14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Por qué la Unidad de Inteligencia de The Economist proyecta solo un crecimiento de 2.5% para la economía nica en 2022

La firma británica analiza los factores de riesgo que influyen en las perspectivas económicas a corto plazo de Nicaragua.

La Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU, por sus siglas en inglés) estima que el Producto Interno Bruto (PIB) de Nicaragua crecerá 2.5 por ciento en 2022, una proyección inferior a la expansión económica de entre 4 y 5 por ciento prevista por el Banco Central de Nicaragua (BCN).

La prestigiosa firma británica, que sirve de guía a inversionistas en el mundo, considera que existen varios obstáculos para un mayor crecimiento económico en este país, entre los que destacan el conflicto político persistente y un entorno empresarial deficiente, con acceso limitado al financiamiento.

La EIU afirmó que, en 2021, en Nicaragua se observó una recuperación económica “espectacular”, impulsada en gran medida por factores externos favorables. Según el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo, la economía del país, medida a través del PIB, creció 10.3 por ciento. No obstante, The Economist aseveró que el crecimiento se desacelerará notablemente entre 2022 y 2026, debido a “una moderación en la demanda externa, un clima deficiente de inversión y el débil crecimiento del crédito”.

Lea también: Nicaragua ha retrocedido 62 puestos en el índice de democracia desde 2008, según The Economist Intelligence Unit

Para 2023, la EIU estima un crecimiento económico en Nicaragua de 2.3 por ciento; para 2024 y 2025, de dos por ciento; y para 2026, de 2.1 por ciento.

Desaceleración económica de Estados Unidos afectará a Nicaragua

La Unidad de Inteligencia de The Economist es la división de investigación y análisis de The Economist Group, cuya publicación, el periódico The Economist, goza de prestigio mundial, y es una fuente de información para inversionistas en el mundo.

Según su más reciente informe, la desaceleración económica que experimentará este año Nicaragua también será causada por una inminente desaceleración económica en Estados Unidos.

Rosario Murillo y Daniel Ortega. AFP/LA PRENSA

“Esperamos una inminente desaceleración económica en Estados Unidos que golpeará los sectores orientados a la exportación de Nicaragua, especialmente la maquila. El Gobierno estadounidense también reducirá su estímulo fiscal, estas medidas pesarán fuertemente en los flujos de remesas a Nicaragua y por lo tanto someterán el consumo”, detalló.

El segundo factor que pesará sobre las perspectivas a corto plazo de la economía nicaragüense es el mal estado del mercado laboral. “A pesar de las sólidas cifras de crecimiento del PIB, Nicaragua perdió un total neto de 159,806 empleos en enero-septiembre de 2021″, señaló.

Además, el “endurecimiento de las políticas” internas del país, “son motivo de inquietud” para The Economist.

“Creemos que una fuerte contracción de la inversión pública actuará como un importante lastre fiscal sobre el crecimiento, mientras tanto, los aumentos de las tasas de interés internas elevarán los costos de endeudamiento (ya altos) para negocios”, se lee en el informe.

Algunas cartas a favor

A pesar de las limitaciones antes mencionadas, la firma también admite que existen factores que mitigarán los riesgos para la economía nicaragüense este año, como el progreso en la vacunación contra la covid-19.

Le puede interesar: The Economist Intelligence proyecta un crecimiento del PIB del 4.8 por ciento este año

“El Gobierno finalmente ha comenzado a hacer algunos progresos sustantivos en el covid-19 con el lanzamiento de la vacuna: A mediados de febrero, el 58 por ciento de la población había sido vacunada por completo y al menos el 81 por ciento había recibido una dosis de la vacuna”, afirmó.

Además, señaló que otro factor con “una mayor amortiguación” provendrá del precio de las materias primas por apoyo al medio ambiente, “lo que beneficiará especialmente a las empresas de agricultura, energía y minería”.

Inflación se ubicará en 6.4 por ciento

De acuerdo con la firma, al igual que en el resto del mundo, la inflación se está convirtiendo en un problema cada vez más importante en Nicaragua. Recordó que en enero, la inflación interanual –es decir el promedio de aumento de precios de los últimos 12 meses– se ubicó en 7.7 por ciento.

Archivo/LA PRENSA

Al respecto, y como reflejo de mayores aumentos en los precios de los alimentos y los combustibles desde principios de año, “hemos revisado al alza nuestra previsión de inflación para finales de 2022, al 6.4 por ciento (desde el 5.5 por ciento anterior)”, estimó The Economist.

No obstante, ese panorama podría cambiar los próximos años.

Para el final de 2023 y 2024 pronostica que la inflación rondará el 4.6 por ciento, y que disminuirá aún más en 2025 (4.3 por ciento). “Suponiendo que las presiones del lado de la oferta disminuyan con el tiempo, esperamos que la inflación retroceda de manera más significativa en el mediano plazo, finalizando 2026 en 3.9 por ciento”.

Escenarios riesgosos para la economía

Los especialistas de la EIU indicaron que hay varios escenarios de riesgo que podrían cambiar las perspectivas de mejora a corto plazo. Por ejemplo, uno de ellos es que la fuerte caída en el financiamiento multilateral “avivaría los riesgos de la balanza de pagos”.

También está el riesgo latente de que Estados Unidos imponga más sanciones, que paralicen la economía de Nicaragua y la aplicación agresiva de impuestos, ya que empeora el entorno empresarial.

Otros elementos, que, a criterio de la prestigiosa unidad de análisis británica, también opacarían la posibilidad de una rápida recuperación, son el aumento del control estatal sobre la economía y que el Gobierno aún no logra reprimir el aumento de la delincuencia.

Imagen referencial. Archivo/LA PRENSA

“Nicaragua seguirá siendo uno de los países más pobres de la región”

La firma valora que los conflictos políticos recurrentes y la escasa confianza en el Estado de Derecho frenarán las perspectivas de crecimiento, a pesar de las lucrativas oportunidades en la minería, energía y manufactura. “Por lo tanto, Nicaragua seguirá siendo uno de los países más pobres de la región”, sentencia el documento.

“Estados Unidos y sus aliados mantendrán la presión sobre el régimen de Nicaragua para que emprenda reformas a favor de la democracia. Aunque creemos que las potencias occidentales se abstendrán de imponer sanciones desestabilizadoras en toda la economía, existen riesgos en esta suposición”, detalló el informe de The Economist.

La presión de Estados Unidos y las relaciones con China y Rusia

El informe también contextualiza la situación de Nicaragua en el plano internacional y recuerda que Estados Unidos ha aplicado sanciones financieras a decenas de altos funcionarios nicaragüenses, incluida la vicepresidenta designada Rosario Murillo y otros miembros de la familia Ortega Murillo.

Lea además: Cuatro señales que están alertando que la estanflación acecha a Nicaragua en el 2022

“Sin embargo, dado que medidas como estas han tenido un impacto limitado en el régimen, existe un riesgo creciente de que Estados Unidos intensifique la presión a través de sanciones en toda la economía, lo que eventualmente podría debilitar el control de Ortega sobre el poder”, se lee en el documento.

En noviembre de 2021, el presidente estadounidense Joe Biden promulgó la Ley Renacer, que pretende endurecer Sanciones de Estados Unidos contra el régimen de Ortega. Entre otras medidas, la ley propone que se revise la participación continua de Nicaragua en el Tratado de Libre Comercio entre Estados Unidos, Centroamérica y República Dominicana (DR-Cafta).

“Nuestro pronóstico de referencia supone que Estados Unidos en última instancia optará por no buscar la exclusión de Nicaragua del DR-Cafta, no sólo porque sería legalmente complicada, sino porque también impondría severas dificultades económicas a los ciudadanos ordinarios nicaragüenses y podría tener importantes efectos colaterales negativos para la región”, explicó.

Lea también: Mercado del trabajo en Nicaragua sigue sin recuperar sus números del 2017, admite el BCN

En este sentido, la EIU considera que a pesar de lo anterior, el régimen Ortega Murillo no dará un paso atrás, a pesar del daño económico e institucional que le hace a Nicaragua: “Incluso, si las presiones políticas y económicas sobre los Ortega fueran aumentado considerablemente, no esperaríamos que los líderes de Nicaragua sean disuadidos de su curso actual; más bien, simplemente buscarían sobrevivir a su oposición, independientemente del daño económico e institucional a Nicaragua”.

Sortear el aislamiento

Sobre el restablecimiento de relaciones entre Nicaragua y China en diciembre pasado, la firma comentó que es posible que con esta acción el Gobierno de Ortega atraiga financiamiento e inversiones chinas próximamente.

“La adopción por parte de Nicaragua de una política de ´Una China´ será crucial para ayudarla a sobrevivir a su aislamiento internacional cada vez más profundo. En represalia contra la persistente amenaza de expulsión del Organización de los Estados Americanos (OEA), el régimen de Ortega inició unilateralmente un proceso de dos años para dejar la organización”, recoge el informe.

A su criterio, “ya sea que Nicaragua finalmente abandone la OEA o no, sus posibilidades de continuar recibiendo un importante respaldo financiero del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y otros organismos multilaterales como el Banco Mundial y el FMI (que están sujetos a presión estadounidense) será escasa”.

El pasado 24 de abril, el régimen Ortega Murillo anunció la decisión de retirar las credenciales de sus representantes ante la OEA, el cierre de las oficinas de ese organismo en Managua y en los días siguiente la confiscación del inmueble para convertirlo en el llamado “museo de la infamia”. Esa acción, se espera, tendrá mayor repercusión internacional por lo que significa la violación de una sede diplomática.

Le puede interesar: Banco Mundial recorta tasa de crecimiento para Nicaragua y el resto de Centroamérica

“Al mismo tiempo, el señor Ortega probablemente ha calculado que el conflicto con el resto del hemisferio posiblemente podría poner en peligro la financiación del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), que actualmente es el principal acreedor de Nicaragua”, agregó la EIU.

En este contexto, “los Ortega apuestan fuerte por la diplomacia de chequera china para proporcionar nuevas fuentes de financiación e inversión”, aseveró la EIU. “Bajo nuestro pronóstico de línea de base, creemos que el país se beneficiará de al menos suficiente cooperación china para compensar las deficiencias dejadas por otras fuentes multilaterales y bilaterales”, se lee en el informe.

Según el informe de The Economist, el conflicto entre Rusia y Ucrania tendrá importantes implicaciones geopolíticas para América Latina y el foco del conflicto, indirecto entre Estados Unidos y Moscú, estará sobre los principales aliados que tiene el país euroasiático en la región: Cuba, Nicaragua y Venezuela.

“Las repercusiones de la crisis de Rusia y Ucrania ya se están sintiendo en todo el mundo, en mercados de materias primas, mercados financieros y cadenas de suministro. Esto tendrá ramificaciones importantes para la economía de América Latina este año”, concluyó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: