14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
Costa Rica

El parque La Merced, en pleno San José, es uno de los lugares donde más nicaragüenses se encuentra. En los últimos meses miles se han exiliado en Costa Rica por la represión de Daniel Ortega. LAPRENSA/J.FLORES

Adiós al parque La Merced: Costa Rica dejaría sin espacio de encuentro a migrantes nicas

Miles de nicaragüenses perderán su tradicional punto de reunión cuando el parque La Merced en San José se convierta en mausoleo y parqueo subterráneo

Sin atreverse a calificarla como una acción discriminatoria, especialistas sociales y ambientales de Costa Rica consideran que la decisión de la municipalidad de San José de convertir el parque La Merced en una plaza y parqueo subterráneo, es “un ataque al uso que se le da actualmente a ese espacio público” y que con ello se despojará de su popular punto de encuentro a miles de nicaragüenses que residen en ese país, quienes se verán obligados a buscar un nuevo espacio para reunirse.

“La arquitectura con la que se diseñará esa plaza estará muy en función de ese mausoleo… rescatará elementos fundamentales de la historia nacional y figuras que le han dado sentido a la idiosincrasia costarricense”, dijo Johnny Araya, alcalde de San José, al anunciar el proyecto que es impulsado por la Academia Morista de Costa Rica y tendrá un costo de 4.5 millones de dólares.

Aunque el proyecto surgió en 2019 —como opción para solucionar la falta de estacionamiento en la capital costarricense— es hasta ahora que podría concretarse.

El parque Braulio Carrillo, conocido popularmente como La Merced, podría convertirse en un mausoleo. En él descansarán los restos del expresidente Juan Rafael Mora Porras y de los generales José Joaquín Mora y José María Cañas. Abajo de dicha plaza se construiría además un parqueo de dos niveles con capacidad total para 400 vehículos; y que según especialistas no deberían construirse porque no se necesitan.

Lea también: «Solo comen una vez al día». Acnur pide apoyo para atender a migrantes nicaragüenses refugiados en Costa Rica

Sin justificación técnica ni social

“No hay justificación a nivel técnico ni de estudio social, entonces yo pensaría que sí va mucho por expulsar a esta población (nicaragüense) que lo usa y puede resultar incómoda a las personas de la municipalidad o a ciertos grupos. Pensaría que si se llega a ejecutar, va a tener un impacto importante en términos de hacer una limpieza entre comillas, dentro de la ciudad de San José”, dice Gustavo Adolfo Jiménez, investigador social de la Universidad de Costa Rica.

Andrea San Gil, fundadora del Centro Para la Sostenibilidad Urbana y cofundadora de la Alianza Global por el Transporte Informal (GPIT por su sigla en inglés), sin conocer los detalles del proyecto, también lo considera innecesario, ya que actualmente en San José existe una sobreoferta de parqueos.

“Los datos nos dicen que por lo menos los parqueos de la municipalidad, que son los que están en la vías cantonales, o sea sobre la calle, tienen apenas un 12 por ciento de ocupación. Es decir, que en todo el día se usan muy poco”, asegura San Gil.

La especialista en temas ambientales refiere que hay poca o nula información sobre las zonas donde se usan más los “mal llamados parqueos públicos, porque en realidad son privados”. Por lo que no entiende a qué obedece en realidad la proliferación de estos espacios que inducen al uso de vehículos. Cuando actualmente la tendencia debería ser desincentivar la construcción de parqueos y en lugar de ellos, crear espacios verdes y promover el uso del transporte público y de otros más amigables con el ambiente.

También puede leer: Ni pandemia ni dificultades de movilización los detiene, nicaragüenses siguen migrando hacia Costa Rica

¿Nuevos espacios para nicaragüenses?

Jiménez explica que no es la primera vez que en Costa Rica se toman decisiones de este tipo, con respecto a los espacios públicos. Antes se hizo con la Plaza de la Cultura, el parque Central, el Paseo de los Estudiantes y otros. En ninguno de ellos se trabajó en función de las personas que los usan, sino de limitar el uso de los espacios públicos, es decir, de controlarlos, para que no haya estancias largas, sino de circulación.

El sociólogo considera que el parque La Merced es muy importante para la población nicaragüense que vive en Costa Rica, ya que históricamente este ha sido punto de reunión con familiares, amigos o compatriotas. Ahí se juntan para conversar sobre lo que está pasando en su país o para degustar comidas tradicionales o realizar intercambios culturales y nada de eso se está valorando en los estudios del proyecto.

“Simplemente se aborda de manera muy incipiente el costo beneficio del proyecto. Incluso si vemos el informe de factibilidad del proyecto, no tiene un detalle importante en términos de la movilidad sustentable que se promueve en las ciudades. Sino que más bien, promueve el uso de carros, que entren más carros a la ciudad y con ese discurso, colateralmente se está eliminando este espacio de encuentro de las personas nicaragüenses”, señala el sociólogo costarricense.

Para Jiménez, el proyecto no es justificable ni en términos culturales ni de movilidad sustentable. Él considera que al concretarse, provocará una transformación de la ciudad. Pero también obligará a los nicaragüenses a buscar nuevos espacios para encontrarse.

En declaraciones a medios costarricenses, algunos usuarios del parque La Merced ya consideran nuevas opciones, entre ellas reunirse en el parque del Ministerio de Salud, el Central o La Sabana, aunque de momento estén cerrados por la pandemia.

Le puede interesar: Xenofobia y discriminación agudiza la difícil situación de los nicaragüenses en Costa Rica

Destierro o despojo para sus usuarios históricos

“Va a haber un movimiento hacia otros espacios. Pero esto será como un destierro o un despojo de un espacio que históricamente ellos han utilizado. La justificación es que el parque es anticuado, que no responde a los estándares de una ciudad del siglo XXI. Pero bajo ese criterio, el proyecto podría desarrollarse en cualquier parque de la ciudad de San José”, asegura Jiménez.

Para el sociólogo, el parqueo subterráneo no debería ejecutarse porque no va acorde a las nuevas tendencias y con respecto al mausoleo, considera que debería consultarse a los usuarios de ese espacio, cómo consideran que debe transformarse.

Por su parte San Gil opina que si se construyen 400 parqueos subterráneos, deberían quitarse una cantidad similar de parqueos de la superficie. Con eso se beneficiaría la ciudad, porque a esos terrenos se les podrían asignar otros usos; entre ellos áreas verdes, ciclovías y otros. Insiste en que la lógica debería ser, que si el parqueo se tiene que construir, que sea para beneficiar a la ciudad.

San Gil no quiere pensar que el objetivo del proyecto es desalojar a los migrantes que históricamente han utilizado ese espacio como punto de encuentro, pero admite que existen otros espacios donde sería indicado construir un parqueo subterráneo. Ella espera que las personas hagan presión para que se les tome en cuenta a la hora de tomar decisiones con respecto al uso de los espacios, para que estos sean en beneficio de todos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: