14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Fachada de la Cancillería de Nicaragua. LA PRENSA/Archivo

Ortega hizo 102 movimientos en el servicio exterior durante 2021. Estos fueron los más relevantes

Valdrack Jaentschke es el funcionario que más ha sido removido y nombrado en cargos de embajador y ministro consejero con funciones consulares. Se realizaron movimientos casi en 30 países, según recuento realizado por LA PRENSA

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Los cambios constantes de embajadores y otros funcionarios del servicio exterior de Nicaragua son, para los críticos, falta de profesionalismo y un acto de capricho del régimen de Daniel Ortega y su esposa y cogobernante, Rosario Murillo. Es también un hecho que calificaron de «patológico», al igual que el trato inadecuado de Murillo a los embajadores y cancilleres de otros países, a quienes insulta constantemente.

«Los ponen y quitan a placer de Ortega sin explicaciones lógicas, simplemente por el capricho de él o ella», dijo un experto en derecho internacional que solicitó el anonimato.

Lea además: Cuatro ejemplos de la «diplomacia» al estilo Ortega Murillo

Este año se registraron 102 cambios en el servicio exterior, según un recuento realizado por el Diario LA PRENSA con base en los acuerdos publicados en La Gaceta, diario oficial, de los cuales 60 fueron para dejar sin efecto diferentes nombramientos diplomáticos, entre estos, 27 embajadores cancelados en países y organismos internacionales.

Por otra parte, han sido en total 37 nombramientos en diferentes cargos del servicio exterior, de los cuales 13 fueron nombramientos de embajadores.

Los cambios de Jaentschke

El exvicecanciller Valdrack Jaentschke ha sido el funcionario más cambiado en todo este año: 22 veces en total en diferentes puestos diplomáticos.

Jaentschke ha sido retirado diez veces de cargos de embajador; el más reciente fue de Guatemala, pero en febrero pasado fue quitado de embajador de Nicaragua en Belice; en San Cristóbal y Nieves; en Antigua y Barbuda; en Surinam; en San Vicente y las Granadinas; en Grenada; en Haití; en Trinidad y Tobago; y en Mancomunidad de Dominica.

Valdrack Jaentschke. LA PRENSA/Archivo

A la vez, fue removido del cargo de Ministro Consejero con Funciones Consulares de la embajada de Guatemala, el pasado 7 de octubre.

El último nombramiento de Jaentschke fue el de embajador de Nicaragua en Honduras y también fue nombrado Ministro Consejero con Funciones Consulares en esa embajada, tras el cambio de gobierno hondureño.

Jaentschke además es ministro asesor del presidente de la República para Políticas y Asuntos Internacionales, desde el pasado 24 de septiembre.

Otro personaje diplomático que destacó este año por asumir más de un nombramiento, fue el hijo del embajador de Nicaragua en Estados Unidos, Francisco Campbell. Se trata de Michael René Campbell Hooker, quien ejerce las funciones de representante permanente alterno de Nicaragua, con rango de embajador ante la Organización de los Estados Americanos (OEA); ministro asesor del Presidente de Nicaragua para las relaciones internacionales y con el Gran Caribe; y embajador de Nicaragua ante el Gobierno de la India, con sede en la ciudad de Nueva Delhi.

Michael René Campbell Hooker en la sesión virtual de la Asamblea General de la OEA, este miércoles 11 de noviembre 2021.

La propia OEA ha sido un espacio en el que el régimen ha hecho varios cambios de representación. El más reciente fue el reemplazo de Luis Alvarado por Arturo McFields Yescas, para que actuara como embajador ante este organismo en el momento del quiebre de las relaciones.

McFields se encargó de presentar ante la Secretaría General de la OEA la denuncia de la Carta de la OEA, que significa que Nicaragua abrió el proceso para retirarse de ese organismo en al menos dos años, como lo anunció oficialmente desde Managua, el canciller Denis Moncada.

Luis Almagro, secretario general de la OEA y Arturo McFields Yescas, embajador extraordinario de Nicaragua ante la OEA. Tomada del 19 Digital.

En los últimos tres años, Ortega ha rechazado todas las actuaciones de la OEA y constantemente descalifica a este organismo en sus discursos, debido a que la mayoría de países miembros del sistema interamericano, le demandan a Nicaragua cumplir con sus compromisos democráticos.

El Salvador, Cuba y Guatemala, inestabilidad durante el año en los cargos

Por otra parte, una de las embajadas nicaragüenses en que más se han reportado cambios este año es en El Salvador, país con el que Ortega mantiene una relación complicada, debido a que Nicaragua refugió y otorgó ciudadanía nicaragüense a dos expresidentes salvadoreños, que son investigados por corrupción por el Gobierno de Nayib Bukele.

La última embajadora de Nicaragua en El Salvador fue Gilda María Bolt González, quien estuvo menos de seis meses en ese cargo. Actualmente Ortega no ha nombrado un nuevo embajador en ese país.

Gilda María Bolt.

En total han sido ocho cambios que se registraron este año en la embajada nicaragüense en El Salvador, principalmente de retiros de Ministro Consejero con Funciones Consulares y nuevos nombramientos en este cargos.

Otra es Cuba, donde hubo siete cambios en la embajada. Particularmente este año fue retirado Luis Cabrera González del cargo de embajador de Nicaragua en Cuba, tras 14 años en esa función.

En lugar de Cabrera fue nombrado Sidhartha Francisco Marín Arauz el 25 de noviembre, quien duró once días, siendo removido el pasado 6 de diciembre pasado. Al día siguiente se conoció por medio de La Gaceta, diario oficial, que Reynaldo del Carmen Lacayo Centeno era el nuevo embajador de Nicaragua en Cuba.

Otros cambios recientes en la embajada de Nicaragua en Cuba han sido el retiro de Calixtro French Naar del cargo de Cónsul General de Nicaragua en Cuba y se aceptó la renuncia de Marisol Lara Aguilar al Cargo de Primer Secretario con Funciones Consulares de la embajada de Cuba.

En Guatemala se registran seis cambios, entre estos dos retiros de embajador: primero Franklin Javier Duarte Palma, quien fue embajador once meses. Su nombramiento fue dejado sin efecto en septiembre pasado.

Duarte fue reemplazado por Jaentschke, quien estuvo en el cargo de embajador de Nicaragua en Guatemala dos meses. Los demás cambios en esa embajada han sido de Ministros Consejeros con Funciones Consulares.

Actualmente Nicaragua no tiene embajador en Guatemala.

Cinco cambios en el Vaticano

En la Santa Sede han habido cinco cambios este año, dos de los cuales han sido para retirar a embajadores que estuvieron por corto tiempo.

El ex subdirector general de la Policía, Francisco Javier Bautista Lara, fue embajador por cinco meses; nombrado en septiembre de 2020, y separado del cargo el 3 de febrero de 2021.

El exsubdirector general de la Policía, Francisco Javier Bautista Lara, fue recibido ante la Santa Sede el 5 de octubre. Foto/ Cortesía

El 2 de marzo de 2021, fue nombrada Eliette Ortega Sotomayor como nueva embajadora de Nicaragua ante la Santa Sede, pero duró seis meses.

En los últimos cinco años, Nicaragua ha cambiado cinco veces de embajador en el Vaticano. Actualmente el régimen de Ortega no tiene a un representante en la Santa Sede, tras la remoción de Ortega Sotomayor, el pasado 22 de septiembre.

En Nicaragua la relación entre el Gobierno y la Iglesia católica está en crisis. Ortega y su esposa, Rosario Murillo, atacan constantemente a los obispos y sacerdotes, a quienes han llamado «terroristas» e «hijos del demonio». Los jerarcas de la Iglesia católica llevan años pidiendo elecciones libres y justas en Nicaragua, y tras la represión contra las protestas civiles de abril de 2018, los obispos mediaron en un diálogo para buscar una salida pacífica. Sin embargo, el régimen de Ortega permitió que fanáticos de su gobierno agredieran físicamente a los religiosos en los propios templos y desde entonces no han parado los ataques verbales.

«Capricho de la dictadura»

Un exdiplomático nicaragüense, quien habló con LA PRENSA bajo condición de anonimato, manifestó que estos cambios reflejan «el capricho de la dictadura que controla Nicaragua». El exdiplomático manifestó que esto se pudo entender en el primer gobierno de Ortega en los años ochenta, pero no ahora que lleva más de 14 años en el poder.

«Se podría entender en un gobierno de guerrilleros y muchachos inexpertos tras una revolución triunfante, como ocurrió en los primeros años de la revolución de los ochenta, pero en un gobierno que va a reelegirse por cuarta vez es un síntoma que refleja no sólo el nepotismo, la corrupción y el estilo caprichoso de gobernar propio de las tiranías, sino también el grado de descomposición y crisis de confianza a que ha llegado la dictadura de Ortega y Murillo», manifestó la fuente.

El exdiplomático manifestó que la falta profesionalismo en el servicio exterior de Nicaragua, también se refleja en el tratamiento de la vicepresidenta Murillo a embajadores y cancilleres de otros países.

«El uso indiscriminado de epítetos y el recurso sistemático al insulto, sin precedentes en la historia de la diplomacia, y que hace pensar que estamos ante un fenómeno más patológico que ante una política», manifestó el exdiplomático.

«Se trata de una situación que con toda seguridad despierta serias preocupaciones en la comunidad internacional, porque refleja una falta de capacidad y credibilidad de la dictadura para llegar a acuerdos y cumplirlos, en el marco de una salida política y negociada, como es el deseo de la mayoría», agregó la fuente.

«Simples peones»

Un abogado experto en derecho internacional, que también prefirió ocultar su identidad, valoró que los constantes cambios de funcionarios diplomáticos, son propios de un sistema sin orden ni respeto a la Ley del Servicio Exterior. Además señaló que esos movimientos se dan sin explicación oficial.

Para el abogado, esto «demuestra que no existe una regulación clara ni apego a la ley del Servicio Exterior, mucho menos a la existencia de un escalafón diplomático, donde deberían existir los procesos del porque se pone o quita a alguien de un puesto».

También dijo que la poca preparación de los funcionarios del servicio exterior «hace que anden siendo nombrados y quitados a placer, dejando en entredicho la seriedad del cuerpo diplomático, si se les puede llamar así, creería que no, ya que son simples peones».

Qué dice la ley

Nicaragua cuenta con desde el año 2000 con la Ley del Servicio Exterior o Ley 358, que señala en el Artículo 5 que «El Servicio Exterior de Nicaragua estará integrado por funcionarios nombrados para la misión que el Estado les encomiende. Estarán al servicio de la Nación con independencia de personas, grupos políticos o partidos«.

El Artículo 31 señala que: «Las personas de confianza del Presidente de la República que sean designadas embajador, representante permanente o cónsul general deberán ser: 1. Nacionales o nacionalizados de conformidad a lo perceptuado en la Constitución Política y estar en pleno goce a sus derechos civiles y políticos; 2. Ser mayor de 25 años de edad; 3. Poseer relevantes méritos para el eficaz desempeño del cargo«.

El Artículo 33 define las etapas para el proceso de selección de aspirantes a funcionarios de carrera del servicio exterior.

Las etapas son:

1. Convocatoria a concurso público de oposición;
2. Pruebas;
3. Elaboración y publicación de lista de seleccionados;
4. Ingreso a la academia diplomática;
5. Evaluación del Rendimiento Académico;
6. Nombramiento en período de prueba y
7. Nombramiento efectivo e incorporación en el escalafón en la categoría de Primer Secretario o Agregado según corresponda.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: