14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Monseñor Rolando Álvarez el 4 de agosto de 2022. Captura de pantalla de video de TV Merced

Salud de monseñor Rolando Álvarez se deteriora en 46 días de detención por el régimen de Daniel Ortega

Hoy se cumple un mes del allanamiento de la policía del régimen a la curia de Matagalpa y trasladaron al obispo Rolando Álvarez a Managua mientras que a sus acompañantes los llevaron a la DAJ

En medio de un gran hermetismo, hoy se cumple un mes del traslado de monseñor Rolando Álvarez a la casa de su familia en Managua, tras el allanamiento de la Policía del régimen de Daniel Ortega a la Curia Episcopal de Matagalpa. Allí, sin ninguna justificación legal, la Policía lo mantiene bajo “resguardo domiciliar”. En total ya son 46 días de encarcelamiento, ya que antes del traslado a la capital, durante 16 días la Policía le impidió salir de la sede episcopal.

Según fuentes ligadas a la Conferencia Episcopal (CEN), una de las pocas cosas que se sabe sobre el obispo Álvarez es que el encarcelamiento ha deteriorado su salud y agravado los problemas cardíacos que padece. Mientras tanto, cuatro sacerdotes, dos seminaristas y un camarógrafo, quienes acompañaron a monseñor Álvarez durante su “retención” en la Curia, hoy cumplen un mes de encierro en el complejo de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ), conocido como nuevo Chipote.

“Nosotros no manejamos mucha información. Realmente sabemos lo que todos, monseñor Rolando en su casa, con sus problemas de salud, ya que antes de ser capturado estaba asistiendo periódicamente al doctor ya que tiene padecimientos cardiológicos y toda la situación lo ha agravado”, confirmaron a LA PRENSA fuentes ligadas a la CEN, que por razones de seguridad solicitaron anonimato.

Lea también: Con parte del clero encarcelado iniciaron la fiestas patronales de Matagalpa

No hay caso judicial abierto

Además, explicó que para visitar a monseñor Álvarez se requiere un permiso de la Policía. Durante este mes, el arzobispo de Managua, cardenal Leopoldo Brenes, lo ha visitado en tres ocasiones.

Tras 45 días de ilegal detención, todavía no existe ninguna causa judicial abierta y las autoridades policiales y judiciales mantienen total hermetismo. Hace mes y medio, cuando el obispo fue confinado en la Curia, la Policía dijo a través de un comunicado que lo investigaban por un supuesto intento de crear grupos violentos para actuar en contra del Gobierno.

Luego, el 19 de agosto —a través de otro comunicado— la Policía anunció que para recuperar la normalidad en Matagalpa habían allanado la Curia en horas de la madrugada y trasladado a Managua del obispo Álvarez y a la mayoría de sus acompañantes. En la Curia solo dejaron al vicario general de la Diócesis, monseñor Oscar Escoto, a quien, aunque le permiten movilizarse para cumplir con sus compromisos eclesiásticos, lo vigilan permanentemente, día y noche, ya que la Curia se mantiene tomada por la Policía.

Monseñor Rolando Álvarez, de 55 años, es obispo de la Diócesis de Matagalpa y administrador apostólico de la Diócesis de Estelí.

También puede leer: Exilio religioso, así es como los sacerdotes deben gestionar su salida o entrada de un país a otro

Cumplen un mes en el Chipote

Quienes acompañaban a monseñor Álvarez son: sacerdotes Ramiro Tijerino Chávez, José Luis Díaz y Sadiel Eugarrios; el diácono Raúl González Vega, los seminaristas Darvin Leiva y Melkin Sequeira, y el camarógrafo Sergio Cárdenas Flores. Este lunes cumplen un mes de estar presos en la DAJ sin que hasta la fecha el régimen informe sobre el proceso en su contra ni de sus condiciones de salud.

Según las fuentes, durante el mes que llevan recluidos en el nuevo Chipote solo les han permitido una visita de sus familiares. Pero se les autorizó el ingreso de medicamentos, ya que varios padecen enfermedades crónicas que requieren tratamiento permanente.

Agregaron que no se ha logrado confirmar si es cierto que les realizaron una supuesta audiencia secreta para aplicarles los noventa días de detención que contempla la ley para investigar a los acusados.

También puede leer: Policía del régimen tiene en arresto domiciliario a monseñor Álvarez

Sacerdotes José Luis Díaz, Sadiel Eugarrios y Ramiro Tijerino; diácono Raúl González Vega, seminaristas Darvin Leiva y Melkin Sequeira, y camarógrafo Sergio Cárdenas. LA PRENSA

¿No consiguieron los testigos falsos?

Por su parte, un sacerdote y un laico de la Diócesis de Matagalpa —quienes prefieren no identificarse por temor a represalias— coinciden en que quizás el régimen no los ha acusado porque no logró concretar sus planes de “armar un caso” contra monseñor Álvarez y sus acompañantes.

Recordaron que el secretario político del partido oficial y exdiputado, Pedro Haslam, le pidió a muchos matagalpinos que “colaboraran”. Según los consultados, aunque esta es una práctica común en todos los juicios contra los presos políticos, por la alta investidura de monseñor Álvarez no quisieron llevar únicamente a policías como ha ocurrido con los otros casos.

Por eso buscaron personas reconocidas de la ciudad, pero al parecer la mayoría se negó. Incluso, gente cercana a Haslam asegura que ante el fracaso de la misión, él confirmó que la estrategia sería “apostar a que se lo lleven igual que al otro (monseñor Silvio Báez)”.

Pese a que hace mes y medio Haslam aseguró a varios matagalpinos que era “urgente” resolver pronto “el problema”, hasta ahora la situación de los detenidos sigue igual. Además, desde el traslado a la capital, la Policía no se ha vuelto a pronunciar sobre el caso y el Ministerio Público, que según la ley es el encargado de llevar el caso, ha preferido tomar distancia.

Puede leer también: Padre Uriel Vallejos se exilia en Italia: “Repara mi Iglesia”, reza la plegaria del sacerdote que huyó por veredas del régimen Ortega Murillo

Sacerdotes huyen de la represión

Mientras el obispo Álvarez cumple ya 46 días de arresto, varios sacerdotes de su Diócesis han tenido que huir del país por temor a ser encarcelados. El primero que confirmó su salida fue el padre Uriel Vallejos, titular de la parroquia Divina Misericordia de Sébaco, Matagalpa.

Tras salir por un punto ciego y cruzar la frontera, hizo una primera parada en un país vecino para luego trasladarse a Europa. Vallejos estuvo sitiado durante tres días en su parroquia, luego lo trasladaron al Seminario Interdiocesano Nuestra Señora de Fátima, donde permaneció varios días bajo vigilancia policial, pero logró burlarla y salir del país.

Otro que huyó fue el padre Vicente Martínez, párroco de la iglesia Santa Lucía, en Ciudad Darío. Este domingo 18 de septiembre, Martínez cumplía 9 años de prestar servicio en esa parroquia, que por medio de las redes sociales le desearon que esté bien y un día pueda volver. Antes, los grupos de la parroquia publicaron otro mensaje y ofrecieron oraciones por su bienestar.

Puede leer también: “Mamá ahí vengo, voy a un retiro”. Sacerdote exiliado conversa con LA PRENSA

Lea también: Padre Vicente Martínez: “Ver todas esas injusticias es lo que lo hace a uno hablar sin miedo”

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: