14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

LA PRENSA/Archivo

Inseguridad alimentaria e incendios forestales: las problemáticas que han incrementado en la región

En torno a las afectaciones en Nicaragua y El Salvador, "no se puede dimensionar el impacto" debido a que los gobiernos "han declinado de hacer análisis de seguridad alimentaria"

El fenómeno natural del Niño ocasionó que 3,337,205 personas de los países del Corredor Seco de Centroamérica —Honduras, Guatemala y El Salvador— sufrieran hasta finales del 2023 inseguridad alimentaria, revela un informe presentado por Oxfam.

En torno a las afectaciones en Nicaragua y El Salvador, Iván Aguilar, gerente de Nuevos Humanitarismos y Resiliencia de Oxfam en Centroamérica, mencionó que “no se puede dimensionar el impacto” debido a que los gobiernos “han declinado de hacer análisis de seguridad alimentaria”.

Sobre Nicaragua, bajo la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, Aguilar indicó que “es algo que no se puede dimensionar porque tanto Nicaragua como El Salvador han declinado de hacer análisis de seguridad alimentaria con el modelo Clasificación Integrada en Fases de Seguridad Alimentaria 3 (CIF3) porque a los gobiernos no les interesa incluir a organizaciones no gubernamentales en temas de Naciones Unidas y a otras organizaciones de la sociedad civil porque no pueden dominar el discurso”.

Lea detalles en: Caribe Norte, la zona más afectada de Nicaragua por los puntos de calor e incendios forestales

Lo anterior, de acuerdo con el experto, se debe a que estos “dos gobiernos lo que quieren es trasladar su visión única y la lectura que ellos quieren tener o dar sobre la seguridad alimentaria en sus países, no les interesa que otros actores puedan confrontar evidencias distintas a las que los gobiernos manejan”.

También apuntó que “no hay ninguna voluntad por evidenciar la realidad sino todo lo contrario, esto sucede en Nicaragua y El Salvador”.

Oxfam, junto con organizaciones socias a nivel regional, llevó a cabo una evaluación a finales de 2023 que plasmó en el informe “El fenómeno de El Niño no permite ‘Soñar la Mesa’ en el Corredor Seco de Centroamérica”. Para la evaluación se tuvo como muestra a 5,921 hogares, distribuidos en 224 centros poblados y pertenecientes a 18 municipios de 10 departamentos ubicados en el Corredor Seco.

Entre los hallazgos destaca que el 75.9 por ciento de los cultivos sufrieron los efectos de la sequía, definida como períodos de más de 15 días consecutivos sin lluvias. “Específicamente, un 56.9 por ciento de los hogares registró pérdidas superiores al 70 por ciento en la producción de maíz, mientras que un 57.4 por ciento indicó haber sufrido pérdidas similares en la producción de frijol”, apunta el informe.

Incendios forestales, otra preocupación

Los incendios forestales siguen registrándose en el país. El domingo 14 de abril se reportó uno en la carretera Bocana de Paiwas, específicamente en el sector La Pomares, en Río Blanco, reportaron medios oficialistas.

Más de 200 manzanas de terreno ya habían sido consumidas por las llamas, y el fuego continuaba propagándose rápidamente en la zona. Hasta ahora las autoridades no han mencionado o se han pronunciado ante el acontecimiento.

Incendio en Bocana de Paiwas registrado el 14 de abril de 2024. Cortesía

De hecho, la Dirección General de Protección Civil y Operaciones de Ayuda Humanitarias Europeas (DG ECHO, por sus siglas en inglés), aseveró en un informe que en lo que va de 2024 —del 1 de enero al 9 de abril— los siniestros han tenido “aumentos significativos”, en comparación con el mismo período del año pasado. En el caso de Nicaragua la identificaron como el más alto de la región, con 289,709 hectáreas quemadas.

Lea más en: Incendios forestales afectan a toda Centroamérica, advierte DG ECHO

Sobre esto Aguilar apuntó que aunque siempre se han registrado incendios “no era tan preocupantes, pero ahora la extensión y ferocidad y la frecuencia de altas proporciones la vemos con más frecuencia, y es otra preocupación” en cuanto al impacto del Niño.

En el caso de Nicaragua manifestó que la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte “tenía la cantidad enorme de focos de incendios”.

Apuntó en esa línea, que controlar este tipo de incendios resulta muy costoso y en las reservas naturales es mucho más. “Las reservas naturales que corresponden a zonas de acuíferos tienen características topográficas muy complejas que hace que controlar los incendios sea difícil, muy costoso y en ocasiones imposible, hasta que llueve”, afirmó.

Lea aquí: ¡Prepárese! Temperaturas podrían llegar a los 40 grados en Nicaragua esta semana

Concluyó mencionando que El Niño “está trayendo consecuencias más complejas que se deben a una serie de condiciones que permiten que este impacto sea más complejo de manejar, uno tiene que ver con la debilidad de los gobiernos para poder hacer frente a estos retos”.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí