14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Ferry Blue Wave Harmony transportará carga entre Costa Rica y El Salvador

¿Quién gana y quién pierde con el nuevo ferri de carga entre Costa Rica y El Salvador para esquivar Nicaragua?

Después de ocho años de anunciarlo, finalmente el 10 de agosto iniciará operaciones el ferri que transportará mercancías entre Costa Rica y El Salvador para evadir el paso por Nicaragua y Honduras

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Mientras el sector gubernamental y empresarial de Costa Rica y El Salvador celebra con bombos y platillos la posible reducción del costo del traslado de mercancías entre ambos países, los dirigentes del sector transporte siguen escépticos ante el anuncio de que el 10 de agosto, el ferri que operará esa ruta acuática finalmente iniciará operaciones.

Funcionarios y empresarios aseguran que la reducción de 96 a 16 horas en el tiempo del traslado, evitar los engorrosos trámites de las aduanas de Nicaragua y Honduras y evadir los peligros de las carreteras de la región se traducirá en una merma significativa de los costos del transporte de las mercancías.

De momento, los transportistas de los países involucrados evitan cuantificar el impacto económico que provocará en el transporte terrestre la competencia que generará la nueva ruta acuática. Prefieren esperar a que entre en funcionamiento, ya que ellos mantienen desde 2016, la postura de que la falta de sostenibilidad del proyecto lo llevará pronto al fracaso. Incluso, consideran casi imposible que haya cien furgones dispuestos a subirse al ferri en cada viaje y creen que de no completarse el cupo, la nave no zarpará.

Lea también: Ferri que esquivará Nicaragua para llevar mercancías a Costa Rica y El Salvador inicia operaciones en agosto

Autoridades aduaneras provocan retrasos

Este proyecto data de 2015 y se retomó en 2018 por la crisis sociopolítica de Nicaragua que mantuvo paralizado el país durante varias semanas. Luego en 2020 por el cierre de la fronteras de Costa Rica como medida para evitar la propagación de la pandemia de covid-19. En ambas ocasiones, en Nicaragua se aseguró que generaría pérdidas tanto al sector transporte como al aduanero, ya que una cantidad indeterminada de furgones dejaría de transitar por las aduanas nicaragüenses cada mes.

A partir del 10 de agosto, partiendo del puerto La Unión en El Salvador, el ferri Blue Wave Harmony funcionará la Ruta del Bicentenario. Será operado por la empresa privada Blue Way Corporation, constituida hace un año con participación de capital alemán y hondureño. Su agente marítimo en Costa Rica es Transmares, entidad que se encargará de las gestiones aduaneras y la venta de boletos y otras. En El Salvador esas gestiones las realizará el Consorcio Marítimo Centroamericano (CMC).

Según el Ministerio de Obras Públicas y Transporte (MOPT) de Costa Rica, el buque con capacidad para aproximadamente cien contenedores y doscientos pasajeros tiene 73 cabinas de entre dos y cuatro literas. Inicialmente ofrecerá dos viajes completos por semana. Los lunes y jueves saldrá de El Salvador, y los martes y viernes de Costa Rica. La meta es llevar cien furgones a bordo en cada tramo de la ruta.

Puede leer también: ¿Qué está pasando con el ferri que conectará a El Salvador y Costa Rica y con el que esquivarán a Nicaragua? Lo que debe saber

Unos 1,600 furgones saldrán de las carreteras

Esta programación implica que el ferri transportará unos cuatrocientos furgones por semana, es decir, unos 1,600 al mes. Según información divulgada por la empresa, posteriormente se enfocarían en fortalecer el traslado de turistas y para ello incrementarían al menos un viaje por semana. Para iniciar, el costo de transporte de cada unidad completa (cabezal y contenedor) será de entre 1,145 y 1,360 dólares.

Para Luis Amador, titular del MOPT de Costa Rica, este nuevo servicio descongestionará el puesto fronterizo de Peñas Blancas, las carreteras y la flota empleada para este tipo de transporte. “Sin duda su operación mejorará la competitividad de ambos países… Con un tiempo de travesía estimado de 16 horas, mientras que actualmente el recorrido por tierra requiere de dos a cinco días y demanda el paso de las cargas por los puestos fronterizos de Nicaragua y Honduras”, detalló Amador.

Con esta ruta la carga evitará cuatro puestos fronterizos: de entrada y salida de Nicaragua, y de entrada y salida de Honduras. Para el ministro Amador, otra de las ventajas directas de este servicio se incluyen también la simplificación de trámites y la mejora en la seguridad de los conductores de los furgones.

No consultaron a transportistas

La reacción de los transportistas es de rechazo. Incluso, prefieren no referirse al impacto que les provocará esta competencia, ya que confían en que el proyecto fracasará. “No. Aún no lo podemos cuantificar (el impacto), es algo que aún no ha iniciado, debemos dar tiempo para ver cuál exportador pide el servicio multimodal o ferri. Este es un tema más de los exportadores que nuestro”, dijo a LA PRENSA, Marjorie Lizano Páez, directiva de Cámara Costarricense de Transportistas Unitarios y de la Federación Centroamericana de Transporte (Fecatrans).

Lizano Páez añade que el sector tiene años de estar listo, brindando el servicio y esta sería una nueva modalidad que tiene su costo. “Mismo que se debe negociar con cada exportador, pero puedo indicar que el costo es más alto que solo vía terrestre”, asegura.

Además, Lizano considera que Puerto Caldera actualmente presenta problemas de congestionamiento, por lo cual se puede predecir que ya es un puerto colapsado. Por lo que introducir un ferri podría atrasar aún más la operación del puerto. También asegura que los impulsores del proyecto están dando datos inexactos. “La información que ha vendido la empresa del ferri es que vía terrestre nos tardamos seis días para llegar a El Salvador, son datos inexactos, nuestro tiempo de entrega es mucho menor”.

Puede leer también: Por qué el ferri que conectaría Costa Rica y El Salvador, para esquivar a Nicaragua, se encamina a un posible fracaso

Transportistas salvadoreños dicen no al ferri

Finalmente, ella asegura que los tiempos en la vía terrestre podrían mejorar si los funcionarios aduaneros de las fronteras agilizan los trámites. “Es acá donde hacemos un llamado de alta importancia a nuestras autoridades de aduanas de los distintos países. Los tiempos de entrega vía terrestre se pueden mejorar muchísimo, si las autoridades aduaneras y demás instituciones de los puestos fronterizos agilizan el ingreso de las unidades de transporte, porque los retrasos afectan la agilidad y la facilitación del comercio”, sostiene Lizano.

Raúl Alfaro, presidente de la Asociación Salvadoreña de Transportistas Internacionales de Carga (Astic), en declaraciones a la radio YSUCA de El Salvador, lamentó que las autoridades salvadoreñas no hayan consultado el proyecto con los transportistas y aseguró que no es sostenible.

Alfaro puso en duda que el ferri cumpla con los plazos que está ofreciendo y coincidió con Lizano en que los retrasos que enfrenta el transporte terrestre son responsabilidad exclusiva de los agentes aduaneros de las fronteras. Además, aseguró que la posición del sector será “no subirse al ferri”. Pero admitió que algunos transportistas, por no perder a sus clientes aceptarán subirse, pero con la condición de que el dueño de la carga pague el pasaje, cosa que está seguro no ocurrirá, ya que los empresarios no aceptarán asumir nuevos costos.

También puede leer: El Salvador revive el tema del ferri con Costa Rica ante bloqueo en las fronteras terrestres

¿El más perjudicado es Nicaragua?

LA PRENSA intentó hablar con el presidente de la Asociación de Transporte Nicaragüense (ATN), Marvin Altamirano, pero condicionó la entrevista a que se realizara de manera presencial en su oficina. Sin embargo, en otras ocasiones Altamirano le aseguró a LA PRENSA que nunca se les consultó sobre el tema y que lo impondrían a la fuerza para favorecer a determinados grupos económicos de ambos países.

En ese momento dirigentes de organizaciones empresariales que ya no existen porque el régimen les canceló la personería jurídica admitieron que aunque la entrada en operaciones del ferri agilizaría el comercio regional, para Nicaragua se traduciría en menos impuestos por uso de carreteras y menos tráfico en los puestos fronterizos. También en menos ingresos para sus transportistas.

En su momento a las voces de los transportistas se sumaron algunos especialistas que aseguraron que los costos del traslado por ferri podrían incluso ser mayores que las del ferri. En ese momento el costo promedio del viaje por tierra costaba unos 1,600 dólares y el viaje duraba unos cuatro días.

José Antonio Salas, presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Costa Rica (Crecex).  

Esperan que también dinamice el turismo

Pero mientras los transportistas apuestan por el fracaso del proyecto, los empresarios celebran los beneficios que obtendrán de él. José Antonio Salas, presidente de la Cámara de Comercio Exterior de Costa Rica (Crecex), detalló a LA PRENSA que algunos de los beneficios serán el ahorro de tiempo y combustible, el abaratamiento del traslado de la carga, el descongestionamiento de aduanas, “pero sobre todo la posibilidad de incrementar el intercambio comercial, en un primer momento con: Honduras, Guatemala y México”.

Según Salas, desde octubre del 2015 el presidente Luis Guillermo Solís anunció el desarrollo de esta obra que no prosperó durante varios años, pero finalmente ahora se concreta, y a la reducción de costos y tiempo se suma la mejora en la competitividad y la posibilidad de incrementar el comercio con Honduras, Guatemala y México.

Para Salas, las cifras del intercambio comercial entre Costa Rica y El Salvador “sin duda alguna son atractivas para ambas naciones. Por tanto, estas se deben incrementar con las nuevas facilidades en el transporte de las diferentes mercaderías. Y por supuesto en este mundo globalizado, hay que aprovechar todas las alternativas. Urge seguir con el proyecto para usar los buques también con fines turísticos en un futuro próximo”, aseguró.

Además, considera que “también resultará oportuno evitar problemas de inseguridad en las carreteras, pero sobre todo situaciones de orden político que se presentan en algunas ocasiones”.

Pero ¿a cuánto asciende la factura comercial entre El Salvador y Costa Rica? Según datos de la Promotora de Comercio Exterior (Procomer), Costa Rica registró exportaciones a El Salvador por 420.89 millones de dólares en 2022, lo que representó un crecimiento del 4.14 por ciento con respecto al 2021.

Los principales sectores de exportación fueron: productos alimenticios con 136.70 millones de dólares; químico y farmacéutico con 72.09 millones de dólares, y metalmecánica con 40.45 millones de dólares.

En cuanto a importaciones desde El Salvador, se registraron en 2022 un total de 278.45 millones de dólares, representando un incremento del 15.86 por ciento con respecto al 2021. Los principales sectores de importación fueron: papel y cartón con 86.71 millones de dólares, plástico con 55.77 millones de dólares, y alimenticios con 45.03 millones de dólares.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí