14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Luis Briones, nuevo embajador de Nicaragua en El Salvador (izquierda) y Nayib Bukele, presidente de El Salvador (derecha) Foto: Presidencia El Salvador.

¿Buscaría Bukele un potencial aliado en Ortega para momentos de crisis?

Aunque extrañas, especialistas consultados consideran que las relaciones entre Ortega y Bukele "están más claras" a partir de la acreditación de un nuevo embajador de Nicaragua en El Salvador

Ante el reciente estrechamiento de relaciones diplomáticas entre el mandatario salvadoreño, Nayib Bukele y el dictador nicaragüense, Daniel Ortega, politólogos consultados por LA PRENSA aseguran que esto podría ser el inicio de una nueva etapa en la que ambos países construyan una “alianza” para enfrentar posibles crisis.

Este 24 de junio, los medios de comunicación oficialistas anunciaron que el pasado 18 el nuevo embajador de Nicaragua en El Salvador, Luis Briones, presentó sus cartas credenciales ante Bukele, asegurando que se trató de “un nuevo capítulo en la histórica relación de hermandad y colaboración entre ambas naciones”.

“Más allá de la creciente relación comercial entre El Salvador y Nicaragua, debemos rescatar los lazos históricos de cariño, de hermandad que nos han unido a lo largo del tiempo”, habría dicho Bukele al representante de Ortega, según los medios de comunicación oficialistas.

¿Qué cambió?

Sin embargo, esta medida hace más palpable el cambio de la Administración de Bukele hacia el dictador Daniel Ortega. La percepción del mandatario salvadoreño hacia su homólogo nicaragüense no era la misma hace cinco años, cuando aseguró que Ortega no tenía ninguna legitimidad.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, en una fotografía de archivo. EFE/Rodrigo Sura

“Dictadores como Maduro en Venezuela, Ortega en Nicaragua y Juan Orlando en Honduras, jamás tendrán ninguna legitimidad, porque se mantienen en el poder a la fuerza y no respetan la voluntad de sus pueblos. Dictador es dictador. De ‘derecha’ o de ‘izquierda’”, calificó Bukele a Ortega en enero del 2019, antes de que ganara la Presidencia de ese país.

A consideración del politólogo nicaragüense, José Antonio Peraza, el interés de Bukele de tener más acercamiento con Ortega puede tener como objetivo contar con un potencial aliado en la región centroamericana ante posibles crisis en El Salvador, a raíz de decisiones complejas que pueda tomar la Administración de Bukele.

“Bukele está teniendo la consecuencia lógica de un régimen autoritario. Terminó su primer período exitosamente, por lo de las pandillas y ahora viene lo difícil: transformar El Salvador. Posiblemente, en este lapso va a tener problemas de popularidad porque va a tomar decisiones difíciles y el tema de las pandillas va a pasar a segundo plano”, dijo Peraza.

José Antonio Peraza, politólogo. LA PRENSA/Archivo

Para esas crisis, según Peraza, necesitará contar con aliados, una medida que Ortega también implementó a raíz del estallido de la crisis sociopolítica, cuando aceleró la búsqueda de alianzas con otros regímenes como el del exmandatario hondureño, Juan Orlando Hernández, y las alianzas con países extrarregionales, como China y Rusia.

“Cuando él tome esas decisiones difíciles, va a tener dificultades y sabe que un régimen como el de Nicaragua podría ser su apoyo, porque han tenido los mismos problemas: con los organismos de derechos humanos, con Naciones Unidas, la Organización de Estados Americanos. Por eso, en sus cálculos, cuenta con Ortega como aliado en la región para cuando tome decisiones difíciles”, dijo Peraza.

El papel de China y Rusia en Centroamérica

A consideración del politólogo salvadoreño Napoleón Campos, el estrechamiento de relaciones entre Ortega y Bukele podría servir de puente para una mayor influencia de Rusia y China en el Sistema de Integración Centroamericana (SICA).

“Tomando en cuenta que las oficinas del SICA están en El Salvador, se puede pensar que se ha tomado la intención de tomarse las estructuras regionales. No puedo dejar de pensar que también sea porque tengan de padrinos a Rusia y China, para poder manejar sus temas de la manera más neutralizada posible en el marco del SICA”, dijo Campos a LA PRENSA.

El 16 de abril de 2023, durante un encuentro con el titular de la Agencia China de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Cidca), Luo Zhaochi, Ortega aseguró que el SICA debe expulsar a Taiwán e incorporar a China y Rusia.

Napoleón Campos es experto en relaciones internacionales. LA PRENSA / EDH El Salvador

“Costa Rica, República Dominicana, Panamá (y) El Salvador decidieron reconocer al legítimo Gobierno de la República Popular China, y recientemente Honduras, así como Nicaragua. Somos seis países. Quedan solo Guatemala y Belice”, dijo Ortega.

La Secretaría General del SICA está vacante desde mediados de noviembre de 2023, cuando el funcionario nicaragüense Werner Vargas renunció al cargo para el que fue elegido a propuesta de Nicaragua, durante el período 2022-2026.

Dos días después de la renuncia de Vargas, el 17 de noviembre de 2023, en una carta enviada por el canciller nicaraguense Denis Moncada a los miembros del SICA, la dictadura propuso a Valdrack Jaentschke Whitaker, ministro asesor para Políticas y Asuntos Internacionales; Violeta Irías Nelson, delegada de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos en Bilwi; y a la diputada Iris Marina Montenegro Blandón para que representen al país durante el periodo que le corresponde la Secretaría General del organismo regional.

Lea además: Presidentes centroamericanos se reunirán el jueves, pero es poco probable que elijan al nuevo secretario del SICA

Sin embargo, a la fecha ninguno ha contado con el visto bueno de los países integrantes del SICA y por ende no han sido electos para el cargo de secretario general.

Se cierran las puertas para la oposición

A consideración de Campos, actualmente está más clara la posición de Bukele con relación a Ortega y por esta razón, la oposición nicaragüense no debe tener esperanzas en contar con El Salvador —bajo el mandato de Bukele— como un aliado en foros internacionales.

“Es una llamada a la rectificación a quienes, desde el exilio nicaragüense, creyeron que tenían en Bukele a un aliado. Más bien, creo que llegó la hora de que quienes tienen posiciones de voz del exilio nicaragüense, que también miren a la sociedad civil de El Salvador, que pide que no la dejen sola y que sea examinada la ruptura democrática en El Salvador”, dijo Campos.

Lea además: Cómo podría la oposición nicaragüense abrir canales de acercamiento con México y El Salvador en los nuevos periodos presidenciales

Por su parte, Peraza aseguró que, de momento, Bukele adoptó una política de no criticar para evitar cuestionamientos hacia su Administración.

“Eso depende de cómo transcurran los acontecimientos. Pero no veo a Bukele siendo un abanderado del cuestionamiento hacia Ortega. Va a ser ambiguo, no generar mayores roces y esto porque Ortega puede ser uno de sus principales aliados. La oposición nicaragüense no debe tener un gran entusiasmo con lo que pueda hacer Bukele”, dijo Peraza.

¿Qué pasará con los dos exmandatarios salvadoreños nacionalizados?

Campos sostiene que es posible que estos acercamientos supongan algún riesgo para los exmandatarios salvadoreños, Mauricio Funes y Salvador Sánchez Cerén, ambos asilados y naturalizados en Nicaragua.

Mauricio Funes
Mauricio Funes, expresidente de El Salvador y asilado político en Nicaragua. LA PRENSA/ AFP

“Es una especulación razonable, derivada de estos nuevos entendimientos. Podría ser que Ortega acepte extraditar a Funes y Sánchez Cerén, con lo que sellarían una nueva alianza bilateral en la región. A la vista de los hechos, es una especulación razonable que no se puede descartar”, refirió Campos.

El 15 de marzo de 2019, antes de asumir la Presidencia, Nayib Bukele prometió que conseguiría la extradición desde Nicaragua de Mauricio Funes Cartagena, con al menos siete procesos abiertos en El Salvador.

Lea también: Bukele fustiga nacionalización de Sánchez Cerén por Ortega y afirma que no entiende por qué “algunos” protegen a prófugos

“(A Funes) lo vamos a traer de regreso. Y voy a usar una frase que a él le gustaba usar: le guste o no le guste, Mauricio Funes va a enfrentar la justicia salvadoreña”, dijo Bukele.

Campos considera que, de llegar a ese escenario, desencadenaría contradicciones entre la izquierda histórica y la no partidaria de El Salvador.

El expresidente salvadoreño y exguerrillero del izquierdista Frente Farabundo Martí (FMLN), Salvador Sánchez Cerén, en una fotografía de archivo. EFE/Rodrigo Sura

El 30 de julio de 2019, el régimen otorgó la nacionalidad al expresidente salvadoreño, Mauricio Funes, asilado en este país desde 2016 y requerido en El Salvador por supuesto peculado, enriquecimiento ilícito y malversación de unos 351 millones de dólares.

El 30 de julio de 2021, Ortega otorgó la nacionalidad nicaragüense a Sánchez Cerén, quien se encuentra prófugo de la justicia en su país tras haberse emitido una orden de captura internacional por los presuntos delitos de enriquecimiento ilícito, peculado y lavado de dinero.

En agosto de 2021, estas acciones del régimen orteguista generaron un intercambio de correspondencia entre los ministerios de Relaciones Exteriores de ambos países. En ese momento, se conoció que el canciller Denis Moncada Colindres acusó a su contraparte salvadoreña, Alexandra Hill Tinoco, de “inmiscuirse en asuntos internos de Nicaragua”.

Moncada calificó de inaceptable un documento enviado por Hill Tinoco, en el que, según él, se refiere “en términos ofensivos e insultantes a ciudadanos nicaragüenses por nacionalización, derecho que tienen todos los Estados”.

Por su parte, Bukele también reaccionó a través de sus redes sociales cuestionando a Ortega por concederle la nacionalidad a Sánchez Cerén.

El 5 de febrero de 2024 el régimen orteguista le envió una felicitación al mandatario de derecha, donde lo califica de “hermano”, tras la cuestionada reelección.

Sin embargo, en la investidura del mandatario salvadoreño el sábado 1 de junio fue notoria la ausencia de representantes de la dictadura nicaragüense. En esta ocasión, la dictadura no emitió ningún comunicado de felicitación a Bukele por la toma de posesión.

Trámite expedito celebrado por Murillo

La esposa y vocera del dictador Daniel Ortega, Rosario Murillo, anunció el miércoles 17 de enero que el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, acreditó en tiempo récord al nuevo embajador de Nicaragua en ese país, Luis Iván Briones González. El 12 de enero el cargo se había quedado vacante, tras la destitución de Danilo Javier Chang Cash.

Murillo también agradeció a Hill Tinoco, a quien en 2021 Moncada acusó de injerencismo.

“Queremos agradecer de manera especial al gobierno de la República de El Salvador, a su presidente, hermano Nayib Bukele, a la canciller Alexandra Hill, a todos los que han hecho posible que en tiempo récord tengamos el Beneplácito de Estilo para nuestro embajador en El Salvador, Luis Briones”, dijo Murillo en su comunicación habitual por los medios oficialistas.

Rosario Murillo, vicepresidenta y primera dama de Nicaragua. Foto: Medios oficialistas

Luis Briones también es el actual embajador de Nicaragua en Guatemala desde octubre de 2022. Briones, de 34 años, es artista plástico, oriundo de la ciudad de Estelí. Antes de ser nombrado embajador, era miembro directivo del Instituto Nicaragüense de Cultura Hispánica (INCH) y fundador del colectivo de arte CreArte para RecreArte. También se desempeñaba como asistente de la ministra de Educación y es amigo de la hija de Daniel Ortega y Rosario Murillo, Camila Ortega.

El pasado 12 de enero se conoció por medio del diario oficial La Gaceta que Briones había sido acreditado en El Salvador como ministro consejero, un paso generalmente previo antes de ser nombrado embajador, según el procedimiento habitual que ha instaurado la dictadura orteguista.

También ese día fue publicado en La Gaceta la destitución de Danilo Javier Chang Cash del cargo de embajador de Nicaragua en El Salvador, según el Acuerdo Presidencial 01-2024. Chang estuvo un año y dos meses en el cargo. Fue nombrado en noviembre de 2022.

Política Daniel Ortega El Salvador Nayib Bukele

Puede interesarte

COMENTARIOS

  1. Hace 3 semanas

    Tragicomico. Nada nuevo. En Politica los tiempos cambian segun los intereses de cada Gobierno. Sos tan estupido o ignorante fanatico que no logras comprender eso ? Feliz o tragicamente , los Nicaraguenses desde 1979 somos capaces de distinguir lo bueno y lo malo en Politica, y no aceptar solo lo bueno de un lado y solo lo malo del otro lado. Por la situacion “especial ” que hay en Nicaragua, lamentablemente ni la OEA, ni la ONU, ni EEUU, ni la UE ni el Vaticano, ni la Oposicion actual, etc,etc, representan ninguna esperanza de cambios en Nicaragua.

    1. Hace 3 semanas

      Me disculpan que me disculpe. Al tal dictadorzuelo Bukele, solo se puede reconocer su indiscutible y plausible accion contra las malditas y criminales pandillas. Exito indiscutible. Sera que nuestros Paises solo pueden ser mejorados con lideres fuertes dictatoriales sacrificando la discutible democracia sometida a los vaivenes de las grandes potencias?

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí