14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

El régimen a través de la DGME, no solo ha bloqueado la salida del país a periodistas y opositores, sino que ha prohibido el ingreso y expulsado a periodistas extranjeros y a familiares de opositores. . LA PRENSA/Archivo

Cómo Daniel Ortega ha convertido a Nicaragua en una cárcel

El régimen de Ortega ha impedido la salida de periodistas y opositores de Nicaragua, les ha retenido sus pasaportes. También ha prohibido la entrada y expulsado a extranjeros

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Unos quieren salir del país y no pueden. Otros quieren entrar y tampoco pueden. Desde hace algunos meses el régimen orteguista a través de la Dirección General de Migración y Extranjería (DGME) regula quién puede salir de Nicaragua y quién no.

Quienes más han denunciado estos casos son periodistas independientes y opositores al régimen, quienes además aseguran que al intentar salir les quitan sus pasaportes. «Nicaragua es una cárcel», dice Vilma Núñez, directora del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh).

Con estas acciones, asegura Núñez, el régimen está violando el derecho a la libertad de movilización establecido en el artículo 31 de la Constitución Política que dice que «los nicaragüenses tienen derecho a circular y fijar su residencia en cualquier parte del territorio nacional; a entrar y salir libremente del país».

Lea además: Migración retiene pasaporte e impide salida de Mauricio Madrigal, jefe de prensa de Canal 10

LA PRENSA conoce al menos media docena de casos de personas a las que les quitaron el pasaporte y no las dejaron salir del país, pero por temor a represalias no accedieron a contar su experiencia.

El pasado 29 de septiembre, agentes de Migración en el Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino, en Managua, impidieron que el jefe de prensa de Canal 10, Mauricio Madrigal, saliera del país. Además, le retuvieron su pasaporte.

«No, no me lo han regresado y no he ido a Migración, porque a mí me lo quitaron y no me dijeron nada. Me imagino que me van a decir que no (me lo darán), pero voy a ir a preguntar», asegura. «Cuando me lo quitaron, me dijo un funcionario de bajo rango que mi pasaporte quedaba bajo custodia de Migración y Extranjería y que yo no podía salir del país», cuenta. Madrigal, en ese momento, viajaba a una reunión de trabajo.

No se trata de un caso aislado. En junio, el periodista Julio López, del medio digital Onda Local, intentaba viajar cuando en el puesto fronterizo de Peñas Blancas, Migración le quitó su pasaporte. No le dieron explicaciones. Los funcionarios, contó en ese momento, le dijeron que “no podía viajar porque había una certificación de restricción migratoria”.

Tras lo ocurrido, López decidió exiliarse.

Lea además: Julio López, de Onda Local, otro periodista que se exilia

Negarle la salida a los nicaragüenses sin explicación alguna —dice Vilma Núñez— hace que muchos nicaragüenses no estén saliendo del país por las vías legales. «Lo están haciendo por puntos ciegos, porque tienen miedo que les quiten el pasaporte en la salida», dice y por lo tanto considera que «el Gobierno es responsable de lo que les pase en el camino, porque ellos son los que los están exponiendo a tomar esas medidas».

La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) denunció en su reciente Asamblea General que debido a la represión del régimen orteguista, 26 periodistas salieron al exilio y 57 fueron citados ante la justicia por el caso contra la Fundación Violeta Barrios de Chamorro.

Migración impide entrada

El exdiputado y analista político Eliseo Núñez asegura que el control del régimen sobre el tránsito de los ciudadanos está violando todos los convenios internacionales sobre libertades. «Definitivamente el país no marcha bien cuando impiden la libertad de circulación y expresión, es de las primeras cosas que indican que estás en un problema mayúsculo», dice.

El régimen no solamente impide la salida de nicaragüenses, también les prohíbe la entrada al país. El pasado 16 de julio, el régimen Ortega-Murillo negó la entrada a Lesther Javier Alemán, papá del estudiante opositor Lesther Alemán Alfaro, quien se encuentra encarcelado en la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía.

Lesbia Alfaro, mamá del joven opositor, relató en esa ocasión a LA PRENSA que al papá de su hijo lo habían encerrado en un cuarto a cuestionarlo. “Le dijeron: ‘Sabe usted lo que hizo su hijo’. Entonces él les dijo: ‘Sí, lo sé perfectamente. Mi hijo no ha matado a nadie’. ‘Pero usted —le dijeron— no tiene permiso de entrar al país’. ‘Pero, por qué, si yo soy nicaragüense’. ‘Sí, pero hay orden de que usted no tiene permiso de entrar a este país, usted va de regreso’”, contó.

Lea también: Régimen niega entrada a Nicaragua al papá de Lesther Alemán

Han sido varios a quienes se les ha prohibido la entrada al país, como a los periodistas del New York Times y Le Monde.

En junio, el periódico estadounidense The New York Times denunció que el régimen de Ortega le negó la entrada al país al reportero Anatoly Kurmanaev, corresponsal para México y Centroamérica del medio internacional.

“Anatoly Kurmanaev, quien se unió recientemente a la oficina del Times en la Ciudad de México, después de años cubriendo Venezuela, tuvo su boleto a Managua cancelado por la aerolínea en la que viajaba horas antes de que el vuelo despegara, luego de que las autoridades nicaragüenses se negaron a permitirle la entrada”, informó el medio.

Según el relato, el reportero había cumplido con todos los requisitos legales y de salud que exige Nicaragua para ingresar al país.

El 22 de octubre también se le negó la entrada al periodista Frédéric Saliba, corresponsal de México del periódico francés Le Monde, que le daría cobertura al proceso electoral. «Frédéric Saliba, corresponsal de México desde 2009, fue informado, el día antes de su vuelo a Managua, que su boleto de avión había sido cancelado por la aerolínea, justificando una decisión de las autoridades nicaragüenses por razones migratorias», detalló Le Monde.

«Ahí hay un doble motivo, no solo se violentan sus derechos a la libertad de circulación en cualquier país del mundo, de acuerdo a las normas migratorias de cada país, pero además es una forma de limitar y obstaculizar el ejercicio a la libertad de información y a la libertad de prensa», dice Vilma Núñez.

El caso más reciente ocurrió el 26 de octubre. El diario El Heraldo, de Honduras, denunció que el régimen orteguista expulsó de suelo nica a un equipo periodístico. «Sálgase y váyanse de Nicaragua, porque su presencia no es permitida», dijo un funcionario de Migración al equipo, conformado por un periodista, fotógrafo y conductor, en la frontera del Guasaule, Choluteca.

Podría interesarle: Diario El Heraldo de Honduras denuncia que el régimen de Ortega expulsó de Nicaragua a un equipo periodístico

¿Cuáles son las causas de retención migratoria?

Los abogados de Acción Penal explicaron a LA PRENSA bajo condición de anonimato que las retenciones migratorias solamente emanan como medidas cautelares producto de un proceso judicial.

«Puede ser un proceso judicial en los juzgados de familia, algún padre que tenga impedimento de salida del país por alguna pensión alimenticia, o bien alguna medida cautelar de alguien que esté enfrentando un proceso penal con medidas cautelares alternas, es decir, ya inició ese proceso o alguien que esté en una etapa de investigación y que tenga medidas precautelares», aseguran.

A los periodistas que se les ha impedido salir del país y se les ha decomisado sus pasaportes han asegurado que no tienen ninguna causa abierta.

«En un Estado de derecho, en un proceso que respeten la Constitución Política y las leyes, se supone que ellos (los afectados) tendrían que ser notificados de que tienen alguna causa, de que están en una investigación o que tienen un proceso judicial, ya sea en una instancia de familia, penal». En todo caso «ellos podrían interponer un recurso de Habeas Corpus (es una garantía que busca proteger a los ciudadanos de detenciones y arrestos ilegales), para argumentar que están en peligro de ser detenidos o están siendo investigados, pero como no hay forma, no hay institucionalidad donde se pueda recurrir para que respeten este derecho», lamentaron los abogados.

Podría interesarle: Senador Marco Rubio pide poner fin a la persecución religiosa en Cuba, Nicaragua y otros países

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: