14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Beneficio de Cisa Exportadora en Matagalpa

¿Qué pasa en Cisa Exportadora, por qué la Policía mantiene tomadas sus instalaciones?

Mientras entre cuatro y seis mil clientes de Cisa Exportadora buscan compradores para su cosecha, desde hace varios días agentes de la Policía mantienen tomadas las instalaciones de la empresa que hace un mes se declaró en quiebra

Un mes después de que Mercon Coffee Group se acogió a la Ley de Quiebra de Estados Unidos, la incertidumbre crece entre los clientes de su representante en Nicaragua, Cisa Exportadora, que vendía en el exterior cerca de la mitad de cada cosecha de café. A la falta de información sobre el futuro del negocio, se sumó que hace varios días agentes de la Policía se tomaron las oficinas y beneficios de la empresa. Se desconoce si la toma es parte de un proceso de intervención solicitado por Lafise Bancentro en calidad de acreedor, o si lo hizo el Estado, con el pretexto de cumplir los compromisos de la empresa.

Ante el cierre de los acopios de Cisa Exportadora en las zonas productivas, los pequeños productores están vendiendo su cosecha a otros intermediarios que tradicionalmente compran el grano en uva o pergamino para luego revenderlo. En cambio los medianos y grandes que tenían contratos con Cisa, para evitar daños a la calidad de su cosecha contrataron el servicio de secado y clasificado en otros beneficios.

Sin embargo, el gran problema que tanto los intermediarios como los medianos y grandes productores enfrentan es conseguir compradores en el exterior, ya que el café se exporta a través de contratos a futuro que previo al inicio de esta crisis ya estaban firmados.

Otro tema relacionado: “Esto afecta ante todo al pequeño productor”. Preocupación en zonas cafetaleras por cierre de Cisa Exportadora

Ejecutivos de Cisa no responden

Se suponía que al acogerse, a inicios de diciembre al capítulo 11 de la Ley de Quiebra de Estados Unidos Mercon Coffee Group, seguiría operando con normalidad en los nueve países donde tiene operaciones. Incluso en Nicaragua pidieron a sus empleados mantenerse en sus puestos. Sin embargo, los representantes del grupo no volvieron a dar la cara, entonces, entre cuatro mil y seis mil productores, de los más de cuarenta mil que están registrados en Nicaragua, quedaron expuestos a intermediarios que aprovechan la situación para imponerles precios más bajos e incluso condiciones poco ventajosas.

Pero ante el silencio absoluto de los ejecutivos de Cisa Exportadora y el temor de que la cosecha se dañe, en la mayoría de los casos no les ha quedado otra opción más que aceptar lo poco que los intermediarios les ofrecen. Durante varios días LA PRENSA ha intentado obtener información sobre la situación de la empresa y sus planes futuros, pero los representantes de la empresa no contestan nuestras consultas.

Empresarios vinculados a la producción y exportación del grano, que por temor a represalias solicitan anonimato, dicen que el cese de operaciones de los beneficios de Cisa afecta a sus clientes, sin embargo, el problema más grave no es ese, ya que en las zonas productivas hay suficiente capacidad instalada para procesar el grano. Incluso comentan que la etapa del proceso que más infraestructura demanda es el secado y Cisa no es propietaria de todos los patios que utilizaba para ese proceso, sino que los alquilaba durante cada temporada a los vecinos de sus beneficios.

Lea también: ¿Qué es el capítulo 11 al que se acogió Mercon y qué sigue tras su declaratoria de bancarrota?

¿Conseguirán compradores para el café?

Aseguran que el problema realmente grave en este momento, cuando gran parte de la cosecha ya se cortó y procesó, es conseguir compradores en el mercado internacional. “La única forma de conseguirlos en entrando en contacto con las casas compradoras de café que están principalmente en Estados Unidos, habrá que ver si los exportadores tienen esos contactos o si estos los mantenía solamente Cisa”, dice uno de los exportadores consultados.

Otro de los productores explica que ante la ausencia de Cisa Exportadora, los intermediarios le están comprando más café a los pequeños productores. Pero con los medianos y grandes productores la situación es más complicada.

Al inicio de esta crisis los beneficios se negaban a recibir el café que estaba contratado con Cisa. Consideraban que la empresa había pagado por adelantado esta producción, ya que la empresa entregaba lo que llaman habilitación, es decir, asistencia técnica y recursos para las labores agrícolas que se realizan durante el año en las plantaciones y ese financiamiento se pagaba con la cosecha. Pero al ver que ningún ejecutivo ni propietario de esa empresa volvió a dar la cara, comenzaron a recibirlo, ya que no secar y procesar el café en los tiempos establecidos incide negativamente en la calidad del grano.

Puede leer también: Cuatro bancos nacionales entre los acreedores de Mercon, que se declaró en bancarrota

Intermediarios corren riesgo con este café

Ahora, a cambio del pago de la tarifa que cobran a sus clientes, varios beneficios reciben el café pactado con Cisa. Lo secan, procesan y en otros casos también lo clasifican. Sin embargo, por ser clientes nuevos difícilmente consiguen que estos beneficios les ayuden a exportar el grano, por lo que ellos mismo están buscando compradores.

Entonces la gran incertidumbre es, a quién le van a vender el café los intermediarios y los productores que andan buscando mercado para esa parte de la cosecha que puede representar hasta la mitad de toda la producción. Es decir hasta 1.50 millones de quintales, ya que en los últimos ciclos productivos las exportaciones han superado los tres millones de quintales.

“Lo que pasa es que en este negocio del café los contratos se firman con mucha anticipación, entonces la interrogante es qué está haciendo esta gente para conseguir compradores. Esta situación los obliga a aceptar los precios que les impongan los intermediarios e incluso otros compradores, porque lo importante es no perder la cosecha”, dice uno de los productores consultados.

Puede leer también: Proponen que los acreedores de Cisa Exportadora intervengan la empresa y reanuden operaciones para evitar crisis en el café

Policía se toma instalaciones de Cisa

Además, el productor explica que “aunque a nivel internacional el precio ande rondando los 200 dólares por quintal los que compren este café tienen que pagar menos porque corren un gran riesgo. ¿Qué va a pasar si no consiguen compradores? Si no logran venderlo, ellos van a perder mucho dinero, porque si consiguen contratos para venderlo el otro año, ese café quedará como remanente para la próxima cosecha y ellos tendrán que pagar bodegas para mantenerlo guardado durante muchos meses y cuando lo vendan incluso podrían pagarles precios más bajos por ser remanente de una cosecha anterior”, señala.

Mientras los productores hacen múltiples esfuerzos para reducir el daño que les provocó el cese de operaciones de Cisa Exportadora, agentes de la Policía mantienen tomados beneficios y oficinas de la empresa sin que hasta ahora se sepa si la presencia policial es parte de un proceso de intervención que podría ser consecuencia de un embargo que hace varias semanas promovió Lafise Bancentro, entidad bancaria que a nivel local es la principal acreedora de Mercon.

También existe el temor de que la intervención la haya promovido el Estado de Nicaragua con el pretexto de garantizar el cumplimiento de las obligaciones de la empresa con sus clientes locales e internacionales. Sin embargo, tras cuatro días de la toma todavía no hay pronunciamiento oficial sobre la acción.

Puede leer también: De la quiebra de Cisa al congelamiento del córdoba a partir de hoy. Estos son los hechos de 2023 que trascenderán al 2024

La deuda que provocó la quiebra

Según la petición de acogida al capítulo 11 de la Ley de Quiebras que Mercon Coffee Group presentó en un tribunal federal de Nueva York a inicios de diciembre, la imposibilidad de pagar una deuda de 363.34 millones de dólares fue lo que provocó este descalabro financiero.

El mayor acreedor del grupo es el holandés Rabobank Facility al que Mercon le debe 202.25 millones de dólares, que son parte de un línea de crédito revolvente por 500 millones de dólares. A nivel local el más afectado es Banco Lafise al que le adeudan 26 millones de dólares.

En la lista de acreedores locales también figuran el BAC Nicaragua y el Banco de Finanzas (BDF) con un saldo pendiente de 2 millones de dólares cada uno y el estatal Banco de Fomento de la Producción o Produzcamos al que le adeudan 4.5 millones de dólares, que según documentos oficiales están protegidos con fondos fijos activos.

También puede leer: Régimen de Ortega reacciona a quiebra de Cisa Exportadora y dice que le hará cumplir los compromisos comerciales y financieros

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí