia en América Latina? Dos expertos internacionales responden

Bielorrusia explora otros compradores

El académico ruso colombiano y director del Centro de Estudios Interdisciplinarios de la Universidad ICESI, Vladimir Rouvinski, quien ha advertido que Nicaragua podría convertirse en la “Bielorrusia latinoamericana por la dependencia que tiene de Rusia”, confirmó que estos países tienen la característica de montar una campaña mediática y anunciar de manera rimbombante sus relaciones y acuerdos, como una forma de demostrar que no están solos, que no los han logrado aislar.

Visita de una delegación de Nicaragua a Bielorrusia en mayo de 2023, encabezada por el canciller de la dictadura orteguista, Denis Moncada, y el hijo del dictador Daniel Ortega, Laureano Ortega. Foto de El 19 Digital

Pero en el caso particular de Bielorrusia, Rouvinski valoró que es un país que está resintiendo la guerra de Rusia en Ucrania, como daño colateral a su economía.

“Bielorrusia tenía su producción de tractores y autobuses trabajando bastante a lo interno de Rusia, pero la capacidad de este mercado se ha reducido y ahora la mayor parte de la economía de Rusia tiene que ver con el calentamiento del sector militar industrial ruso. La economía rusa crece en una buena parte, porque crecen los pedidos del Estado ruso para la producción de las armas para matar a los ucranianos”.

“De ahí que el problema de las fábricas de Bielorrusia ha sido drástico, la reducción de la producción. Bielorrusia trata de jugar en ese socialismo, aunque no es un régimen socialista, por lo menos no es como el de la Unión Soviética, pero claro, la gente, por lo menos una parte de las personas dentro de Bielorrusia, porque existe la oposición que vive fuera igual como ocurre en Nicaragua y Rusia, pero la gente adentro tiene menos oportunidades, no hay desarrollo interno, pero a la vez el Estado trata de evitar los despidos, el Estado les va a garantizar el trabajo, les va a garantizar un salario, el servicio médico, no de muy alta calidad, pero lo garantiza”, explicó el académico colombiano de origen ruso.

Vladimir Rouvinski.

En este contexto, los acuerdos de Bielorrusia con Nicaragua se convierten en un salvavidas para la industria bielorrusia, prometiendo trabajo para su gente en el sector industrial que es su fuerte.

“Ellos producen tractores, que en los tiempos de la Unión Soviética eran muy usados, producen autobuses. Ellos estuvieron tratando de mejorar la calidad y su tecnología antes de la crisis de Ucrania, pero en este momento están también con problemas, porque hay sanciones con Bielorrusia y claramente no es lo mejor que existe en el mercado, la calidad es una tecnología bastante obsoleta”, agregó el académico ruso colombiano.

Lea también: Acuerdo entre Rusia y Nicaragua augura una reingeniería de la Policía bajo el modelo ruso   

La delegación bielorrusa llegó encabezada por el jefe adjunto de la administración del presidente Alexandr Lukashenko, Alexander Egorov. En el segundo día de su visita, la delegación bielorrusa y las autoridades de Nicaragua, encabezadas por el hijo del dictador, Laureano Ortega, concretaron la firma de memorandos de entendimiento con empresas bielorrusas, según lo que divulgaron medios oficialistas de Nicaragua, mientras que los medios de Bielorrusia anunciaron claramente que se trata de compromisos de crédito para adquisición de productos bielorrusos.

“Hemos alcanzado importantes consensos y acuerdos para el suministro de más de 700 equipos que van a fortalecer las capacidades de ministerios y alcaldías, entre estos maquinarias de construcción, maquinaria de mantenimiento vial, maquinaria de limpieza municipal, entre otros”, dijo Laureano Ortega Murillo tras la firma de los acuerdos.

Bielorrusia con ventaja

Dadas las características de la economía de Bielorrusia, el que lleva ventaja es este país, ya que Nicaragua puede sumarse a la lista de compradores de fertilizantes, camiones, tractores y repuestos que fabrican sus empresas. Sin embargo, es poco lo que Nicaragua le puede ofrecer, ya que algunas de las materias primas que constituyen la oferta exportadora local, también son producidas en esa nación.

Según el Portal de Comercio Internacional (ITP por sus siglas en inglés), la economía de Bielorrusia es predominantemente de propiedad estatal, más del 70 por ciento del PIB lo generan empresas públicas o paraestatales; y Rusia, además de ser su principal aliado político, es su principal socio comercial.

La delegación visitante de Bielorrusia en Nicaragua firmó memorandos de entendimiento con autoridades de Nicaragua, que consisten en acuerdos de créditos con empresas bielorrusas. Foto de El 19 Digital

La cesta exportadora de Bielorrusia, según el ITP, incluye mayoritariamente, petróleo y productos derivados del petróleo, fertilizantes, camiones, tractores, repuestos y neumáticos, que ese país podría colocar en Nicaragua. Pero también exporta leche, queso, productos cárnicos, muebles y madera, que son algunos de los productos que dominan la oferta exportadora de Nicaragua, y que por tanto no tendrían demanda en ese mercado. Lo que ese país compra en el mercado internacional es principalmente aceites de petróleo, gas de petróleo, vehículos de motor para el transporte de pasajeros y medicamentos, y ninguno de ellos es parte de la oferta exportable de Nicaragua.

¿Por qué Bielorrusia es una economía dependiente de Rusia?

Un experto en relaciones internacionales que habló con LA PRENSA bajo condición de anonimato confirmó que la economía de Bielorrusia conserva la estructura centralizada y planificada de los países de la Europa del Este dominados por la antigua URSS y es altamente dependiente de Rusia, lo que la hace “altamente vulnerable a los shocks externos y a la situación económica de Rusia”.

Lea también: ¿Qué busca la dictadura de Ortega en Bielorrusia, clave en la invasión de Rusia en Ucrania?

El experto observó que Bielorrusia es el segundo productor mundial de potasio y fertilizantes, junto al petróleo refinado, que son sus principales productos de exportación. Entre sus principales productos de importación están: petróleo crudo, reactores nucleares, maquinaria, automóviles, plástico, chatarra para fundición, etcétera.

“Nicaragua, en este sentido, tiene muy poco que ofrecer a la economía bielorrusa y sí podría beneficiarse si obtiene precios preferenciales en fertilizantes y maquinaria agrícola. Sería un intercambio comercial asimétrico, en el que Nicaragua compra, pero no vende nada”, recalcó el experto en relaciones internacionales.

Ortega y Lukashenko son serviles de Vladímir Putin

El politólogo y presidente de la Fundación Libertad, Félix Maradiaga, manifestó que al igual que Nicaragua con la dictadura Ortega Murillo, Bielorrusia es un país sometido bajo el régimen autoritario de Alexandr Lukashenko, quien también ha cometido graves violaciones de derechos humanos, incluyendo la detención de presos políticos y la represión de la sociedad civil.

“Lukashenko ha sido acusado de llevar a cabo fraudes electorales para mantenerse en el poder, y su régimen es conocido por ser un aliado cercano de Vladímir Putin en Rusia. Una de las similitudes más preocupantes entre el régimen de Lukashenko en Bielorrusia y la dictadura sandinista de Daniel Ortega en Nicaragua es su cercana relación con Rusia y su servilismo hacia Putin”.

Alekandr Lukashenko ha estado en el poder desde 1998, lo que le ha ganado ser considerado un “dictador satélite de Rusia”, según los críticos. EFE/MAXIM GUCHEK

Maradiaga manifestó que a pesar de las diferencias culturales y geográficas entre Bielorrusia y Nicaragua, ambos regímenes se han acercado cada vez más desde el año 2022, realizando “misiones nicaragüenses explorando acuerdos comerciales e importación de maquinaria, especialmente en el ámbito agrícola”.

Lea también: Ortega se reúne con el secretario del Consejo de Seguridad de Rusia, el “hombre duro” de Putin. ¿Por qué causa preocupación?

Sin embargo, Maradiaga explicó que desde el punto de vista económico, estas relaciones “tienen poco sentido, ya que Bielorrusia y Nicaragua no son mercados naturales el uno para el otro”, aunque “desde un punto de vista político, las dictaduras tienen incentivos para fortalecer su relación, especialmente en un contexto de creciente polarización global”.

Félix Maradiaga. LA PRENSA/Human Rights Democracy

“Es importante destacar que el estrechamiento de lazos entre la dictadura de Ortega en Nicaragua y Bielorrusia es parte de una estrategia política más amplia de alineamiento con Rusia, China e Irán en lo que parece ser una nueva guerra fría. Esta actitud del dictador Ortega es irresponsable, ya que involucra a Nicaragua en un conflicto global innecesario y pone en peligro la estabilidad de la región. Es necesario que la comunidad internacional esté atenta a estos desarrollos y tome medidas para proteger los derechos humanos y la democracia en estos países”, apuntó Maradiaga.

Política Bielorrusia Daniel Ortega Nicaragua Rusia archivo

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí