14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Daniel Ortega es el eterno candidato presidencial del FSLN. LA PRENSA/ CORTESÍA/ IHNCA

En Escena | FSLN: ocho elecciones y un solo candidato, Daniel Ortega

El dictador Daniel Ortega ha sido candidato presidencial en ocho ocasiones, imponiendo su voluntad a sus partidarios, a todos los mismos nicaragüenses y pasando encima de la Constitución Política de Nicaragua

El rostro de Daniel Ortega ha estado en la boleta electoral presidencial en las últimas ocho elecciones que se han realizado en Nicaragua, incluyendo estas de 2021.

La dura derrota que sufrió en 1990 lo llevó a elaborar un plan para regresar al poder en el que ha hecho de todo para alcanzar el objetivo.

Lo logró en el 2006, gracias a varios factores, especialmente el pacto con Arnoldo Alemán y desde entonces no se ha querido bajar del poder. En este En Escena la revista DOMINGO hace un repaso de lo que ha ocurrido en cada uno de esos procesos electorales.

LA PRENSA/ ARCHIVO/ CORTESÍA/ IHNCA

1984

Daniel Ortega logró imponerse sobre Tomás Borge para ser el candidato presidencial del FSLN, aprovechando que era el representante del partido en la junta de gobierno. Los sandinistas tenían cinco años de estar en el poder, pero se vieron obligados a realizar elecciones para legitimar el gobierno, que ya era mal visto por Estados Unidos, la iglesia católica y también ya había nacido la contrarrevolución. Los sandinistas torpedearon las negociaciones de los opositores provocando que los principales candidatos, como Arturo Cruz, Virgilio Godoy y Clemente Guido abandonaran la candidatura. Compitiendo contra opositores “zancudos”, ganó Ortega con el 67 por ciento de los votos a su favor.

Lea también: El candidato ilegal

LA PRENSA/ ARCHIVO/ CORTESÍA/ IHNCA

1990

Los muertos por el Servicio Militar Obligatorio (SMO), el exilio de miles de nicaragüenses, la destrucción de la economía y la caída del bloque soviético obligaron al FSLN a adelantar nueve meses las elecciones de 1990. Ortega y Sergio Ramírez repitieron fórmula presidencial. Un total de 14 partidos opositores lograron aliarse en la Unión Nacional Opositora (UNO) con Violeta Barrios de Chamorro como candidata. Ganó la UNO con el 55 por ciento de los votos a su favor, mientras que el FSLN obtuvo el 41 por ciento.

LA PRENSA/ CORTESÍA/ ARCHIVO/ ÓSCAR NAVARRETE

1996

El FSLN se fracturó porque algunos de sus militantes disintieron, en parte porque Daniel Ortega no quería abandonar la conducción del partido ni dejar de ser el candidato presidencial, y formaron el Movimiento Renovador Sandinista (MRS). Ortega se presenta de camisa blanca para cambiar la imagen durante la campaña presidencial pero el cardenal Miguel Obando pronuncia un discurso aludiendo a él como “víbora”. Ganó la alianza del PLC con Arnoldo Alemán como candidato presidencial, obteniendo el 51 por ciento de los votos y Ortega el 37.83 de los mismos.

LA PRENSA/ CORTESÍA/ ARCHIVO DE ÓSCAR NAVARRETE

2001

Daniel Ortega venía de atravesar un momento duro tras ser acusado de violación por su hijastra Zoilamérica, pero Rosario Murillo sorprendió apoyando a su marido en detrimento de su hija. Ortega quiso superar la salida de sus antiguos compañeros al MRS creando la Convergencia Nacional, en la que se unió hasta con antiguos enemigos. Sin embargo, Enrique Bolaños ganó con más del 56 por ciento de los votos y Ortega obtuvo el 42 por ciento, solo dos meses después del atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

Lea también: 73 cosas sobre Daniel Ortega, una de ellas es que quiso ser Hermano Cristiano

LA PRENSA/ ARCHIVO

2006

El pacto con Arnoldo Alemán surtió efecto. Amparado en las concesiones electorales que le hizo Alemán, que le permitió rebajar al 35 por ciento de votos como mínimo para ganar, sumado a que los liberales fueron divididos, Ortega logró ganar las elecciones con el 38 por ciento obtenidos de los votos válidos pero con nueve puntos de ventaja sobre Eduardo Montealegre, quien se apresuró a reconocer la derrota.

LA PRENSA/ ARCHIVO/ ÓSCAR NAVARRETE

2011

Ortega tuvo que violentar la Constitución Política que le prohibía ser candidato de nuevo en el 2011. Lo hizo a través de una sentencia de la Sala Constitucional del poder judicial, emitida por sus magistrados, ordenando al Consejo Supremo Electoral (CSE) que lo aceptara como candidato. Hasta el día de hoy el candidato opositor Fabio Gadea Mantilla denuncia que le robaron las elecciones, ya que el poder electoral le asignó a Ortega el 62.46 por ciento del total de votos.

LA PRENSA/ ARCHIVO/ ÓSCAR NAVARRETE

2016

Lo más llamativo de estas elecciones es que Ortega llevó a su esposa Rosario Murillo como fórmula presidencial. El excontra Maximino Rodríguez, el religioso Saturnino Cerrato y José del Carmen Alvarado fueron los principales contendientes de Ortega. No hubo sorpresas. El poder electoral, todavía manejado por Roberto Rivas, le asignó el 72.5 por ciento de los votos válidos a Ortega y Murillo.

Lea también: Cómo Brenda Rocha pasó de ser «la sonrisa de la revolución» a ficha electoral de Ortega

LA PRENSA/ ARCHIVO

2021

Ortega y Murillo están señalados por crímenes de lesa humanidad después de los más de 300 asesinatos de nicaragüenses durante las protestas de 2018. La dictadura ha obviado los reclamos a nivel nacional e internacional por devolver al cauce democrático a Nicaragua y está ejecutando un proceso electoral sin candidatos opositores realmente representativos, a quienes tiene encarcelados, sino que compite contra cinco candidatos “zancudos”. Las elecciones serán el próximo 7 de noviembre pero desde ya voces nacionales e internacionales califican el proceso como no legítimo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: