14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Ortega paga lealtad policial con cargos de jefatura: así han aumentado desde 2018

El incremento del personal en cargos de mando se disparó desde el estallido de la crisis sociopolítica de 2018 y los movimientos en asignaciones para personal transitorio podría evidenciar los salarios de los parapolicías

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Aunque según especialistas la descomposición de la Policía Nacional inició con el retorno de Daniel Ortega al poder en 2007, desde el estallido social de 2018 la situación se agudizó. La institución se plegó al régimen y se convirtió en su brazo represor; lealtad que el régimen paga con cargos. Eso provocó que en los últimos años la cantidad de funcionarios asignados a la jefatura central se duplicara y en tránsito se triplicara.

Además, en 2019 y 2020 las asignaciones presupuestarias para el pago de personal transitorio se dispararon. Al coincidir este incremento con la etapa más fuerte de la represión, no se descarta que la entidad mantenga en planilla a los parapolicías que apoyan las acciones represivas. Otro dato que llama la atención de los especialistas es que a pesar del incremento de estudiantes en la academia de la institución, la cantidad de funcionarios asignados a la formación de los agentes se ha mantenido constante en los últimos cinco años.

Según registros del Presupuesto General de la República en 2018, de los 15,222 empleados permanentes que tenía la institución, 1,133 estaban asignados a las actividades centrales de la jefatura nacional. Actualmente son 17,116 empleados permanentes y de ellos 2,441 están asignados a la jefatura nacional.

Lea también: Hostigamiento policial, la principal forma de represión de la dictadura Ortega Murillo, señala organismo

Cambió la estructura del modelo policial

Para especialistas en temas de seguridad que prefieren el anonimato por temor a la represión, el crecimiento desproporcionado de cargos de mando refleja un cambio en la estructura de la institución. Esta pasó de un modelo piramidal, característico de las institución de seguridad pública, a un modelo rectangular.

Según uno de los consultados, en 2006 la proporción de oficiales con nivel de mando en relación con los agentes era de 1 de mando por cada 54 policías de línea. Para 2015 esta relación había pasado a 1 oficial de mando por cada 23 agentes; y por el incremento de los últimos tres años esta proporción tiene que haberse reducido aún más. Pero dado el secretismo que se ha agudizado en todo el aparato estatal, no hay información exacta sobre este ni otros temas referidos al manejo de la institución.

Este cambio en el modelo en la estructura piramidal que caracteriza a todo el cuerpo policial, demuestra que los rangos ya no se otorgan por méritos sino como pago por la lealtad partidaria. Además, ensancha la brecha entre los altos mandos que ganan mucho y los agentes que ganan poco. También incrementa el porcentaje del presupuesto destinado a sueldos y otros beneficios del personal de la institución.

«Lo que tenemos es una Policía Nacional parecida a un enano cabezón: una cabeza grande y un cuerpo pequeño… La deformidad también implica graves efectos en la estructura orgánico-funcional de la Policía. Lo que a su vez impacta en la lógica y funcionamiento del mando vertical y único que caracteriza a toda fuerza policial», dice uno de los especialistas consultados.

También puede leer: Cómo la Policía Nacional pasó a convertirse en la Policía Orteguista

Incremento para salarios no ha sido afectado por la crisis

Incluso, a pesar que la crisis económica que enfrenta el país desde el estallido social de 2018 ha provocado recortes en el Presupuesto del país, la Policía es una de las instituciones menos afectadas; y las partidas asignadas a salarios y otros beneficios que se entregan al personal, permanente y transitorio, no han dejado de crecer.

El mayor incremento, cercano a los 200 millones de córdobas está previsto en el Presupuesto del próximo año; y de acuerdo a la distribución proyectada, se absorberá principalmente en salarios y beneficios otorgados por antigüedad y ubicación al personal permanente.

A criterio de los especialistas, estos incrementos obedecen a que al crecer la cantidad de personal en los cargos de mando, se incrementan los salarios; pero también las partidas destinadas a cubrir una serie de beneficios que ellos reciben. Entre ellos, vehículo asignado, conductor, combustible, mantenimiento del vehículo y otros.

En 2018 de los 3,681 millones de córdobas asignados en el Presupuesto General de la República a la Policía, 1,847 millones se destinaron a salarios y otros beneficios, es decir cerca del 50 por ciento. En 2022 está proyectado que de los 4,048 millones presupuestados, 2,209 se destinen a salarios y otros beneficios; es decir, el 55 por ciento del total. Este incremento, a criterio de los especialistas, refleja el costo que implica el amplio despliegue de efectivos en Managua y otras ciudades.

¿Parapolicías con contratos como personal transitorio?

Como parte de este despliegue, agentes de la Dirección de Operaciones Especiales (DOEP), brigada Los Dantos, técnica canina y brigada de vigilancia y patrullaje, permanecieron durante meses en las calles. Se les veía en barrios, parques, canchas deportivas, paradas de buses, mercados, destinos turísticos y otros espacios públicos. Este despliegue aún se mantiene en muchos lugares de la capital, entre ellos los principales hoteles, rotondas y cerca de universidades.

Un detalle que llama la atención de especialistas es el incremento registrado a partir de 2018 en la partida asignada para salarios del personal transitorio. Los 23 millones de córdobas asignados a esta actividades en 2018, subieron a 64 en 2019, es decir se triplicaron; y en 2020 se quintuplicaron con respecto a 2018, ya que alcanzaron 105 millones.

Puede leer también: Policía Nacional permitió a paramilitares realizar arrestos arbitrarios durante las protestas

Dado el secretismo que caracteriza a la institución, no es posible determinar qué tipo de empleados entran en esta categoría. Pero dado el contexto de incremento de represión, no se descarta que dentro de ese personal transitorio se incluya en planilla a los parapolicías; ya que ellos apoyaran a la institución en las actividades represivas hacia los opositores. Ya que los incrementos en las partidas asignadas para sus salarios, coinciden con las etapas más agudas de la represión.

Personal de formación permanece invariable

Tampoco se descarta que algunos integrantes de estos grupos hayan pasado a formar parte del personal permanente de la institución. La cantidad de empleados permanentes en la policía pasó de 15,222 en 2018 a 17,116 miembros proyectados para 2022. Es decir un incremento de 1,894 empleados permanentes en cuatro años.

Con respecto al incremento del personal permanente, no hay un detalle específico sobre la cantidad de nuevos agentes graduados en la Academia de la policía. Pero los especialistas ven con extrañeza que si ha crecido el número de estudiantes en la academia, el personal destinado a la formación de los policías permanezca invariable.

De acuerdo con los registros de los Presupuestos, en 2018 había 98 personas destinadas a la formación policial. En 2020 salió una persona y desde entonces la planilla mantiene a 97 funcionarios desempeñando esa función.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: