14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
la prensa,

Periodistas dan cobertura al allanamiento del diario La Prensa en Nicaragua el 13 de agosto de 2021. [Foto: Archivo VOA]

A un año de la toma de LA PRENSA, el régimen de Ortega ha acelerado la represión contra el periodismo independiente

Nicaragua supera a Venezuela en el contexto represivo contra la prensa, y se codea con dictaduras como la de Cuba, Irán o Rusia. El allanamiento al periódico fue el punto de lanza para que los comunicadores vivieran una embestida por los Ortega-Murillo

Hace un año la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ordenó a la Policía allanar y apoderarse arbitrariamente de las instalaciones de LA PRENSA, ese 13 de agosto marcó para el periodismo nicaragüense una de las etapas más oscuras de la represión gubernamental que ha obligado a los profesionales de la comunicación a trabajar desde la clandestinidad y el exilio, en un país donde el régimen cierra cada vez más los espacios informativos y envuelve a los ciudadanos en un “ambiente tóxico”.

Los directores de Reporteros Sin Fronteras (RSF) y la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) valoran que actualmente Nicaragua, junto a Cuba, “son los peores países del continente” que atentan contra la libertad de expresión. El régimen orteguista ya superó a Venezuela y Rusia —aliados de Ortega— en la clasificación mundial de la libertad de prensa, que ubica al país centroamericano en la “zona roja”.

“No hay casi periodistas activos en Nicaragua. LA PRENSA era el último periódico impreso activo en el país y ahora está fuera, efectivamente Daniel Ortega está intentando apagar la luz, impedir el acceso a la información libre, plural e independiente; y los que siguen trabajando desde el país también lo hacen en condiciones muy complicadas, con amenazas permanentes, y la mayoría no pueden divulgar sus nombres, así que es un periodismo de clandestinidad”, declaró el director de RSF para América Latina, Emmanuel Colombié. 

Lea también: Reporteros sin Fronteras sobre la persecución a LA PRENSA: “La prensa independiente de Nicaragua está en fase de agonía”

juan lorenzo,
El gerente general de LA PRENSA, Juan Lorenzo Holmann Chamorro, acompañó a la Policía durante todo el momento que allanaba las instalaciones del periódico, el pasado 13 de agosto de 2021. Horas después fue detenido. LA PRENSA/ ARCHIVO

El cierre del único medio de comunicación impreso y el encarcelamiento de su gerente general, Juan Lorenzo Holmann Chamorro —el 13 y 14 de agosto de 2021 respectivamente—, estableció un precedente en el periodismo del país, puesto que, desde esa fecha hasta la actualidad, los comunicadores han omitido sus firmas en los artículos periodísticos, medios de comunicación han tenido que modificar su línea editorial y toda la redacción de este medio se vio obligada a exiliarse.

“Sí había exilio forzado (de periodistas), pero desde el proceso electoral (en noviembre de 2021 donde Ortega se autorreeligió) se elevó significativamente, y ahora es un símbolo triste y dramático. LA PRENSA es un símbolo de esta aceleración de la represión ahora que la redacción está fuera (del país)”, señaló Colombié.

¿Qué dice el barómetro de los organismos?

En Nicaragua ya no existe ni un medio impreso, y los medios independientes que se caracterizan por ser críticos al régimen ya no están operando desde el territorio, es decir, sus oficinas han sido arrebatadas y la mayoría de sus equipos periodísticos debieron huir del país. Ahora, los ciudadanos para informarse deben hacerlo únicamente a través de las plataformas digitales.

“Lo describimos como la peor situación del continente americano, un retroceso total a las libertades individuales y sociales, y una regresión automática del régimen a una dictadura de las más sangrientas y potentes en contra de la población y prensa independiente”, dijo el director ejecutivo de la SIP, Ricardo Trotti.

De acuerdo con Trotti, es “acertado” comparar a Nicaragua con los regímenes dictatoriales de Cuba, Venezuela, Irán y Rusia —todo estos ubicados en la zona roja de la clasificación mundial de la libertad de prensa—, países autoritarios que erosionan las libertades del ciudadano.

“Nicaragua ha tocado fondo tanto en América como en el resto del mundo”, señaló Trotti.

En el 2021, la clasificación mundial de libertad de prensa de RSF, situaban a Venezuela, México, Colombia, e incluso Honduras, con las peores calificaciones; sin embargo, este año, dentro de los países del continente, Nicaragua superó a todos ellos, con excepción de Honduras que tiene la puntuación más baja, y ahora se codea con Cuba.

“Es un contexto cada vez más complicado, un ambiente cada vez más tóxico para la prensa Independiente de Nicaragua (…) Una redacción casi entera del mayor periódico del país que tiene que salir por la represión es inédito en América Latina y probablemente en el mundo, así que es altamente preocupante”, refirió Colombié, a propósito del exilio del personal de LA PRENSA luego que la Policía arrestó a dos conductores y allanó la vivienda de periodistas, fotógrafos y otro personal del Diario.

El director de RSF para América Latina explicó que claramente los periodistas en Venezuela también viven represión, persecución, violaciones, amenazas y exilio, pero este es un “fenómeno permanente” que se viene dando, y abordando, desde que estaba Hugo Chávez en el poder; contrario a Nicaragua, que en los últimos años se ha visto un aceleramiento de las violaciones a la libertad de prensa y expresión.

“Si pudiéramos entrar de manera fría, sin entrar en detalles de los datos, la situación es peor (en Nicaragua)”, expresó Colombié, quien mencionó que en el país venezolano aún operan redacciones, televisiones y radios que no son alineados al Gobierno, pero que trabajan en condiciones muy difíciles, con amenazas permanentes y con prácticas muy parecidas a Nicaragua.

En cuanto a la comparación con Honduras, el experto de RSF señaló que si el país catracho está por debajo de Nicaragua es porque de hace años hay “una estructura de violencia y corrupción” entre el crimen organizado y el gobierno hondureño.

Lea también: Periodismo en Honduras, una profesión de alto riesgo

“No hay el mismo fenómeno del exilio forzado, sin embargo, la situación en Honduras es sumamente grave. En los últimos 14 años, Honduras fue de los países más mortíferos de América Latina, con el mayor número de asesinato que siguen en la impunidad”, dijo el director de RSF.

El especialista añadió que a esta situación se suma al actuar del Gobierno, que no garantiza la justicia e irrespeta la libertad de prensa, a la misma vez que impone sistemas de censura y control de información. Este conjunto de elementos justifica la posición de Honduras en la clasificación de RSF.

Futuro sombrío

Colombié avizoró un futuro “sombrío” para Nicaragua, puesto que Ortega no da señales que la represión mengüe, al contrario, manda un mensaje de aniquilación y control a los medios de comunicación. “Es difícil saber hasta dónde podemos llegar con esa situación, obviamente la situación no puede mejorar hasta que Ortega deje el poder”.

Puede interesarle: Periodista guatemalteca Irma Alicia Velásquez relata la tortura a la que la sometió el régimen de Daniel Ortega

En tanto Trotti reconoció que aún en momentos de autoritarismo y dictaduras, los periodistas y los medios de comunicación siempre son “muy creativos” para seguir informando, y eso es lo que mantendrá en pie a la prensa independiente.

La mayoría de los medios críticos al régimen han sido cerrados o confiscadas sus oficinas, por lo que los equipos periodísticos se han visto obligados a exiliarse o trabajar en el campo desde la clandestinidad. LA PRENSA/ARCHIVO

“Se ve en Cuba y Venezuela, han utilizado las redes sociales y otros tipos de comunicación (…) Hay formas, hay que pensarlas, sé que no es fácil porque el enemigo, en este caso, el régimen, acecha con toda su furia, pero los periodistas estamos destinados a esta forma de trabajar, a sabiendas de que el régimen no es eterno y con el tiempo habrá espacios de libertad que hay que ir construyendo”, apuntó.

Mensaje a LA PRENSA

Tanto Colombié como Trotti coincidieron que pese a las perspectivas del país, y que actualmente no se vea avances o el régimen no muestre flexibilidad, se debe mantener la denuncia para que esta “sea utilizada en el futuro para condenar el pasado”.

“Si nosotros, o cualquier organización dedicada a estos temas de derechos humanos, libertad de prensa y de expresión, no denunciáramos, quedaría nuestra omisión en el futuro y no se podría crear una estrategia para condenar al régimen judicialmente en el futuro”, aconsejó Trotti.

Y agregó: “A veces uno se siente muy frustrado porque no logra avances, pero hay que pensar que el avance se verá en el futuro con todas las denuncias, y eso es lo que motiva a organizaciones como la nuestra o medios de comunicación como LA PRENSA, que siguen denunciando, pese a que se sepa que no va a haber un cambio en el futuro cercano”.

Colombié recordó que es importante seguir rompiendo la censura que impone la dictadura Ortega-Murillo porque la labor periodística es vital para el pueblo de Nicaragua. “Un mensaje de solidaridad para el periódico LA PRENSA (…) Saludar la valentía de los periodistas porque seguir informando desde este contexto, desde fuera del país, sin fuentes de información, es un desafío gigante”.

Nacionales allanamiento Juan Lorenzo Holmann LA PRENSA Nicaragua Reporteros Sin Fronteras SIP archivo
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: