14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Ni los cruceros quieren atracar en Nicaragua, eso golpea al turismo. Esta es la posible razón

Desde 2020 ningún crucero atraca en los puertos nicaragüenses y no hay señales de que estas naves regresen a los puertos locales. Esto es lo que dicen fuentes

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Tres décadas de esfuerzo de los empresarios del sector turístico, apoyados en algún momento con políticas gubernamentales para colocar a Corinto y San Juan del Sur en el mapa de destino de los cruceros, se fueron al traste como consecuencia de la represión con la que el régimen Ortega Murillo frenó el estallido social de 2018 y mantiene reprimida a la oposición. Desde 2020 no atraca ni un solo crucero en las costas nicaragüenses y aunque para el 2024 hay cuatro que pasarán, las estancias en el país son de pocas horas, por lo que no hay seguridad de que sus pasajeros bajen a realizar algunas visitas o compras.

El informe de las estadísticas de turismo de 2022 que publicó recientemente el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur), detalla que en 2021 y 2022 no ancló en las costas nicaragüenses ningún crucero. Por tanto ni un solo crucerista ingresó al país. Además, durante el 2023 ni los medios oficialistas ni el Intur reportaron el arribo de ninguna de estas naves a los puertos de Corinto y San Juan del Sur, que son los destinos preparados para recibirlos.

La ausencia de cruceros en las costas nicaragüenses es un retroceso que acaba con más de tres décadas de esfuerzos de los empresarios del sector turístico por atraer a esos visitantes, que aunque permanecían pocas horas en tierra invertían en viajes a las ciudades cercanas, compra de alimentos, bebidas y artesanías.

Lea también: Cierran más de 3,200 restaurantes y cafeterías en Nicaragua, siendo Managua la más golpeada

Años de trabajo perdidos

Tomó varios años consolidar esta actividad y su mejor desempeño se registró en 2019 cuando, de los 68 cruceros que anclaron en el país, 85,537 pasajeros bajaron de las naves y 55,750 realizaron visitas y compras en las zonas cercanas a los puertos.

Según la encuesta de turismo que realizó en el último trimestre de ese año el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), los visitantes que ingresaron al país por vía acuática en promedio permanecieron un día en el país y gastaron 48.3 dólares, por lo que las visitas y compras de los cruceristas generaron ese año unos 2.70 millones de dólares, monto que en lugar de crecer se dejó de percibir desde 2021.

“Fue un trabajo de mucho tiempo del sector privado exclusivamente. En aquellos años, durante el gobierno de doña Violeta Barrios de Chamorro, el trabajo de convencimiento para que entraran a Nicaragua lo hizo Careli Tours. Una vez logrados los contratos, el Gobierno apoyó con los temas logísticos en los puertos. Algunos años después entró también Grayline Tours Nicaragua con más barcos”, señala un empresario y exdirigente de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua (Canatur), que por temor a represalias solicita anonimato.

Canatur era una de las cerca de treinta cámaras empresariales que integraban el Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), en marzo de 2023 Daniel Ortega les canceló la personería jurídica, confiscó todos sus bienes y una semanas antes había desterrado a varios dirigentes empresariales. Entre ellos altos directivos del Cosep, el presidente Michael Healy, fallecido recientemente en el exilio; el vicepresidente Álvaro Vargas y al expresidente José Adán Aguerri.

Nicaragua ya no es un país seguro

El dirigente gremial coincide con otros empresarios en que con la situación de zozobra que enfrenta Nicaragua a consecuencia de la represión gubernamental, la imagen de país seguro se perdió. Por tanto, ninguna empresa de cruceros expondrá a sus pasajeros; además, difícilmente los cruceristas elegirían un itinerario que incluya a Nicaragua.

“La imagen internacional de Nicaragua no es la de un país seguro y los cruceros no van a arriesgar a sus turistas en un destino que no consideran seguro, y a la vez los mismos turistas por la misma razón no optan por comprar excursiones en un destino con esa imagen. Hemos retrocedido treinta años en ese sentido. Es lamentable”, asegura el exdirigente de Canatur.

Al temor e inseguridad que se vive en Nicaragua por causa de la represión, se suma la advertencia de Estados Unidos de los peligros que se corren al visitar Nicaragua. “Puede ser que las alertas de Estados Unidos influyan en la decisión de no retomar el destino”, señala un empresario del sector turístico.

También puede leer: Cierran más de 100 establecimientos de alojamiento turístico en Nicaragua, revela el Intur

No todos los cruceros bajan sus anclas

Hace algunas semanas ese país actualizó la alerta que advierte a sus ciudadanos que reconsideren viajar a Nicaragua porque las autoridades aplican arbitrariamente las leyes, por tanto, se corre riesgo de detención injusta, la disponibilidad de atención médica es limitada, y se debe tener mayor precaución por la delincuencia.

Según los empresarios del sector, es “muy difícil predecir” si los cruceros volverán a anclar en puertos nicaragüenses, ya que no han visto al Intur ni al resto de instituciones locales realizar ningún esfuerzo para mejorar la imagen del país. “Muy por el contrario…”, lamenta uno de los empresarios consultados.

Según el sitio web CruceroMapper, durante el 2024 cuatro cruceros tienen previsto cruzar las costas nicaragüenses. El CMV Vasco da Gama-Nicko tiene planeado navegar en la costa de San Juan del Sur el sábado 16 de marzo entre las 9 y 19 horas; el MS Nieuw Ámsterdam estará en la costa del puerto de Corinto el sábado 12 de octubre entre las 8 y las 15 horas; y el Neptuno Vikingo lo hará el domingo 20 de octubre. Mientras que el MS Roald Amundsen incluye a Corn Island en su itinerario del viernes 4 y sábado 5 de octubre, sin embargo, no tiene hora confirmada.

Puede leer también: Terminal de cruceros subutilizada en San Juan del Sur

Terminal de cruceros en San Juan del Sur

Aunque existan estas programaciones, no hay certeza si atracarán en los puertos locales y sus pasajeros bajarán a realizar algún recorrido, ya que su presencia en las costas no lo garantiza. De hecho, según los reportes históricos del Intur no todas las naves que se acercan a las costas locales atracan en los puertos.

Por ejemplo, el anuario de 2017 detalla que ese año 88 cruceros navegaron en las aguas locales, pero solo 81 anclaron en los puertos nicaragüenses. Además, de los 139,013 pasajeros y tripulantes que viajaban en estas naves, solo 52,201 hicieron tours en las cercanías de los puertos a los que llegaron.

Ese fue el esquema que se manejó desde finales de la década de los noventa, cuando por esfuerzos de los empresarios del sector, especialmente de Careli Tours a la que luego se sumó Grayline Tours Nicaragua los viajeros de los cruceros incluían en sus paquetes las actividades que estas turoperadoras les ofrecían durante su corta estancia en el país.

Llegan más cruceros a Costa Rica

En el caso de los cruceros que llegaban al puerto de Corinto generalmente los llevaban a León, León Viejo y al volcán Cerro Negro, donde se hizo popular el deporte extremo, sandboarding o surfeo sobre arena. En los últimos años la mayoría de cruceros optaban por desembarcar a sus pasajeros en San Juan del Sur, donde con una inversión de cuatro millones de dólares, 2.5 millones otorgados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) se construyó una Terminal de Cruceros que terminó siendo subutilizada y podría seguir así, ya que no hay señales de que los cruceristas vuelvan a descender a suelo nicaragüense.

Pero mientras Nicaragua dejó de recibir estos barcos, durante la temporada 2023-2024 que se extiende entre octubre de 2023 y mayo de 2024, su vecina Costa Rica recibirá a más de trescientos, cifra superior a los 250 de la temporada anterior.

De ellos, 103 anclarán en Puerto Limón donde actualmente se construye una Terminal de Cruceros, y en los otros cinco puertos habilitados para atenderlos: Puntarenas, Caldera, Quepos, Golfito y Playas del Coco. Según las estadísticas del Instituto Costarricense de Turismo, en promedio los cruceristas permanecen menos de un día en el país y el gasto promedio diario es de unos 70 dólares por persona.

Según la entidad, durante las pocas horas de desembarco lo mínimo que genera la visita a los puertos costarricenses de los cruceros de expedición o de lujo, son unos 56 mil dólares. Eso implica que los trescientos que llegarán a sus costas durante la temporada actual que concluye en mayo, le generarán al país unos 16.80 millones de dólares, cifra que podría estar sumando a los ingresos que genera el turismo en Nicaragua, pero que la zozobra política que provoca la represión gubernamental, impide que esta oportunidad se aproveche.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí