14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Norma Helena Gadea: radiografía de una voz portentosa

Pocas voces femeninas en la historia de Nicaragua han cautivado por su prodigio y atrapado tantos elogios, como la voz de Norma Helena Gadea. Poetas, escritores y músicos destacan el portento de esa poderosa voz que transmite sentimientos con intensa expresividad

Quiso la fortuna que aquella voz que buscaba impartir justicia en la carrera del Derecho se apartara de los corrillos judiciales y en vez de dictar sentencias en salas de encausados, cantara sobre el amor, la devoción religiosa y las injusticias sociales.

Porque debe saberse que antes de llegar a los escenarios y estudios de canto, la voz de Norma Helena Gadea Avilés (el cuerpo de donde nace esta historia) estuvo dos años aprendiendo sobre Derecho y aprendiendo teorías de la justicia allá por 1972, cuando tenía 17 años.

Antes de ese salto en el tiempo, vamos al génesis de esta historia: la voz de Norma Helena, o su llanto, se escuchó por primera vez el 28 de diciembre de 1955, en Ocotal, departamento de Nueva Segovia; ahí nació en el seno de una familia muy culta donde la palabra y las ideas eran las principales fuentes de trabajo. 

Su madre Carmencita Avilés era una respetada cantora de tangos, destacada oradora en eventos culturales, y su padre, Heriberto Gadea Mantilla, un exitoso empresario radial, pionero y actor de radioteatro que tocaba la guitarra y componía canciones y obras teatrales.

Norma Helena Gadea con su canto en las jornadas revolucionarias. (Cortesía)

De modo que la herencia genética, el arrullo maternal desde la cuna y el ambiente inundado de notas musicales y cultura acompañaron la infancia de la pequeña Norma quien, desde sus primeros años escolares, ya destacaba en coros y actos culturales de su ciudad natal.

Luego creció y alcanzó la adolescencia, esa edad en que se anidan los anhelos de justicia y cambio, y junto a su mochila y libros de Derecho cargó con su guitarra y se fue a Managua a estudiar leyes, carrera que para bien del arte no concluyó por dedicarle sus energías al canto y la música.

Parte de esta historia, hasta aquí contada, fueron narrados por la propia voz de Norma Helena en diferentes entrevistas a Magazine y La Prensa. Sin embargo, nunca, en sus múltiples entrevistas, habló del factor más esencial en su trayectoria artística: su voz.

Ahora que por condiciones médicas se encuentra en silencio y no puede hablar de sí, retomamos la opinión de diversos artistas, poetas y escritores para describir la tesitura de voz de Norma Helena y descifrar el encanto que ella esconde.

¿Qué despierta la voz de Norma Helena?

A Carlos Mejía Godoy, quizás el máximo compositor y cantante de la historia musical de Nicaragua, la voz de Norma le despierta emociones intensas, le revive nostalgias, lo lleva al pasado, lo traslada de la felicidad y la alegría a la congoja, según la canción que de ella escuche. 

“Considero que en Norma Helena se juntan diversos factores que hacen de ella una de las cantoras más destacadas de las últimas décadas de Nicaragua”, dice Carlos Mejía, reflexionando que pocas veces la gente se detiene a analizar por qué nos atrapa una voz o una melodía.

“Canta con el alma entera”, dice Carlos Mejia Godoy de Norma Helena Gadea.

“Hay en ella no solo una voz extraordinaria que heredó de sus padres, don Heriberto Gadea y doña Carmencita Avilés, sino que aparte de su timbre, de su sonoridad, de su tesura, ella pone ese duende del que hablaba el poeta García Lorca”, destaca el compositor de Nicaragua, Nicaragüita.

Para Carlos Mejía, Norma Helena posee “ese misterioso don de entregarse a plenitud en cada canto, en cada verso, y en cada sílaba”.

“No peco de exagerado al decir que Norma Helena es nuestra Mercedes Soza nicaragüense, porque tanto ella como la célebre artista argentina no se conforman con interpretar cada trova con profesionalismo, sino que las recrean”, expresa y luego explica.

“Cuando hablo de recrear me refiero a que incorpora elementos que tienen que ver con el contexto y circunstancias de cada interpretación. Canta igual para cuatro personas que para un auditorio con más de mil almas, a mí me encanta no solo oírla cantar, sino verla, porque no canta solo con la garganta extraordinaria que desarrolló, sino con las manos, con los ojos, con la piel, con el alma entera…”, comenta el prolífico compositor.

“Una voz que envuelve y arrulla”

La biografía universal resalta a Norma Helena como cantante de música vernácula y testimonial. Destacan de ella su voz de potentes registros “que van desde el más tierno susurro a la desbordada queja”.

“Norma Helena se ha apropiado de la música vernácula nicaragüense, dominada por hombres, y le ha imprimido un particular sello desde su condición de mujer, especialmente a las composiciones de los tres grandes de la música nicaragüense: Camilo Zapata, Carlos y Luis Enrique Mejía Godoy”, resalta de ella una de tantas páginas web en el vasto universo del internet.

¿Pero cómo es en realidad esa voz? ¿Qué la caracteriza? ¿Cómo se clasifica dentro de las categorías de voces?

Un artista nicaragüense que ha compartido escenarios por años con Norma Helena, estudioso de su voz para asegurarle acordes musicales afines al timbre de su voz, caracteriza la identidad sonora de ella entre contralto y mezzosoprano.

“Según la literatura universal del canto, las voces femeninas se destacan por su rango vocal entre soprano, contralto y mezzosoprano”, explica desde la condición de anonimato por prudencia.

Señala que la voz mezzosoprano está por encima de las voces de contralto y por debajo de las sopranos, que son las más agudas y altas.

“La diferencia entre las cantantes sopranos y las mezzosopranos es que el tono de estas últimas es más rotundo y profundo que el de las primeras”, añade y luego ubica la voz de Norma Helena en una categoría especial.

“La voz de Norma ha oscilado entre contralto, cuando era más joven y mezzosoprano en su madurez. Anotá bien esto: entre las voces femeninas, las cantantes de contralto son las más difíciles de encontrar. Es una voz difícil de hallar, ni el 5 por ciento de las mujeres del mundo la tienen”, dice. 

“Este tipo de voz no se puede cultivar ni aprender, viene por herencia genética y sí, se puede degradar con los años y el descuido. Pocas voces como esas podés encontrar en la industria musical y te puedo citar a dos de ejemplo: Laura Pausini que es más moderna y Mercedes Soza que es más contemporánea con Norma Helena”, dice el músico.

“Andá poné en Youtube Pajarita de la Paz o la versión de Cara al Sol, que son de una época anterior a los 90, y vas a notar las tesituras de altos y tonos sostenidos en la voz de Norma Helena. Es un timbre de voz lleno de calidez, que envuelve y arrulla”, explica el músico.

“Norma Helena es la mejor intérprete de mis canciones”, dice Luis Enrique Mejía Godoy.

“En su voz reina la vida”

A mediados de la década del 2000 al escritor Sergio Ramírez Mercado le preguntaron en España sobre Norma Helena Gadea, a propósito de un proyecto cultural en el cual participaba la artista nicaragüense, grabando un disco con canciones de tango.

El escritor no escatimó palabras de elogio a la cantora nicaragüense: “Siempre he amado la voz de Norma Helena como algo que viene de la gracia y me deja en estado de gracia. Es lo que en buen romance debemos llamar epifanía porque significa el encuentro con el milagro. Y los milagros, ya se sabe, no existen todos los días, ni ocurren en todas las voces”.

“La voz de Norma Helena viene siempre de lo hondo y recuerda soledades cuando nos acompaña y apaña. Y hay no pocas canciones de su repertorio que me seducen, porque al fin y al cabo uno tiene que escoger”, dijo Ramírez.

“Pero si me preguntaran por una me quedaría con los Mareados, el tango de Cobián y Cadicamo, por ejemplo, porque la voz de Norma Helena existe entre muchas vidas que tiene para los tangos. Porque no hay una voz que valga la pena, literalmente que valga la pena, si no se nos entrega húmeda de lágrimas. Las lágrimas del desprecio, del olvido, de la despedida, de que ya somos viejos y ni cuenta que nos dimos…”, expresó.

Y remató su elogió con una genialidad que destaca la expresividad de ella en el canto: “¿Y por qué no hablar de la inocencia? La voz de Norma Helena es el espejo en el que se mira sonriendo esa niña grande, espejo en que también nosotros nos miramos. Una inocencia que está siempre llena de alegrías y que nos enseña el valor del entusiasmo, de la esperanza. Todo podemos esperarlo esperanzados de esa voz, porque en ella reina la vida”.

“Cantaba con el corazón”

La poeta y escritora Gioconda Belli vio nacer y crecer culturalmente a Norma Helena Gadea con pocos años de diferencia.

Mientras ella escribía, Norma Helena cantaba y coincidieron muchas veces en eventos culturales, recitales y conciertos en los años 70 y 80.

En 2017, cuando Norma Helena cayó enferma y entró en dificultades económicas para costear los gastos médicos, varios artistas e intelectuales se reunieron en Managua para recaudar fondos en solidaridad con la cantora.

Norma Helena y su hija Candelaria. (Foto Magazine/LA PRENSA)

En la antigua Ruta Maya, un centro cultural de Managua, Gioconda Belli llegó a recitar unos poemas suyos y destacar la trayectoria cultural de Norma Helena y sus cualidades humanas.

Al igual que Sergio Ramírez y Carlos Mejía, ella destacó la pasión y amor con que Norma interpretaba sus canciones: “Con intensa expresividad”.

“Cuando la oí cantar Gracias a la vida, no sé de dónde le salía tan bella voz, porque ella es toda bella por dentro y por fuera, pero esa noche su voz era mágica y es porque no cantaba con la garganta, cantaba con el corazón… Entonces tuve que dar gracias a Norma Helena porque con su voz nos ha dado tanta alegría, felicidad, tanto canto…”, dijo Belli en aquella ocasión.

Y en esta poética descripción de Belli sobre Norma Helena, coinciden Luis Enrique Mejía Godoy y el músico compositor Luis Pastor González.

“Una voz potente llena de ternuras”

“Norma Helena Gadea es una amiga del alma y una de las voces más importantes de la canción nicaragüense. La conozco desde hace mucho tiempo y hemos compartido escenarios en conciertos en Nicaragua, América Latina y Estados Unidos”, comentó Luis Enrique a DOMINGO.

Para el prolífico cantautor, Norma Helena es, sino el mejor, uno de los talentos femenino más grandes de Nicaragua en las últimas décadas.

“Además considero que ella es la mejor intérprete de mis canciones. Norma Helena es una extraordinaria mujer, una guerrera y luchadora incansable por los derechos de la mujer y representa la dignidad y el coraje de la mujer nicaragüense”, comenta y destaca, a la vez, la fortaleza de su voz.  

“Su voz potente y a la vez llena de ternura, es reconocida dentro y fuera de nuestro país. Se ha ganado el respeto, la admiración y el cariño de nuestro pueblo”, exalta, destacando además una virtud de la artista más allá de su voz y talento: su solidaridad.

Una voz prodigiosa 

Y en esto amplía el músico Luis Pastor González, quien ha acompañado a Norma Helena en múltiples escenarios y eventos.

“Conozco a Norma desde mi adolescencia, siempre la he considerado como una de las intérpretes más importantes del canto nicaragüense y latinoamericano; tiene una gran voz, potente y dulce, que inunda todo el ambiente de dulzura”, platica.

Normas Helena y Mercedes Soza, dos grandes voces latinoamericanas. (Cortesía)

Destaca que algo que caracteriza a Norma Helena es su entrega en los escenarios sin pensar en la recompensa: “Ensaya durante días, cuida su voz, se enfoca en darle sentimientos, se pone sentimental y a veces llora de emoción…”

No importa el tema, el evento o la letra, dice: “Da lo mejor de su voz, igual canta con pasión temas románticos que temas sociales y cantos tradicionales como los de la Purísima y Navidad”.

En efecto, Norma Helena Gadea realizó adaptaciones y arreglos a los cantos tradicionales de la Purísima y desde hace años se voz suena en las celebraciones de las fiestas marianas dentro y fuera de Nicaragua.

Según Luis Pastor, Norma Helena no le mete pasión solo al canto, sino también a las actividades culturales donde se le invita en solidaridad con diversas causas sociales.

“Siempre ha sido una aliada de muchos proyectos de solidaridad dando su voz, su ternura, su pasión en proyectos sociales y homenajes para recaudar fondos para causas benéficas, rescatando del olvido temas de compositores olvidados”, dice.

Luego cita algunos eventos: Teletón, campañas por las víctimas del nemagón, actos por las mujeres con cáncer de mama, conciertos por los niños con cáncer y por la niñez discapacitada, homenaje a Fray Odorico D’Andrea y hasta cantos a la Virgen María.

“No importa dónde cante, siempre se entrega. Su voz es de las mejores voces que ha visto en la historia de Nicaragua; cuando vos escuchás cantar a Norma Helena simplemente lo hace con el alma, con una voz prodigiosa que difícilmente vas a volver a escuchar en el país”, dice.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí