14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Imagen referencial. Archivo/LA PRENSA

Exportación de queso de Nicaragua hacia Centroamérica crece fuerte, mientras El Salvador también sufre por alza de precio

Mercados como Costa Rica y Honduras experimentan fuerte aumento en la demanda de queso nicaragüense, que en Nicaragua se vende a más de 90 córdobas la libra

Nicaragua registró en el 2021 un fuerte incremento en las exportaciones de queso hacia Centroamérica. Los números muestran que aunque El Salvador continúa siendo el principal cliente del queso nicaragüense, la demanda desde Costa Rica, Honduras y Guatemala creció significativamente, según datos del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

El año pasado el sector exportador de queso aportó 171.86 millones de dólares en ingresos, lo que significó un crecimiento de 15.9 por ciento en comparación con lo facturado en el 2020. En ese último año los ingresos sumaron 148.24 millones de dólares.

Según un análisis compartido por la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), durante todo 2021 Nicaragua exportó hacia El Salvador: queso mozzarella, requesón, queso mozzarella rallado, quesillo montaña, quesillo de jugo, queso americano lite, queso amarillo tipo americano, quesillo, queso tipo cheddar en bloques o en barras, queso morolique duro y blando, queso pasteurizado morolique, queso cuscatleco y queso morolique.

Le puede interesar: Alza de precios del queso está beneficiando a intermediarios con ganancias de hasta el 100 por ciento, señala productor

“El queso sigue siendo un producto comprado, principalmente, por El Salvador. Normalmente los salvadoreños nos compran el queso en bloques grandes, y ese bloque ellos lo cortan en pedazos más pequeños, de a libra, los empacan y lo exportan como queso salvadoreño, principalmente, al mercado de Estados Unidos, pero al que llaman el mercado nostálgico”, sostuvo el presidente de APEN, Guillermo Jacoby.

El análisis, con base en datos del Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex), que deberán ser confirmados por el BCN, indica que en todo 2021 El Salvador compró 44.84 millones de kilogramos de queso, por los que desembolsó un total de 130.63 millones de dólares.

En tanto, en 2021 el precio promedio rondó los 2.91 dólares por kilogramo, frente a los 2.86 que se contabilizaba en todo el 2020, es decir, se registró un incremento del 1.7 por ciento.

Por su parte, Guatemala experimentó un aumento del 35.3 por ciento en la demanda del producto; Costa Rica compró 564.4 por ciento más en volumen; Honduras encargó 119.6 por ciento más que en el 2020, y Estados Unidos, que es el segundo mercado de importancia para Nicaragua, pidió 5.1 por ciento.

En promedio, Nicaragua vendió cada kilogramo (2.2 libras) de queso a 3.11 dólares, es decir un poco más de 50 córdobas la libra en todo el 2021.

¿Por qué ha aumentado el precio del queso en Nicaragua y El Salvador?

Actualmente un nicaragüense tiene que desembolsar más de 90 córdobas para comprar una libra de queso, y, según denuncias de la población, este producto ya supera los 100 córdobas en algunos departamentos. Asimismo, medios de comunicación salvadoreños exponen que el precio de este producto ha aumentado hasta 1.50 dólares en su territorio.

Imagen referencial. Archivo/LA PRENSA

Ronald Blandón, gerente de la Comisión Nacional Ganadera de Nicaragua (Conagan), explicó recientemente a LA PRENSA que en estos momentos El Salvador está demandando más queso nicaragüense, por lo tanto, gran parte del producto se está exportando a ese país y Nicaragua se está quedando con menos oferta, lo que provoca el aumento en el precio. Además, dijo, al mismo tiempo los intermediarios aprovechan para aumentar el valor del producto para obtener mayores ganancias.

El Salvador siempre ha sido el principal destino de las exportaciones de queso de Nicaragua. Sin embargo, ese país suele endurecer los requisitos de ingreso de productos lácteos a su territorio para proteger a sus productores cuando se registra una sobreproducción en las fincas lácteas, como consecuencia del fenómeno conocido como “golpe de leche”, el cual suele ocurrir con la entrada del invierno.

“En ese momento los salvadoreños, que tal vez no abastecen ni al 20 por ciento de la demanda de su país, tienen un poquito de leche y entonces vienen de manera cíclica poniéndole trabas al comercio. Pero ahorita que ya entramos al verano, los salvadoreños sí abren las puertas (a los lácteos nicaragüenses). No hay trabas sanitarias y demandan la compra de queso de Nicaragua. Entonces la parte exportadora nicaragüense, que recibe un mejor precio en El Salvador, lo que hace es redirigir la producción de queso y la coloca en esos mercados”, precisó.

Lea además: Por qué los comerciantes ven con preocupación el aumento del precio del queso

Siguiendo esta línea, agregó que “lo poco que queda disminuye la oferta a nivel nacional y ahí es donde se incrementa el precio para el consumidor, lógicamente que los intermediarios son parte de esa cadena”:

El representante gremial aclaró que esta es una situación cíclica que no durará todo el año y que no considera que toda la culpa sea de los intermediarios. “Para mí, la culpa es de la dinámica de la producción estacionada de la leche a nivel nacional y regional”, señaló.

Recientemente, la Cámara Nicaragüense del Sector Lácteo (Canislac) compartió que tenían problemas con la entrada de queso a El Salvador. LA PRENSA intentó comunicarse con el director ejecutivo de Canislac, Óscar López, pero declinó a responder las consultas.

Sin embargo, la semana pasada en declaraciones al oficialista Canal 2, López refirió que los mercados nacionales están abastecidos con queso y que, por lo tanto, no hay motivos para que haya un incremento en el precio de ese producto. También sostuvo que el queso no se está exportando de manera masiva hacia El Salvador y culpó a los intermediarios de especular con el precio del producto.

Archivo/LA PRENSA

Por su parte, Blandón indicó que “tengo entendido que se está superando ese asunto porque hay una fuerte presión de parte de los salvadoreños, porque allá el incremento del precio del queso anda por 1.50 o hasta 2 dólares en el mercado, y estuve escuchando noticias de El Salvador de que están aduciendo que esto pasa porque hay poca oferta como consecuencia de las fuertes medidas que le pusieron desde el año pasado a Nicaragua, pero el Gobierno dice que ahora ya está fluido el comercio y no debería haber problemas de falta de oferta, ni de incrementos de precios”.

El titular del Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) de El Salvador, David Martínez, aseguró a través de su cuenta de Twitter que la producción salvadoreña de lácteos se encuentra en incremento, logrando abastecer la demanda local y aclaró que un grupo pequeño de importadores y comerciantes está especulando los precios.

“Hay muchos comerciantes que se están aprovechando de la especulación y han subido el precio de los lácteos. Junto a la @Defensoria910 vamos a multar a quienes hacen eso. No hay desabastecimiento de lácteos nacionales y ni importados. ¡No permitiremos estas acciones!”, compartió Martínez el pasado 19 de enero.

Y aunque el MAG asegura que no hay desabastecimiento, distribuidores y consumidores de ese país están pagando hasta 1 dólar más por la libra de queso.

Según el diario elsalvador.com, desde octubre del año pasado el queso se ha encarecido, lo que se atribuye a trabas que el Gobierno de ese país impuso al producto nicaragüense. “Los vendedores salvadoreños explican que cuando el ingreso del queso nicaragüense era mayor, el producto era barato y los ganaderos locales tenían que ajustarse a no vender muy caro”, según dicho medio.

El mismo medio informa que los comerciantes están asombrados y los clientes molestos porque una libra de queso cueste 4.75 dólares, 5 dólares y hasta 6 dólares, cuando hasta hace cinco meses el queso tenía un precio desde los 2.50 hasta los 3 dólares.

El diario salvadoreño recogió en un reporte del 18 de enero de este año que los comerciantes afirmaron que “hay varios salvadoreños que tienen sus propios hatos ganaderos en Nicaragua, donde se producen grandes cantidades de queso y a buen precio, porque los costos del manejo y la producción de un hato son cómodos, mientras que en El Salvador todo es caro, hasta para alimentar a una vaca”.

Lea también: Comer queso en Nicaragua se vuelve un lujo. ¿Por qué ha subido tanto su precio y quién puede hacer algo para que baje?

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: