14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?
Los comandantes de la revolución. LA PRENSA/ARCHIVO

Los nueve comandantes de la Revolución Sandinista. LA PRENSA/ARCHIVO

El préstamo de 50,000 dólares que LA PRENSA hizo a los sandinistas y que nunca pagaron

Los sandinistas solicitaron un préstamo de 50,000 dólares en 1978 para “una operación revolucionaria sin especificar”. Se comprometieron a pagar, pero jamás lo hicieron y en su lugar, atacaron y censuraron al periódico que hoy mantienen confiscado.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

El comprobante es del Southeast Bank de Miami, Florida, y tiene fecha del 5 de agosto de 1978. Dice que los 50,000 dólares debían ser entregados a “Rosa S. de Castillo”.

Este fue un préstamo que hizo la familia Chamorro, propietaria de LA PRENSA al Frente Sandinista para “una operación revolucionaria sin especificar”, según relata el exdirector del periódico Jaime Chamorro Cardenal en su libro Frente a dos dictaduras, publicado en 1987 como ocasión del 60 aniversario del Diario.

Este es el comprobante del préstamo que dio LA PRENSA a los sandinistas en 1978. Tomado del libro “Frente a dos dictaduras”

En enero de 1978, el director de LA PRENSA, Pedro Joaquín Chamorro Cardenal, había sido asesinado por sicarios mientras se dirigía en su vehículo a las instalaciones del periódico. Esto desató protestas masivas en Managua y en febrero ocurrió la insurrección de Monimbó, en la cual murió Camilo Ortega, hermano de Daniel Ortega.

Posteriormente, a inicios de agosto, es cuando se entrega el préstamo a los guerrilleros y “poco después de otorgado (Edén) Pastora, el comandante Cero, culminaba con éxito la toma del Palacio Nacional con los congresales y ministros del somocismo dentro”, cuenta Chamorro Cardenal.

Edén Pastora victorioso montándose en un avión tras salir del Palacio Nacional. LA PRENSA/ARCHIVO

Sucedió el 22 de agosto de 1978. Un comando sandinista liderado por Edén Pastora se tomó el Palacio Nacional y secuestró a diputados, funcionarios y familiares del dictador Anastasio Somoza Debayle. En el asalto también participó la actual presa política Dora María Téllez y el también preso político, fallecido en la cárcel en 2022, Hugo Torres.

Con ese asalto, conocido como “Operación Chanchera”, el Frente Sandinista consiguió dinero en efectivo para financiar su lucha, además de la liberación de algunos guerrilleros presos y la divulgación a través de los medios de comunicación de documentos que llaman a la insurrección y dar el golpe final a la dinastía.

Hugo Torres (izquierda) junto a Dora María Téllez (derecha) después del asalto al Palacio Nacional en 1978. LA PRENSA/ARCHIVO

El cobro tras el triunfo

Para julio de 1979, los sandinistas finalmente derrocaron a la dinastía somocista y tomaron el poder por las armas. Fueron varios meses en que la Guardia Nacional y el Frente Sandinista se enfrentaron en las calles del país, dejando destrucción a su paso.

En uno de esos combates en la capital, el 11 de junio de 1979, la Guardia Nacional bombardeó el edificio de LA PRENSA en Carretera Norte. En ese momento, la zona estaba tomada por guerrilleros del Frente Sandinista que combatían a la Guardia en los barrios orientales de la capital.

LEA TAMBIÉN: La rotativa de LA PRENSA: el monstruo azulado que imprime la historia

LA PRENSA “fue atacada a tiros, cañoneada y bombardeada por los aviones de la Fuerza Aérea de Nicaragua (FAN), arrojando seis roquets sobre el edificio, en cuyo interior había once personas”, detalla el reportaje Junio en la historia de LA PRENSA.

“A continuación una tanqueta de la Guardia Nacional disparó a las instalaciones del Diario de los Nicaragüenses para rematar la obra criminal y destructora. Luego un par de soldados entró a prender fuego y aún a mediodía del 12 de junio las llamas seguían creciendo en el archivo. Medio siglo de la historia del país quedó convertido en cenizas. La rotativa Goss Urbanite, salvada del terremoto de 1972, quedó casi inservible”, se lee en el reportaje.

Las instalaciones de LA PRENSA, tras ser bombardeadas por Somoza Debayle. LA PRENSA/ARCHIVO

De manera que, a inicios de los ochenta, LA PRENSA todavía sufría las secuelas de ese bombardeo. Pero también el resto de Managua y varias ciudades estaban destruidas por la guerra, por lo cual varios gobiernos aportaron dinero para su reconstrucción.

Jaime Chamorro Cardenal cuenta en su libro que el gobierno de Alemania Federal donó fondos para las industrias destruidas o dañadas por la guerra. “El régimen sandinista no le asignó nada a LA PRENSA, alegando que un periódico no es industria prioritaria”, detalla.

“Pero el sandinismo no solo no cooperó como gobierno sino, ya como Frente Sandinista, tampoco pagó el adeudo por US$50,000.00 (cincuenta mil dólares) que la familia Chamorro Cardenal, propietaria de LA PRENSA, le prestó, a solicitud y bajo palabra de reembolso, al comienzo de agosto de 1978 para una operación revolucionaria sin especificar”, relata Chamorro Cardenal.

El exdirector de LA PRENSA indica que “cuando se les recordó el compromiso de saldar el adeudo, los sandinistas no procedieron a hacerlo. Y aquellos US$50,000.00 (cincuenta mil dólares) quedarán como una contribución más, a buena cuenta”.

LEA TAMBIÉN: El viejo “traido” entre Humberto Ortega y Rosario Murillo

Según el libro, Xavier Chamorro Cardenal fue uno de los directivos del diario que se opuso a este préstamo, pese a que él mismo, años más tarde, se iría de LA PRENSA para fundar El Nuevo Diario con una línea informativa a favor del Frente Sandinista.

Además, el nuevo gobierno sandinista no cooperó con la reconstrucción del periódico, “a pesar que el personal de LA PRENSA había cooperado con asistencia técnica a los sandinistas en la transformación en Barricada, del viejo diario de los Somoza Novedades, que había sido confiscado por el poder sandinista para convertirlo en el órgano oficial”, cuenta Chamorro Cardenal.

Los sandinistas se comprometieron a pagar los 50,000 dólares que recibieron de préstamo, pero no lo hicieron. LA PRENSA/ARCHIVO

Los sandinistas solamente exoneraron de impuestos aduaneros a LA PRENSA para que pudieran entrar al país unos equipos y maquinarias que había enviado la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) para la reconstrucción del Diario.

Durante toda la década de los ochenta, LA PRENSA sufrió cierres y censura por su línea crítica contra el gobierno sandinista, hasta que, en 1990, Daniel Ortega perdió las elecciones contra Violeta Barrios de Chamorro.

Ahora que Daniel Ortega se encuentra nuevamente en el poder, LA PRENSA vive una nueva etapa de represión sandinista, con su gerente general, Juan Lorenzo Holmann Chamorro, convertido en preso político, además de las instalaciones del Diario confiscadas y todo su personal en el exilio.

COMENTARIOS

  1. Hace 2 semanas

    Es que la familia Chamorro, ha sido una familia de vividores y oportunista, han quitado y puesto gobiernos de acuerdo a sus intereses familiares. Ojalá esta familia jamás vuelva a ser historia en Nicaragua

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: