14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Yaremi Fernández, esposa del occiso, describió a Arcia como “un hombre sin vicios, dedicado a su familia”. LA PRENSA/Cortesía

Familia de nicaragüense fallecido en accidente en Atlanta solicita ayuda para su repatriación

Juan Carlos Arcia Urbina iba para su trabajo en una fábrica de colchones cuando un conductor a exceso de velocidad le invadió carril

Los sueños con los que llegó Juan Carlos Arcia Urbina junto a su esposa a Estados Unidos hace año y medio, fueron truncados el pasado lunes 13 de mayo. Urbina falleció producto de un accidente de tránsito en Atlanta, Georgia, cuando otro conductor, en aparente estado de ebriedad y a exceso de velocidad, invadió el carril y colisionó contra el auto del occiso.

La esposa de Arcia, Yaremi Fernández Díaz, contó a LA PRENSA que Juan Carlos desde enero de 2023 trabajaba en una fábrica de colchones, y que, al momento del accidente, éste se dirigía rumbo a su trabajo. “Era un hombre sin vicios, no fumaba ni bebía (alcohol)”, comentó Fernández.

En medio del dolor por la pérdida de su esposo, Fernández lo recordó como un padre dedicado a su familia, “aunque él viniera cansado del trabajo siempre tenía tiempo para su hijo y para mí”.

Lea también: Accidentes de tránsito e infartos siguen arrebatando la vida de los migrantes nicaragüenses en EE. UU.

Arcia tenía 25 años de edad y el 20 de junio celebraría su cumpleaños número 26. Fernández añadió que hace 21 días su esposo había sufrido el fallecimiento de una hermana, “por lo que él andaba algo deprimido, lo afectó mucho la muerte de su hermana”.

Hasta el momento las autoridades policiales de Atlanta le han confirmado a Fernández que el responsable de la tragedia “es un hispano de apellido García y que harán justicia por mi esposo que era un joven muy sano”. La policía también informó a la viuda de Arcia que el otro conductor se trasladaba a exceso de velocidad y bajo los efectos del alcohol, lo que provocó el fatídico accidente vial.

Repatriación y justicia para Arcia

Arcia y su esposa, originarios del barrio La Primavera, en Managua, llegaron a Estados Unidos el 28 de noviembre de 2022. Procrearon un hijo juntos, actualmente de cinco años. Fernández afirmó que salieron de Nicaragua para encontrar una mejor vida “en el país de las oportunidades y darle un futuro mejor a nuestro niño”.

“Yo solo quiero justicia por la muerte de mi esposo, no quiero dinero de parte del responsable”, señaló Fernández, quien se encuentra en los trámites funerarios de su esposo para poder ser repatriado a Nicaragua.

Puede interesarle: Alcaldía sin terminar la micropresa que ayudaría al drenaje de Managua ante inundaciones

Hasta el momento la viuda de Arcia no conoce la cantidad que será cobrada por la funeraria encargada de la repatriación, sin embargo, solicita a los lectores de este diario su colaboración para poder cubrir estos gastos, ya que no cuenta con los recursos económicos suficientes.

Si usted desea colaborar con la repatriación del cuerpo del nicaragüense, puede realizar transferencias a través de Zelle al número (678) 598-4809 o en la cuenta bancaria de Wells Fargo #6413254860, ambas opciones a nombre de Yaremi Dayana Fernández Díaz.

Fernández también dispone la información de la mamá de Arcia en Nicaragua, Irene Elizabeth Urbina, y su contacto +505 7804-5801 para quienes “deseen hacer cualquier donativo, que la cantidad que sea será recibida de corazón para que nosotros le podamos dar a mi esposo cristiana sepultura en nuestro país Nicaragua”.

Según un conteo de los casos realizado por LA PRENSA, arroja que en los primeros 13 días de mayo la cifra llegó a siete connacionales que murieron en suelo norteamericano.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí