14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Cierran más de 100 establecimientos de alojamiento turístico en Nicaragua, revela el Intur

Cifras del Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) revelan que en el 2022 ocurrió una masiva pérdida de establecimientos dedicados al alojamiento de turistas, pese al supuesto arribo masivo de turistas por el Aeropuerto de Managua

En medio de la supuesta recuperación económica y reactivación de la actividad turística que reportan las autoridades, hasta 2022 Nicaragua seguía perdiendo capacidad para albergar a sus visitantes. Entre 2017 y 2022 el país perdió 237 establecimientos de alojamiento. Pero casi la mitad, 106 establecimientos, no cerró en 2018 cuando estalló la crisis sociopolítica, ni durante la pandemia de 2020, sino en 2022. Estos cierres, redujeron en 3,441 habitaciones y 6,087 camas la capacidad de albergue del país. Pese a este retroceso, el Intur dice que las inversiones turísticas no se han detenido, aunque estas son locales.

Según el boletín de estadísticas turísticas de 2022, que esta semana el Instituto Nicaragüense de Turismo (Intur) publicó después de un año de atraso, en 2017, aprobaron 39 proyectos turísticos, por un monto total de 26.44 millones de dólares. De ese monto, 26.88 millones era capital nacional y 1.56 millones inversión extranjera.

A partir de ese año, la cantidad de proyectos se redujo considerablemente y desde el 2019 no se invierte ni un solo dólar proveniente del exterior en proyectos turísticos. El peor año para las inversiones turísticas fue el 2020, cuando el Intur solo aprobó tres proyectos, por un monto de 5.53 millones de dólares, de capital nacional. En 2021 el número de proyectos subió a ocho y la inversión, siempre de origen nacional, a 25.06 millones de dólares. En 2022 la cantidad de proyectos se duplicó, pero no el monto de la inversión que fue de 36.35 millones de dólares de capital nacional.

Lea también: No solo los cubanos utilizan el aeropuerto de Managua como trampolín hacia EE. UU., también los ecuatorianos, revela el Intur

Menos infraestructura de alojamiento

El informe del Intur detalla que de los 16 proyectos que autorizó en 2022, catorce estaban relacionados a sitios públicos de interés turístico y en ellos invirtieron 9.73 millones de dólares. Los restantes 26.62 millones se destinaron a infraestructura y equipos conexos, pero no relacionados con el alojamiento, ya que el proyecto no contempló la construcción de ningún establecimiento nuevo ni habitaciones adicionales.

Con respecto a la infraestructura de alojamiento el informe del Intur detalla que en 2017 —antes del estallido de la crisis sociopolítica y de la paralización global que provocó la pandemia de covid-19— Nicaragua contaba con 1,237 establecimientos de alojamiento, que disponían de 16,226 habitaciones y 27,662 camas.

La mayoría de los establecimientos, 188 funcionaban en la capital Managua; 166 en Rivas que comprende entre otras, las playas de San Juan del Sur y Tola y la isla de Ometepe; y 146 en Granada, ciudad colonial que entre otros atractivos ofrece el lago Cocibolca y sus isletas. En cuarto lugar de infraestructura de acogida estaba la ciudad universitaria, ya que en 2017 León contaba con 140 establecimientos. Cerraba el grupo de ciudades con más de cien establecimientos, la Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS) que cuenta entre sus destinos turísticos con Corn Island, Little Corn Island y Bluefields, y que en 2017 ofrecía alojamiento a los visitantes en 114 establecimientos. Los otros 483 establecimientos estaban distribuidos en todo el país. Ver Infografía.

Lea también: Nicaragua lidera el crecimiento de las remesas en Centroamérica al ingresar US$4,660 millones

237 establecimientos cerrados

Sin embargo, los efectos de la crisis sociopolítica que estalló en 2018 y luego la paralización global que provocó en 2020 la pandemia de covid-19 que mantuvo en tierra los aviones y cerradas las fronteras de gran parte de los países —aunque no de Nicaragua—, agudizó la crisis del sector y provocó más cierres. Sin embargo, en Nicaragua lo peor llegó en 2022.

De los 1,237 establecimientos que ofrecían sus servicios en 2017, al año siguiente cerraron 123; en 2019 cerraron otros 13; en 2020 dejaron de ofrecer sus servicios 26 establecimientos. En 2021 hubo una leve recuperación y 31 de los que había cesado operaciones las retomaron, pero la crisis más fuerte se registró en 2022 cuando dejaron de funcionar 106 establecimientos y el país se quedó con 1,000 establecimientos.

Estos cierres transformaron el panorama de la infraestructura hotelera. Ahora no es Managua la que concentra la mayor cantidad de establecimientos, sino Rivas con 193, es decir, con 27 más que en 2017. Pese a que hay más establecimientos, tiene menos habitaciones que en 2017, en ese año tenía 1,906 y en 2022 registró 1,847, es decir, 59 menos. No obstante, la oferta de camas es casi similar, ya que en 2017 contaba con 3,418 y en 2022 fue de 3,425 camas.

Cerraron hoteles de 5 y 3 estrellas

La apertura de nuevos establecimientos en Rivas y el cierre de otros en el resto del país, incluida la capital, transformó el mapa de la infraestructura de albergue del país, ahora solo Rivas y la capital tienen más de cien establecimientos. Pero Managua quedó relegada al segundo lugar con 141 establecimientos, es decir 47 menos con respecto a los que funcionaban en 2017. Estos cierres redujeron en 801 habitaciones y 1,250 camas, la oferta de hospedaje en la capital.

Entre los 47 establecimientos que perdió la capital figura gran parte de la oferta de lujo. De los siete hoteles cinco estrellas que funcionaban en 2017 en Managua, en 2022 solo seguían operando cuatro, es decir que perdió tres. En cambio, abrió uno de cuatro estrellas y en el año de referencia en lugar de siete funcionaban ocho.

La afectación más grande se registró entre los hoteles de tres estrellas, ya que en 2017 ofrecían su servicio 34 y en 2022 solo seguían operando nueve. Algo similar ocurrió con los de una estrella, ya que de los 16 que habían en el año de referencia, en 2022 solo se mantenían abiertos siete.

También puede leer: Empresa que administra el Aeropuerto de Managua con ganancias récord por tráfico de migrantes hacia EE. UU., impulsado por Ortega

En zona fronteriza 32 locales nuevos

Al cierre de los 47 establecimientos de albergue de la capital se suman 61 en Granada, 69 en León, 40 en la RACCS, 11 en Matagalpa, 18 en Estelí, 6 en Jinotega, 11 en Chinandega, 10 en Chontales, uno en Boaco, 23 en Masaya y 9 en Carazo, para totalizar 237 negocios clausurados.

El impacto del cierre de estos negocios fue parcialmente compensado con la apertura de otros, ya que no solo en Rivas abrieron nuevos negocios de alojamientos, pues en la Región Autónoma de la Costa Caribe Norte (RACCN) abrieron nueve y ahora cuentan con 38.

En Río San Juan abrieron cinco y ahora funcionan 44. Mientras que en Nueva Segovia, zona transitada por los migrantes que cruzan hacia Honduras en su travesía hacia Estados Unidos, abrieron 17 establecimientos y ahora ofrecen sus servicios 38; lo mismo ocurrió en Madriz, que también colinda con Honduras, en 2022 ofrecían alojamiento 29 establecimientos, es decir 15 más que en 2017.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí