14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Sacerdote español: “Nicaragua es el único país del continente que ha llegado a esos extremos” de represión a la Iglesia

Expertos consideran que el régimen quiere terminar con el liderazgo de la Iglesia porque esta goza de credibilidad

La “guerra” desatada por la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo contra la Iglesia católica de Nicaragua, que incluye el encarcelamiento de monseñor Rolando Álvarez, condenado a más de 26 años de cárcel y la suspensión de relaciones diplomáticas con el Vaticano, muestra que el régimen quiere terminar con el liderazgo de la Iglesia porque esta goza de credibilidad y cuenta con millones de seguidores, consideran expertos.

“La táctica emprendida por la pareja Ortega Murillo es terminar con el liderazgo de los agentes de pastoral: obispos, sacerdotes y laicos, creando miedo y ahuyentando al pueblo católico de la participación religiosa”, dice el padre español Pedro Lanzas.

Lea además: “La Iglesia católica ha vencido a demonios más grandes que usted y que su esposa, la satánica Rosario Murillo”, le dice congresista a Ortega

Para el sacerdote, el régimen se enfrenta con la tradición católica directamente “porque para ellos, el cristianismo llegó con los grandes imperios: España, Europa en general y Estados Unidos, y Rosario lo que promueve es un sincretismo religioso, en una mentalidad esotérica y desde ahí critica a la religión católica y quiere terminar con la presencia del liderazgo de la Iglesia”, reiteró.

Por su parte, la abogada e investigadora Martha Patricia Molina opina que “la dictadura sandinista desde siempre ha mantenido a la Iglesia católica bajo vigilancia, porque es la institución que goza de credibilidad en todos los ámbitos”. Y señaló que “la verdad que emana de la Iglesia católica le incomoda a la dictadura porque están acostumbrados solo a las adulaciones”.

Ortega superó a las dictaduras de Cuba y Venezuela

La Santa Sede ha enfrentado tensos conflictos diplomáticos con otros regímenes, como el de Cuba y Venezuela —dos de los principales aliados políticos de Ortega—, pero nunca han llegado al punto de la suspensión de relaciones diplomáticas, como es el caso de Nicaragua.

Nicaragua “es el único país del continente americano que ha llegado a esos extremos” de suspender relaciones diplomáticas con la Santa Sede, en 162 años, criticó el religioso español.

Asimismo, Molina indicó que la dictadura con sus acciones ya había roto relaciones con la Santa Sede y actualmente la formalizó “porque se vio sin salida alguna ante las informaciones brindadas por los medios de comunicación independientes”.

Podría interesarle: El reducido grupo de países que no tienen relaciones con el Vaticano (muchos son musulmanes)

Las tensiones entre Ortega y el Vaticano subieron de nivel el pasado 10 de marzo, al decidir unilateralmente suspender las relaciones diplomáticas con la Santa Sede, en réplica a unas declaraciones del papa Francisco en las que calificó al régimen como “dictadura”.

“La comunidad internacional debe de condenar este exabrupto de la dictadura porque solo demuestra la incapacidad de convivir en democracia, pero más aún deberían de sancionarlos y condenarlos por todos los ataques que siguen cometiendo en contra de la Iglesia católica”, agregó Molina.

El régimen promueve la división religiosa

Por otro lado, el sacerdote advirtió que el régimen está “fortaleciendo la división religiosa por medio de los grupos evangélicos sin un liderazgo común que los aglutine, ni planteamientos para promover un compromiso en la sociedad“.

A propósito, este miércoles los miembros del Consejo Nacional de Pastores Evangélicos en Nicaragua, a través de una carta pastoral divulgada en medios de propaganda del régimen, cerraron fila a favor del dictador Daniel Ortega, a quien reconocieron como “nuestro presidente” y arremetieron en contra del Vaticano y Estados Unidos.

Los religiosos, que en una carta de siete páginas ignoraron la brutal represión que ejecuta el régimen en contra de los sacerdotes, obispos y feligreses de la Iglesia católica en el país, se pronunciaron ante las declaraciones que hizo el papa Francisco sobre Ortega y las catalogaron de “disputas temporales de pecado que tienen que ver más allá con el reino de este mundo“.

Molina, quien además es autora del informe Nicaragua: Una Iglesia perseguida, donde denuncia que la Iglesia católica en Nicaragua ha sufrido 396 ataques en los últimos cuatro años, sostuvo que “la Iglesia católica es la única que ha quedado a nivel nacional denunciando las arbitrariedades que a diario se cometen en el territorio nacional”.

El padre Lanzas, por su lado, señaló a Murillo de querer “destruir en la conciencia del pueblo” el liderazgo de la Iglesia católica universal, el papa, cardenales y obispos, “ofreciendo a sus seguidores una lectura sesgada de la historia de la Iglesia, presentando sus errores cometidos a lo largo de la historia como una institución corrupta”.

Encarcelamiento de Álvarez tiene graves consecuencias

Sobre el encarcelamiento del obispo de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, el dominico afirmó que “es una actitud radical e irracional del régimen que tiene graves consecuencias internacionales” y que a la vez ha “provocado ya una gran solidaridad internacional”.

Molina considera que la saña del régimen contra Álvarez es porque “le arruinó los planes de la dictadura al querer desterrarlo del país”. Recordó que el obispo siempre tuvo dos salidas, la cárcel y el destierro, y “él optó por la primera y desafió el poder inhumano de los dictadores y por eso es que lo ven como el enemigo principal y le causarán el mayor daño que les sea posible”, alertó.

La investigadora señaló que mientras la dictadura siga en el poder, la persecución contra la Iglesia católica permanecerá en la impunidad. “A lo interno no hay poder humano que los detenga porque tienen a sus órdenes a los paramilitares, policías y miembros del Ejército, todos con luz verde para asediar, torturar y asesinar a opositores, bajo total impunidad. El desafío de la nueva Nicaragua será juzgar a todas estas personas que hoy día cometen delitos. No se puede construir una democracia bajo la sombra de la impunidad”, manifestó.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí