14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua
enfermedades crónicas, insomnio

 LA PRENSA/AFP

Estrés, ansiedad y depresión, los trastornos que cada vez más agobian a los nicaragüenses

Las enfermedades mentales son una "pandemia silenciosa". "Todos los seres humanos podemos tener una gran cantidad de trastornos mentales, estamos expuestos", declaran psicólogas

El estrés, el insomnio, la ansiedad, y en los peores casos la depresión, son trastornos mentales que los nicaragüenses han venido padeciendo a lo largo de estos años de forma silenciosa, pero con la pandemia del Covid-19 estos han “aflorado”. Sin embargo, pese a que esta situación se vuelve más frecuente entre la gente, aún no existe la costumbre de tratarse y verlo como una alteración a la salud mental, consideraron psicólogas.

De acuerdo al Mapa Nacional de la Salud hasta agosto de este año se reportaba 13,718 personas con enfermedades psiquiátricas en el país, es decir, una tasa de 34.6  por cada 10 mil habitantes. En el 2019 esa tasa fue de 13.5 por 10 mil habitantes.

La psicóloga Ligia Martínez, parte del voluntariado Psicólogos de Nicaragua que surgió a raíz de la pandemia en el país, manifestó que del 15 junio al 15 de agosto atendieron 72 casos de personas con trastornos pero luego de esa fecha la atención ha venido decayendo, pero no precisamente porque las personas se hayan recuperado sino por el supuesto “control” del virus y  supuesta normalidad en el país.

“De esos 72 casos el 45 por ciento fueron atribuidos a la ansiedad y es un incremento sustancial”, expresó Martínez, quien señaló que la ansiedad es la principal afectación en la población, aclaró que se trata de un estado de alerta ante una amenaza o incertidumbre pero se convierte en un problema o trastorno cuando ya no se puede controlar.

Lea además: Las cinco crisis que viven los nicaragüenses y cómo afectan la salud mental

Según explicó la psicóloga, hay una “cercanía” entre la ansiedad, el estrés y el insomnio que puede ser provocada por frustración, cólera o decepción, entre otros factores. “Hay varios tipos de ansiedad, pero siempre se trata de una situación en la que se pierde el control, que se expresan con el insomnio, otra con la extrema inseguridad u otra con el extremo miedo, etc.. Cuando ya se pasa la barrera de lo que se considera normal como un mecanismo defensivo se cae en un problema de salud mental”, declaró la psicóloga.

Pandemia vulnera más a las personas

Este incremento de trastornos mentales no es una problemática propia de los nicaragüenses, pese a que el país arrastra una crisis sociopolítica y económica desde el 2018, sino de todo el mundo que está sufriendo el impacto de la pandemia, asegura la Organización Mundial de la Salud (OMS). En el marco del Día Mundial de la Salud Mental, este 10 de octubre, el organismo llama a los Estados a darle prioridad al tema y así responder a las necesidades de sus poblaciones.‎

“La pandemia está provocando un incremento de la demanda de servicios de salud mental. El duelo, el ‎aislamiento, la pérdida de ingresos y el miedo están generando o agravando trastornos de salud mental. ‎Muchas personas han aumentado su consumo de alcohol o drogas y sufren crecientes problemas de insomnio ‎y ansiedad”, informa por su parte la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

La psicoterapeuta Nora Habed Lobos manifestó que en los nicaragüenses no solo es el impacto del Covid-19 lo que está alterando la salud mental, sino el contexto actual que vive el país donde una de las mayores preocupaciones es tener empleo. “Su principal fuente de ansiedad y estrés hoy en día es el trabajo, si se pierde o no, el sostén cotidiano de la familia, la gran incertidumbre del futuro que va más allá de la Covid-19 que llega a aumentar lo que ya existía”, compartió.

Lea también: Por qué el impacto socioemocional provocado por el coronavirus afecta más a los nicaragüenses

Habed Lobos también coincidió que la ansiedad es lo primero que se desencadena en la persona y que los grupos más vulnerables son los más limitados en sus recursos económicos, aunque consideró que las personas ahora son más conscientes de que necesitan un apoyo emocional “para poder manejar de manera más constructiva la situación”.

Afectaciones combinadas

La psicóloga clínica Alba Roni desde su experiencia en su atención privada expresó que las consultas se han “disparado” en estos meses, lo que refleja que los trastornos mentales cada vez alcanzan a más personas.  Para la especialista, el 2018 es un año clave para que la tensión entre la población aumentara y se viniera agudizando a lo largo de estos dos años con el incremento de la violencia, femicidios, abusos, desempleo, represión y la pandemia del Covid-19.

Para Roni, los trastornos mentales son una “pandemia silenciosa”. “Todos los seres humanos podemos tener una gran cantidad de trastornos mentales, estamos expuestos”, declaró la psicóloga, quien destacó que la persona debe saber diferenciar las emociones.

Puede interesarle: El insomnio me está matando. Uno de los males silenciosos que padecen los nicaragüenses

Las especialistas señalaron que las afectaciones de salud no se dan aisladas sino “combinadas”, por ejemplo, la persona que padece de insomnio es porque tiene un grado de ansiedad. ¿Cómo se manifiesta? De acuerdo a los especialistas, el insomnio es uno de los problemas más comunes que puede pertenecer a varias enfermedades mentales. El dolor de cabeza, dolor o tensión musculares, manos heladas y sudorosas, aumento de sudoración, taquicardia, problemas de memoria, cambio de humor o sentirse atemorizados son manifestaciones de estos padecimientos.

La depresión es un caso “más grave” y peligroso, que se deriva de un caso de ansiedad, señalaron las psicólogas.

Recomendaciones

Ante un cuadro de ansiedad, las psicólogas compartieron una serie de recomendaciones:

1- Establecer una rutina del sueño, en la que implique desconectarse de los dispositivos móviles, trabajo y las actividades cotidianas. “Cuando te acostás tenés que dejar que fluyan los pensamientos sin permitir que ni uno de esos se queden anclados en tu proceso mental, porque si no haces nada por salir de él, se te alertan todas las neuronas porque estás preocupada”, explicó la psicóloga Martínez.
2- Al momento de dormir, utilizar ropa cómoda y ligera.
3- Puede apoyarse en té naturales como el de tila o valeriana.
4- Perdonar, dejar atrás el pasado o alguna situación de dolor que impida sentir bien a la persona.
5- Hacer ejercicios.
6- Comer bien.
7- Mantener buenas relaciones con la familia.
8- Si se sale de las manos la ansiedad, el estrés o depresión, consulte un psicólogo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: