14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

El papanicolaou permite la detección temprana del cáncer de cuello del útero. foto: Archivo LA PRENSA.

Minsa reduce las pruebas para detectar cáncer cervical, uno de los más letales para las mujeres en Nicaragua

Para 2024 el Minsa redujo la meta de aplicación de pruebas de papanicolaou respecto a las que realizó el año pasado. Especialistas explican por qué preocupa esto

Mientras implementa una campaña de vacunación contra el Virus del Papiloma Humano (VPH) a niñas entre 10 y 14 años, el Ministerio de Salud (Minsa) redujo la meta de pruebas de papanicolaou para 2024 que aplica a mujeres entre 15 y 99 años. Esta prueba se utiliza para detectar lesiones en el cuello del útero, que son las primeras señales del cáncer cervicouterino y la presencia del VPH.

Para 2024, el Minsa programó 1.05 millones de pruebas de papanicolaou, es decir, 118,048 menos que las 1.17 millones que proyectó para 2023, según datos del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Pese a que en 2023 el Minsa proyectó una mayor cantidad de pruebas que las realizadas este año, aplicó 14,566 pruebas más, lo que evidencia que el sistema de salud tuvo más demanda que la que estimó ese año. Y aún así para este 2024 redujo su meta.

Un ginecólogo, consultado bajo condición de anonimato por temor a represalias del régimen orteguista, aseguró que no tiene lógica que el Minsa reduzca las pruebas del papanicolaou cuando la población incrementa año con año y refirió que esto disminuye la capacidad de acción del sistema sanitario para detectar y dar respuesta a los casos de cáncer de cuello uterino.

“Si el papanicolaou no se hace, se pierde la oportunidad de salvar vidas de mujeres. Cuando se detecta el cáncer, se puede extraer el útero y la mujer se puede salvar”, añadió.

El Minsa no explica los motivos por los que reduce la meta de aplicación de los papanicolaou. foto: Archivo LA PRENSA.

Para 2024, el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide) proyecta una población de 6.87 millones de personas. De estas, 3.42 millones mujeres y 3.39 hombres. Sin embargo, el Minsa apunta a la población femenina entre 15 y 99 años, es decir 2.52 millones de personas.

“Este gobierno ha venido maquillando los datos y por un lado baja las metas y por otro se presenta como sobrecumplidor, cuando en realidad no está cumpliendo con la necesidad real de pruebas y atención médica”, dijo a LA PRENSA Ana Quirós Víquez, feminista y gestora en salud comunitaria.

Lea tambien: Minsa aplica segunda dosis de vacuna contra el VPH, pero urge campaña más visible

El cáncer de cuello uterino se ubica entre las primeras causas de defunciones por tumores malignos en los últimos cinco años. En 2023, esta fue la cuarta causa de muertes por tumores malignos y en 2022 fue la tercera, según estadísticas del Minsa.

En los últimos cinco años, 1,175 mujeres han fallecido por tumores malignos de cuello uterino, siendo 2022 el año en que más decesos se produjeron con 270 casos, mientras que en 2023 unas 225 mujeres fallecieron por esta causa.

Vacuna no es excusa para reducir pruebas

El ginecólogo consultado bajo condición de anonimato refirió que el Minsa no debería reducir la meta de pruebas mientras realiza una campaña de vacunación en la que contempla inmunizar a 260 mil niñas entre 10 y 14 años contra el Virus del Papiloma Humano (VPH).

“Los efectos de la vacunación se van a ver dentro de 20 años porque quienes se mueren son personas de más de 30 años. Entonces, en 20 años se verá la disminución de muertes de las niñas que hoy son vacunadas”, dijo el especialista.

Lea también: Nicaragua con más casos de tuberculosis en 2023, mientras reduce dosis de vacunación

Entre el 6 y el 10 de mayo, el Ministerio de Salud (Minsa) aplicó 38,141 dosis de vacunas contra el Virus del Papiloma Humano (VPH), de las 260 mil que prevé aplicar antes del 15 de junio de este año. Sin embargo, esta cartera no ha brindado mayor información sobre la estrategia de vacunación.

“La forma de saber si esta vacuna será efectiva es mantener el PAP. Solo de esta forma se puede saber si está previniendo la enfermedad. No tiene lógica para reducir y no sabemos de cuánto es la cobertura de las pruebas porque no hay más información que los números”, añadió.

Además, el especialista señaló que la crisis que enfrenta el sistema de salud nicaragüense con la fuga de trabajadores sanitarios, podría incrementar las deficiencias en la aplicación de pruebas.

“Eso provoca que los papanicolaou sean mal tomados. En mi experiencia, una buena parte de esos exámenes son mal tomados. Por eso, la fuga de personal de salud con experiencia puede afectar en la calidad y en las metas”, dijo el especialista.

En los primeros tres meses del año 2024, unos 576 trabajadores sanitarios abandonaron el sistema de salud pública, según revelan datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), mientras el Ministerio de Salud (Minsa) no informa los motivos por los que este tipo de personal se disminuye mes a mes en los últimos dos años.

Es necesario que se implementen más campañas

Por otro lado, Quirós consideró que en Nicaragua urgen campañas de prevención y detección temprana del VPH y el cáncer de cuello del útero a través del papanicolaou. Al respecto, consideró que a través de campañas educativas podría ser posible que las mujeres venzan el machismo y acudan a realizarse las pruebas.

“Debe haber más campañas educativas para que las mujeres sepan cómo prevenirlo y cómo detectar señales de riesgo. Pero ninguna de estas cosas se están haciendo. Las campañas lo único que hacen es promover las figuras de la Presidencia como que si con eso se resolviera algún problema de salud”, dijo Quirós.

Lea también: Minsa oculta datos sobre la situación del dengue en Nicaragua

El ginecólogo consultado bajo condición de anonimato coincidió con Quirós y añadió que la campaña también debe enfocarse en educar a toda la familia que, muchas veces, impide que las mujeres se realicen la prueba.

“En mi experiencia, a las personas de zonas rurales, no les gusta mucho practicarse el papanicolaou. Hasta cuando están embarazadas se logra hacerles el examen. A veces había problemas en los hogares con los esposos que no permitían que las mujeres se practicaran estos exámenes”, dijo el especialista.

Nacionales cáncer cérvico uterino Ministerio de Salud VPH

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí