14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

No han sido capaces de sacar adelante esa universidad”, vocero jesuita sobre la Casimiro

1,200 exalumnos de la UCA empezarán sus estudios en las universidades jesuitas de la región

El sacerdote jesuita José María Tojeira, vocero de la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús, señaló que los Ortega-Murillo "no han sido capaces de sacar adelante esa universidad" en alusión a la Casimiro Sotelo montada en el campus confiscado a la UCA

Mil doscientos jóvenes nicaragüenses, exalumnos de la Universidad Centroamericana (UCA) —confiscada por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo en agosto de 2023— empezarán su año académico este año en las universidades jesuitas de la región como la Universidad Rafael Landívar, en Guatemala y la Universidad Centroamericana Simeón Cañas, en El Salvador, como parte de la respuesta de la Compañía de Jesús, reveló el padre José María Tojeira en entrevista con LA PRENSA.

“Ya este semestre que empieza ahora en estos meses próximos, aquí en la UCA comienza a principios de marzo, en la Landívar un poco antes, ya están aceptados prácticamente en torno a los 1,200 estudiantes, son los que han podido acreditar materias, tener certificaciones de estudios, cumplir estos trámites burocráticos que los países exigen y que a veces también tienen dificultades para conseguir en Nicaragua por el Estado para evitar la fuga de estudiantes”, explicó Tojeira.

Lea detalles en: ¿En qué gastó la Casimiro Sotelo los 47.4 millones de córdobas que le dio el régimen?

El vocero de la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús para atender las consultas de Nicaragua, detalló que “algunos (de los alumnos) con educación virtual, la minoría, y otros con educación formal (presencial) tanto en la Universidad Landívar como la UCA de El Salvador”.

Apuntó que se habían seleccionado a más de 2,200 pero sólo se lograron matricular 1,200 exestudiantes por “este tipo de problemas burocráticos, etcétera, o porque consiguieron otra solución en Nicaragua, pero de los más de 2,200 que pidieron ayuda inicialmente, pero ante las dificultades se retiraron y solo quedaron los 2,200 de esos 1,200 se han matriculado”.

De acuerdo a Tojeira, cerca de 800 exestudiantes de la UCA van a estudiar en la universidad jesuita de El Salvador y 400 en Guatemala.

Contratación de docentes

Al consultarle como se siente la Compañía de Jesús de permitirle la continuidad de estudios a jóvenes nicaragüenses, mencionó que “estamos con el deseo de apoyarles en todo lo que podamos, hemos montado una campaña de contribuciones económicas que ha ido caminando, porque no es fácil mantener a 1,200 personas, es caro, pero se va consiguiendo, y ha habido solidaridad internacional más en España y Estados Unidos”.

Lea aquí: Docentes e investigadores de la UCA podrán retomar sus labores en las universidades jesuitas de Centroamérica

También confirmó que una parte de los docentes e investigadores nicaragüenses afectados con la confiscación de la UCA en Managua ya están en el proceso de contratación. “Algunos ya están en esa situación, lamentablemente acaba de morir uno que ya estaba en el proceso de contratación y que no podía regresar a Nicaragua, José Luis Rocha (q.e.p.d), su esposa había sido vicerrectora académica de la UCA en Nicaragua, hemos sentido mucho su pérdida, y estaba en proceso de contratación”, precisó.

Cabe mencionar que el 16 de agosto de 2023 fue cuando las autoridades de la UCA anunciaron el cese de sus operaciones tras haber recibido un oficio en el que se le acusa de ser “un centro de terrorismo”, una acusación que la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús rechazó.

Dos días después, el 18 de agosto, la dictadura por medio de un acuerdo del Ministerio de Gobernación (Migob) canceló la personalidad jurídica de la UCA, otorgada el 3 de agosto de 1960, y delegó a la Procuraduría General de la República realizar el “traspaso” de sus bienes al Estado, indica la edición del diario oficial La Gaceta. Ese mismo día, en medio de un acto partidizado, las autoridades del Consejo Nacional de Universidades (CNU) inauguraron la Universidad Nacional Casimiro Sotelo celebrando que sería “gratuita”.

“No han sido capaces de sacar adelante esa universidad”

En el acto politizado de la inauguración, Ramona Rodríguez, presidenta del CNU, juramentó a los orteguistas que estarán al frente. Alejandro Enrique Genet Cruz, rector; Luz Marina Ortiz Narváez, vicerrectora; y Moisés Ignacio Palacios, secretario general, son las nuevas autoridades de la Casimiro. Antes fungían en cargos de decano, vicedecano y secretaría académica de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua).

La toma y confiscación de facto de la UCA, ordenada por la dictadura orteguista, dejó a unos 7,000 estudiantes de diferentes carreras y modalidades —incluyendo posgrados— en el limbo y la mayoría, unos 4,000, según confirmó el padre Tojeira.

La Universidad Casimiro Sotelo ofrecerá las carreras de Economía, Contaduría Pública y Auditoría, Finanzas, Marketing, Administración de Empresas, Arquitectura, Ingeniería Civil, Ingeniería en Sistemas de Información, Ingeniería Industrial, Ingeniería Ambiental, Comunicación, Derecho, Enseñanza del Inglés, Psicología y Diseño Gráfico. Y según, la dictadura, recientemente tuvieron que ampliar sus plazos de prematrícula ante una supuesta “alta demanda”.

Lea también: El desorden y las mentiras de la dictadura para poner a funcionar la Casimiro Sotelo

Sin embargo, lo que se ve a lectura del vocero de la Provincia Centroamericana de la Compañía de Jesús para atender las consultas de Nicaragua es que “no han sido capaces de sacar adelante esa universidad, no sé si al fin habrán empezado la clases, pero no le pagaron a los empleados durante mucho tiempo, los han mantenido en el aire, han sido incapaces de continuar el semestre, yo creo que ha sido un fracaso que ellos mismos se dan cuenta que han cometido un error por la incapacidad que tienen de dirigir una buena universidad”.

El rector de la Casimiro Sotelo en actos partidarios en el recinto confiscado a la UCA. Medios oficialistas

El sacerdote jesuita expresó que “la impresión que tengo yo es que están desaprovechando” y denunció que la dictadura vendió “un terreno que tenía la UCA en el kilómetro 14 de la carretera a Masaya, ahí habían más de 100 manzanas y la UCA había pensando a largo plazo trasladarse a esa zona porque la universidad había crecido, ese terreno fue confiscado y entiendo que fue vendido a personas amigas del régimen, desde que se tomaron la universidad dijimos que fue un acto de rapiña, de robo puro y duro de delincuentes comunes y ese robo se ha prolongado con medidas corruptas”.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí