14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Clientes de CISA Exportadora no saben qué hacer con su cosecha ante silencio de Mercon

Una semana después que Mercon se declaró en quiebra y se acogió al capítulo 11 de la Ley de quiebra en Estados Unidos, en Nicaragua CISA Exportadora sigue sin reanudar operaciones

Aunque ya pasó una semana desde que CISA Exportadora cerró sus puertas, tras la declaración de quiebra de su casa matriz, Mercon Coffee Group, los centros de acopio y los beneficios siguen cerrados mientras los clientes no saben qué hacer con la cosecha que están cortando. Mucho del café que están sacando es propiedad de CISA Exportadora, porque durante el año entrega insumos y asistencia técnica, que los productores pagan con la cosecha, entonces las empresas serias lo consideran prendado y no lo reciben. El problema es que si no lo secan en el tiempo indicado el grano se fermenta y pierde calidad.

LA PRENSA conoció que mientras la incertidumbre reina entre los productores que tradicionalmente entregan su cosecha a CISA, los directivos de Mercon Coffee Group están usando los sesenta días de plazo que les otorgó la corte de Nueva York donde se acogieron al capítulo 11 de la Ley de Quiebras de Estados Unidos, para buscar inversionistas que compren la totalidad o parte de la empresa.

Mientras tanto, en Nicaragua no se descarta que Exportadora Atlantic y Solcafé Nicaragua, que son después de CISA las dos exportadores más grandes del país, reacomoden sus espacios para procesar el café que está comprometido con CISA y el que la empresa compraba a pequeños productores. Por su parte los bancos que figuran en la lista de acreedores de Mercon estarían realizando movimientos para recuperar las prendas que otorgó la empresa, pero hasta ahora no concretan ningún embargo.

Lea también: Régimen de Ortega reacciona a quiebra de Cisa Exportadora y dice que le hará cumplir los compromisos comerciales y financieros

Centros de acopio y beneficios están cerrados

Fuentes cercanas a CISA Exportadora confirmaron a LA PRENSA que los empleados fijos de la red de acopio y los beneficios secos de la empresa permanecen en sus puestos, pero no están atendiendo al público porque hasta ahora no reciben orientaciones claras sobre cómo proceder.

Además, existe temor de que la declaración de quiebra de la empresa haya dañado su reputación y que al reanudar operaciones los productores se resistan a vender o entregar café por temor a no recibir el pago. Esto los obligaría a ceder la capacidad instalada de la empresa a otros beneficiadores y exportadores para que ellos procesen y exporten el café que está comprometido con CISA y evitar afectaciones a la cosecha.

Según conocedores del tema es importante que de no poder continuar con sus labores, CISA ceda sus instalaciones a otra empresa, ya es posible que el resto no tenga capacidad para asumir el procesamiento de todo el café que manejaba CISA. Ante esta falta de capacidad instalada, se sabe que otras empresas están ampliando sus turno de trabajo para extender su capacidad y poder dar respuesta a los productores que buscan con urgencia dónde secar su café. Tampoco se descarta que parte de este café termine comercializando en el mercado interno e incluso que salga hacia Honduras.

También puede leer: “Esto afecta ante todo al pequeño productor”. Preocupación en zonas cafetaleras por cierre de Cisa Exportadora

CISA es pionera en la producción de robusta

Según información divulgada por CISA Exportadora, tradicionalmente acopiaba, procesaba y exportaba la producción de unos 4 mil cafetaleros de los 44,519 que registra el IV Censo Nacional Agropecuario (Cenagro, 2011). En promedio, esta empresa exporta anualmente alrededor de la mitad del total del café que el país envía al exterior; es decir, alrededor de 1.50 millones de quintales, de los 3 millones de quintales que el país ha colocado en el mercado externo en los últimos años.

Además, CISA Exportadora es la pionera en la producción del café robusta, que se produce en el Caribe de Nicaragua y es la única empresa que tiene beneficio para procesar esa variedad de la que se exportan unos 90 mil quintales que son el excedente que queda luego de abastecer la producción nacional de café instantáneo.

Mientras tanto, en las oficinas centrales en Managua, todos los funcionarios trabajan “con normalidad” en medio del hermetismo y ausencia de información sobre el futuro de la empresa. Hasta ahora el único acercamiento que han tenido con los altos ejecutivos se realizó el jueves 7 de diciembre, es decir un día después de conocerse que Mercon se acogió al capítulo 11 de la Ley de Quiebra.

También puede leer: ¿Qué es el capítulo 11 al que se acogió Mercon y qué sigue tras su declaratoria de bancarrota?

Oficinas de CISA trabajan con “normalidad”

Ese día les confirmaron que los directivos están buscando inversionistas que compren la operación mundial y de no lograrlo, tratarán de capitalizar la empresa en partes. Cabe recordar que Mercon tiene su sede en Países Bajos y operaciones en nueve países: Nicaragua, Guatemala, Honduras, Panamá, Brasil, Vietnam, Holanda, Estados Unidos y España.

Los empleados también confirmaron que el martes 12 de diciembre el equipo legal de Lafise Bancentro se presentó a las oficinas para hacer un levantamiento de inventario, sin embargo, hasta ahora no han nombrado un interventor. Este banco es el principal acreedor de Mercon en Nicaragua, la deuda pendiente asciende a 26 millones de dólares, de un préstamo entregado en febrero de 2022.

Por su parte dirigentes del sector empresarial confirmaron a LA PRENSA que Lafise había acordado acudir a un arbitraje con CISA, pero posteriormente decidió seguir el cobro por la vía judicial y solicitó el embargo de cuentas que CISA tenía en bancos locales, esto le dio ventaja sobre otros tres bancos locales a los que la empresa también les debe.

También puede leer: Cuatro bancos nacionales entre los acreedores de Mercon, que se declaró en bancarrota

Lafise hace gestiones judiciales

Una de esas cuentas estaba en el BAC Nicaragua, al que CISA le adeuda dos millones de dólares. CISA también tiene deudas pendientes con el Banco de Finanzas (BDF) por un monto de 2 millones de dólares y con el Banco de Fomento a la Producción (Produzcamos), al que le debe varios préstamos que suman unos 5 millones de dólares. Sin embargo, se sabe que hasta ahora solo Lafise está haciendo gestiones por la vía judicial, sin embargo, no ha concretado la intervención de la empresa.

LA PRENSA intentó conseguir la versión de Lafise sobre los procesos que sigue para recuperar el saldo pendiente que CISA tiene con ellos, pero no respondieron nuestras consultas.

Según los empresarios, este retraso podría ser provocado por el proceso de acogida al capítulo 11 de la Ley de Quiebra que la semana pasada Mercon presentó en Nueva York. Los empresarios explican que el tribunal otorga 60 días para que la empresa busque solución a sus problemas y durante esos 60 días los protege de las posibles acciones que puedan emprender los acreedores, tanto locales como internacionales, ya que el más afectado es el banco holandés Rabobank Facility, al que Mercon le debe 202.55 millones de dólares.

Otro tema relacionado: Mercon, dueña de Cisa Exportadora, se declaró en bancarrota en Nueva York, pero seguirá operando

Difícil saber cómo CISA resolverá la crisis

Se supone que el proceso que abrieron en una corte federal de Nueva York le permitiría a Mercon trabajar con normalidad mientras transcurre el proceso. Pero ya pasó una semana desde que lo anunciaron y todavía no reanudan operaciones ni anuncian cuándo lo harán.

Ante tanta incertidumbre y falta de información, los empresarios consideran que es muy temprano para determinar cómo se resolverá este problema, ya que incluso es posible que el régimen impulse algunas acciones para evitar afectaciones a la exportación de la cosecha. Por lo que aconsejan tener paciencia y esperar.

Lo que sí admiten es que los pequeños y medianos productores serán los más afectados por la falta de pago, pero también del financiamiento para atender sus plantaciones y sacar su cosecha. Ya que los acreedores conseguirán una opción de pago a través del mecanismo de quiebra que establece el capítulo 11, pues en su momento el juez que lleva el caso ordenará la forma en que se paguen esas deudas.

Además, este plazo le servirá a la empresa para reacomodarse y buscar opciones para “agarrar aire, renegociar, ganar tiempo y volver al mercado”. Sin embargo, no está claro cómo se resolverá la situación con los productores, que siguen necesitando recursos para cortar la cosecha y también vender la producción para cumplir con sus obligaciones crediticias e incluso para mantener a sus familias.

Puede interesarte

COMENTARIOS

  1. Hace 6 meses

    En daily basis.
    Si estan buscando alguien que compre los activos, entonces estan en capitulo 13.

  2. Hace 6 meses

    Aqui hay un enrredo, si realmente se acogieron al capitulo 11. Eso no es venta, es negociar deuda con los acreedores mientras continuan las operaciones en

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí