14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Nicaragua es poco transparente en el manejo de su deuda pública interna, según evaluación del Banco Mundial

Está casi al nivel de Haití, Siria y varios países en conflictos y pobres de África, según una evaluación que hizo el Banco Mundial y que señala que esta situación tiene un impacto en el costo del financiamiento que consiguen los gobiernos

Nicaragua está entre los países con serios problemas de transparencia en el manejo de su deuda pública interna. Está casi al nivel de Haití, Siria y varios países en conflictos y pobres de África que no cumplen todos o casi todos los indicadores de medición de transparencia que diseñó el Banco Mundial (BM) y cuyos resultados insertó en un mapa interactivo, con las economías que reciben recursos a través de la ventanilla de la Asociación Internacional de Fomento (AIF).

El incumplimiento de los estándares de transparencia en la emisión de deuda interna «puede afectar la confianza de los inversionistas y, en última instancia, aumentar el costo de los préstamos», advierte el  organismo y señala que este tipo de financiamiento, que se obtiene a través de las emisiones de títulos en los mercados bursátiles, se ha convertido en un vehículo importante de financiamiento de los gobiernos en tiempo de crisis.

En Nicaragua, el mercado bursátil se ha convertido en un aliado en el financiamiento del gasto público, tanto así que hasta el primer trimestre de este año el Gobierno ya había logrado colocar el 83 por ciento de los bonos que esperaba emitir este año, equivalentes a 4,951.8 millones de córdobas. Hasta marzo ya había conseguido 4,118.3 millones de córdobas a través de papeles bursátiles, lo que explica el crecimiento exponencial de la Bolsa de Valores de Nicaragua.

La evaluación publicada esta semana por el Banco Mundial, con información a octubre de 2020, abarca tres áreas claves: las prácticas de difusión de estadísticas de deuda pública, la publicación de informes clave de gestión de deudas y la publicación de otros datos de deuda relevantes para cada país, incluyendo la identificación y cuantificación de pasivos contingentes.

La evaluación se basa en la información disponible en los sitios web públicos de las autoridades nacionales. El mapa de calor proporciona enlaces a las fuentes primarias de información para cada indicador existente, lo que permite a los usuarios conocer acerca de las prácticas de transparencia de cada país.

El Banco Mundial indica que la difusión de estos datos puede ser mediante informes de deuda, boletines estadísticos, archivos de excel, entre otros. “Se espera que los gobiernos hagan estadísticas de deuda regularmente disponible en línea para cumplir con los estándares mínimos de transparencia hacia los ciudadanos e inversores”, precisa el BM.

Lea también: Régimen de Ortega consigue desembolsos por 829.5 millones de dólares en el exterior. ¿Sigue siendo sostenible el endeudamiento?

En el mapa se evalúa el desempeño de los países en cada uno de los indicadores y los clasifica en los siguientes estándares: información no disponible (rojo), información limitada (naranja), información parcial (amarillo) e información completa (verde).

En la región los únicos países que reciben asistencia de la Asociación Internacional de Fomento (AIF) y que se encuentran en la lista del mapa del BM son Nicaragua y Honduras.

En el caso de Nicaragua, el indicador sobre el “porcentaje de la deuda nacional emitida a través de una subasta” se encuentra no disponible. “No se informó sobre la composición de la deuda interna para la fecha límite”, se lee en el sitio web.

En cuanto a los indicadores “publicación del calendario de la emisión” e “implementación del calendario de emisión” también se muestran en color rojo, es decir que la información no se encuentra disponible.

Solamente “publicación de los resultados de la subasta” se encuentra en color naranja, es decir que su contenido es limitado. “Los resultados se publican, pero no el mismo día”, explicó el máximo emisor a través de su sitio web.

Finalmente, el indicador “transparencia después de la negociación” no cuenta con información disponible en las páginas web de las autoridades nicaragüenses.

Lea además: Deuda pública de Nicaragua supera los 7,500 millones de dólares

La situación de Honduras

En el caso de Honduras, el primer indicador se encuentra de color verde puesto que el país ha dado a conocer que “los bonos y facturas del Gobierno representan el 82.5 por ciento”, indica el BM.

En cuanto al segundo indicador, reflejado con color rojo, explica que “el calendario anual publicado no cumple con los estándares mínimos (solo importes agregados para bonos fijos y variables, pero sin calendarios mensuales o trimestrales)”.

El tercer indicador referente al país centroamericano se encuentra en color verde, es decir que cuenta con la información completa. El cuarto indicador se muestra en color amarillo, lo que significa que la información es limitada y se debe a que los resultados se publican, pero no en el mismo día.

Finalmente, el quinto indicador también está en color amarillo, ante esto el BM explica que se debe a que “las operaciones de mercado secundario son actualizadas mensualmente” por la entidad bancaria.

Es decir que Honduras se muestra más transparente en el manejo de su deuda pública interna que Nicaragua, que solo en uno de los cuatro indicadores logró conseguir una clasificación regular, mientras el país del norte solo fue aplazado en uno de estos indicadores.

Falta de transparencia no es obstáculo

Al respecto, lo que más le llama la atención a Róger Arteaga, exgerente del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), es que pese a que el mismo Banco Mundial reconoce la falta de rendición de cuenta por parte del Gobierno de Nicaragua, aún así sin problema le sigue aprobando financiamiento.

“Los préstamos que otorga el Banco Mundial llevan condicionalidades y una de esas es que la información estadística fuese transparente y lo que sucede es que estos organismos, algunas veces se dan por satisfechos cuando el país le envía la información (directamente) a ellos, entonces asumen que esa información es pública, la aceptan, continúan ejecutando los proyectos y desembolsando los préstamos”, dijo.

Arteaga expresa que los organismos no se dan cuenta que a lo interno del país hay secretismo en cuanto a este tipo de información, “en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) había ocurrido una vez, que se daban por informados, pero la verdad es que a lo interno no se divulgaba información”.

Al respecto, el exgerente del BCIE recomienda que estas entidades deberían publicar la información en sus páginas web para que de esta manera se garantice que están a la orden del público.

Asimismo, comparte que esta situación no solo pasa con los bancos, sino también con temas de salud pública, como es el caso de las vacunas contra el Covid-19, “aquí a lo interno tiene que haber un consorcio de médicos que esté monitoreando porque el Gobierno no publica la realidad de lo que está ocurriendo en el país”, agregó.

Le puede interesar: Tras casi US$1,000 millones contratados en préstamos externos, ¿sigue siendo sostenible la deuda externa pública de Nicaragua?

“O sea que no es solo el Banco Mundial, sino que son muchos organismos que piden que se publiquen datos, pero el Gobierno se maneja así, no informan a lo interno y eso es el secretismo que manejan para que la gente no se dé cuenta de lo que está pasando”, concluyó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: