14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

El córdoba se devaluará más lento frente al dólar a partir de febrero 

Tasa de deslizamiento cumple 30 años de estar activa en Nicaragua. Fue establecida en marzo de 1993 durante el gobierno de Doña Violeta Barrios de Chamorro

El Consejo Directivo del Banco Central de Nicaragua (BCN) decidió establecer a partir del 1 de febrero próximo, en uno por ciento la tasa de deslizamiento anual del tipo de cambio del córdoba frente al dólar estadounidense. 

Desde diciembre de 2020, la tasa vigente era del 2 por ciento y se mantuvo así durante 25 meses. 

Le invitamos a leer: Régimen revela por primera vez el costo de las exoneraciones en Nicaragua, incluidas las que reciben las empresas de zona franca

La nueva medida ya fue incluida en la tabla mensual del tipo de cambio oficial vigente para febrero de 2023 (Ver imagen). 

Según el BCN, “esta decisión se adopta en el contexto de un marco de política macroeconómica adecuada e indicadores macroeconómicos en crecimiento”. 

La entidad rectora de la política monetaria del régimen de Daniel Ortega enlistó entre los resultados que respaldan la reducción de la tasa a las finanzas públicas estables, la balanza de pagos financiada, estabilidad de las principales variables del Sistema Financiero, mejora en los niveles y en la cobertura de las reservas internacionales y la estabilidad monetaria y cambiaria. 

“En medio de estas condiciones favorables, la reducción del deslizamiento ayudará a compensar en nuestra economía los efectos de la inflación internacional y reforzar la previsibilidad del tipo de cambio nominal, fortaleciendo así la estabilidad de la moneda nacional”. 

30 años de deslizamiento 

Durante el régimen sandinista de los años ochenta, la devaluación llegó a un tipo de cambio de 28,600 córdobas por un dólar. 

En1990, tras la llegada de doña Violeta Barrios al gobierno, se estableció, a mediados de ese año, la paridad cambiaria de un córdoba oro equivalente a un dólar, pero un mes después se devalúa el tipo de cambio en 400 por ciento, y se fija el tipo de cambio nominal en 5 córdobas oro por dólar. 

En marzo de 1993, el gobierno de Barrios de Chamorro estableció la política de deslizamiento cambiario mensual, es un sistema de minidevaluaciones diarias preanunciadas, conocido como “crawling-peg activo”, fijando la tasa en 5 por ciento anual, sin embargo, en noviembre de ese mismo año, tras devaluar en 20 por ciento la moneda, la elevó en 12 por ciento anual, debido al contexto económico que atravesaba el país en ese momento. 

Le puede interesar: China y Rusia no son rentables aún para el comercio externo de Nicaragua, mientras los envíos a Venezuela se reactivan

En julio de 1999, bajo la Administración de Arnoldo Alemán, se reduce la tasa de deslizamiento anual de 12 a 9 por ciento y cuatro meses después, en noviembre, pasa de 9 al 6 por ciento. 

Cinco años después, en el año 2004, en el gobierno de Enrique Bolaños (q.e.p.d.), la tasa pasó de 6 a 5 por ciento. 

Pasaron 15 años, y a partir de noviembre de 2019, el régimen de Daniel Ortega hizo efectiva una reducción de la tasa de deslizamiento, que pasó del 5 al 3 por ciento. 

Un año después, en diciembre de 2020 el BCN estableció la tasa del 2 por ciento anual, para que 25 meses después el régimen decidiera reducirla al 1 por ciento. 

Los efectos de la medida 

 Para el economista Enrique Sáenz, la recepción de más de 3,000 millones de dólares en concepto de remesas durante 2022 contribuye a mitigar el subempleo, el desempleo y la carestía de la vida. 

“El primer impacto que tiene es en los receptores de remesas y en el sacrificio de los nicaragüenses en el exterior, porque ahora van a recibir menos córdobas por los dólares que envían, significa que van a tener que enviar más dólares para equiparar el poder adquisitivo de los receptores de remesas en Nicaragua”, indicó. 

Lo anterior porque las transacciones, pagos y compras se realizan en córdobas, a pesar de tener como referencia el precio del dólar. 

Las remesas enviadas por nicaragüenses en el exterior totalizaron 2,887.8 millones de dólares, hasta noviembre reciente, según datos del BCN. 

Sáenz señaló que el sector de los pensionados —a quienes se les ha venido reduciendo la tasa de ajuste, mientras las alzas en los alimentos persisten—, también se verá afectado. 

Dijo que “esta maniobra monetaria” no recoge los efectos de la tasa de inflación, la más alta en el istmo, ni es acorde con los ajustes en los salarios mínimos, “que debería ser por lo menos la tasa de inflación que reconoce la misma dictadura”. 

Lea también: Más de 180 mil trabajadores recibirán un ajuste del 5 % en su pago de febrero en Nicaragua

La tasa de inflación cerró en 11.59 por ciento en 2022, según datos oficiales. 

“La inflación cerró cerca del 12 por ciento, la canasta básica se encareció el 16 por ciento, pero el ajuste (del salario mínimo) es del 5 por ciento para los trabajadores del Estado, dos por ciento para los pensionados y 8 por ciento para los trabajadores de la zona franca, aquí se nota quién es que se beneficia de la política monetaria de la que se regodea el presidente del BCN”, aseguró. 

Por otro lado, dijo que los exportadores recibirán menos córdobas por sus exportaciones, “lo cual, a la larga, se transforma en un desincentivo a las ventas al exterior y a las inversiones”. 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: