14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
Vladímir Putin y Daniel Ortega. LA PRENSA / CORTESÍA

Vladímir Putin y Daniel Ortega en una visita efímera del presidente ruso al Aeropuerto Internacional de Managua en julio de 2014. LA PRENSA / CORTESÍA

Rusia anuncia, en medio de una escalada de la crisis en Ucrania, que reforzará su cooperación con Nicaragua en “todos los ámbitos”

El conflicto entre Rusia y EE. UU. por Ucrania mantiene en vilo a la comunidad internacional. Este miércoles, el canciller ruso dijo que Vladimir Putin acordó reforzar aún más los lazos con Cuba, Venezuela y Nicaragua. Analistas dan sus puntos sobre qué implicaciones tendría esto

En medio de la crisis que vive Rusia con occidente, especialmente con Estados Unidos, por las tensiones en torno a una posible invasión rusa a Ucrania, el canciller ruso, Serguei Larov, dijo este miércoles que su país reforzará su cooperación estratégica con Cuba, Venezuela y Nicaragua en “todos los ámbitos”.

Durante una intervención ante el Parlamento ruso, el canciller mencionó que “en cuanto a Cuba, Nicaragua y Venezuela, tenemos unas relaciones muy estrechas y una cooperación estratégica en todos los ámbitos: en la economía, la cultura, la educación y la cooperación técnico-militar”, según reportó la agencia de noticias EFE.

El jefe de la diplomacia rusa además señaló que durante unas recientes conversaciones con los líderes de los tres países, el presidente ruso, Vladimir Putin, acordó reforzar aún más los lazos. Ocho días después de que Daniel Ortega tomó la banda presidencial por quinta ocasión —esta vez para un cuarto mandato consecutivo y segundo junto con su esposa Rosario Murillo, como vicepresidenta designada—, sostuvo una conversación vía telefónica con Putin.

Lea además: El homónimo de Daniel Ortega que pasó de líder evangélico a presidente del Parlacen y férreo defensor del régimen orteguista

El pasado 18 de enero, la Cancillería de Rusia informó sobre la comunicación entre ambos mandatarios, y dijo que en ese momento Putin aprovechó para felicitar “calurosamente” a Ortega por su reelección. Y dentro de los otros puntos que abordaron Rusia reiteró “el apoyo a la soberanía de este país, así como la disposición a contribuir al desarrollo económico social de Nicaragua”.

La Cancillería explicó que los presidentes de Rusia y Nicaragua discutieron temas actuales de la cooperación bilateral. “Los líderes destacaron la importancia de una estrecha coordinación en la palestra internacional en el marco de la asociación estratégica entre los dos países”.

De la misma manera, el 20 de enero pasado Putin y el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, sostuvieron una comunicación telefónica, en la que el mandatario ruso expresó “su apoyo a los esfuerzos de las autoridades venezolanas para fortalecer la soberanía nacional”.

Y tres días después, el embajador de Rusia en Venezuela, Serguéi Mélik-Bagdasárov, declaró en una entrevista para el canal de YouTube Soloviov Live que, en el caso de un drástico empeoramiento de las relaciones entre Moscú y Washington y la necesidad de tomar algunas medidas de respuesta, Caracas “sin lugar a dudas” encontraría la manera de prestar ayuda militar y técnica a su aliado.

¿Qué hay detrás de la comunicación de Ortega con Putin?

Ante la información escueta que la Cancillería de Rusia dio a conocer sobre la conversación de Ortega con Putin, expertos en relaciones internacionales no descartan que tal como Rusia vio un aliado fiel en Venezuela eso mismo pasa con Nicaragua, pero en menor escala.

El experto en Derecho Internacional, temas de integración y catedrático de la Universidad de Costa Rica (UCR), Carlos Murillo Zamora, explica que es “altamente probable” que el tema de instalar una base militar rusa en Nicaragua que triangule con Cuba y Venezuela, es uno de los temas que se pudo haber tratado en ese encuentro, debido a que desde la perspectiva de Moscú eso sería una “buena carta”.

Le puede interesar: Nicaragua entre los tres países más corruptos de la región, según informe de Transparencia Internacional

“Visto desde la perspectiva de Moscú eso sería una carta, aunque no tan importante como la de Venezuela y Cuba, pero una carta entre las negociaciones entre Washington y Moscú el que haya una base militar adicional a lo que ya existe en Managua, por la presencia de centros de espionaje rusos, pero sería un punto más en esa confrontación entre Putin y EE. UU., y sería una carta para una eventual negociación en Ucrania”, opina.

Analistas consideran que la presencia de Putin en América Latina es producto de la base fundamental en Centroamérica que ha sido por muchos años Ortega. LA PRENSA

Murillo Zamora no duda en destacar que esta crisis que se está dando entre Moscú y Washington por Ucrania sea aprovechada por el régimen orteguista en Nicaragua. “Desde la perspectiva de Ortega lo ve como una carta a favor del régimen en una eventual negociación con EE. UU., en el sentido de que retiramos la base militar rusa, pero ustedes nos dan tales y tales cosas, recordando la crisis de los misiles en Cuba en la década de los 60, pero también puede afectar ya no a Ortega sino a Nicaragua en el sentido que tener una base militar rusa en territorio nicaragüense implicaría provocar una carrera armamentista en Centroamérica, sobre todo en Honduras y El Salvador”, valora.

El costarricense Carlos Cascante Segura, profesor de la Escuela de Ciencias Políticas de la Universidad de Costa Rica (UCR), coincide con Murillo Zamora y añade que “Putin pudo haberle solicitado ayuda a Ortega”, pero refiere que “el apoyo de Nicaragua (…) lo ven más en el ámbito político en los foros internacionales donde Nicaragua haga caja de resonancia de los comentarios y participaciones rusas”.

Sobre las afirmaciones que hizo Rusia con respecto a Venezuela, Cascante Segura detalla que detrás de ello existe “un intento de aumentar la tensión con los EE. UU. y eventualmente podría solicitarse cooperación, pero en realidad la debilidad estructural de los ejércitos centroamericanos frente a los verdaderos ejércitos que tiene Rusia, miembro de la OTAN y Ucrania haría que fueran fundamentalmente una cooperación muy limitada para los efectos de un enfrentamiento”.

¿Cómo podría afectar o verse involucrada Nicaragua?

A lectura del analista político y exdiputado liberal, Eliseo Núñez, la fidelidad de Ortega con Putin y su afán de llevarle la contraria a Estados Unidos ha puesto al país en una “posición precaria frente al mundo occidental”, y asegura que lo más probable es que la crisis por Ucrania ponga en la lupa del gobierno norteamericano a Nicaragua.

“La alianza que él (Ortega) sostiene con Rusia nos va a poner en mitad del conflicto y definitivamente aunque no tengamos algo muy concreto que vaya a pasar en los siguientes días, esto de cara por ejemplo, a la seguridad interna de los EE. UU., levanta más las alertas y pudiese dar pie a otro tipo de acciones por parte de EE. UU., ya no en materia de sanciones sino en materia de relaciones comerciales”, refiere.

Lea también: Estos son los funcionarios orteguistas que han sido sancionados desde 2017 a la fecha

Cascante Segura prevé que esta crisis pueda escalar y llegar hasta las Naciones Unidas y es ahí donde Ortega como lo ha hecho siempre defenderá y apoyará a Rusia. “Fundamentalmente este conflicto si escala un poquito más podría llegar hasta Naciones Unidas, ahí mayoritariamente el bloque occidental va a tener un discurso con más actores y es importante para Nicaragua, para Ortega, seguir su línea de apoyar a Rusia, así como lo ha hecho en otros conflictos Nicaragua será de los pocos países que abiertamente va a apoyar las posiciones rusas, para los rusos es muy importante que su discurso no esté solo sino que cuente con alguna resonancia de otros actores aunque sea menores”, indica.

Mientras tanto, Núñez insiste en subrayar que el posible involucramiento de Ortega es una “complicación innecesaria para el país” y señala que “Ortega básicamente ha venido a entregarnos en manos de Putin y son regímenes que se parecen muchísimo, sin ideología determinada, pero con altos niveles de autoritarismo, y el caso de Putin con amenazar de usar a Venezuela y Cuba, aunque no ha mencionado a Nicaragua, esto para mí deja entredicho el nivel de autonomía y autodeterminación que tienen estos países cuando alguien, un tercer país, puede hablar en nombre de ellos”.

Finalmente Cascante Segura precisa que los efectos de la crisis por Ucrania “es un conflicto focalizado”, no obstante, reconoce que sí habría efectos sobre América Latina aunque sean “menores”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: