14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Cuando Atenea se hizo pasar por Mentes

En el comienzo de La Odisea, obra de Homero que constituye una de las fuentes principales de la mitología griega, hay una asamblea de los dioses en el Olimpo en la que Atenea aboga ante Zeus por Odiseo.

En la reunión no está presente Poseidón, dios del mundo oceánico, porque anda en Egipto participando en una hecatombe de bueyes en su honor. Hecatombe llamaban los antiguos griegos al ritual religioso de sacrificar cien reses de una vez.

       Cuando ocurre ese concilio de los dioses olímpicos ha pasado mucho tiempo desde que terminó la Guerra de Troya. Todos los griegos que participaron en la épica y legendaria contienda troyana, y no murieron en ella, ya han regresado a sus patrias y sus hogares. Todos menos Odiseo, a quien ha castigado Poseidón por haber cegado a su hijo, Polifemo, el cíclope o gigante que solo tenía un ojo.

Conmovido por la petición de Atenea, Zeus accede a intervenir en favor del regreso de Odiseo a su patria, la isla de Ítaca, donde lo esperan su esposa Penélope y su hijo Telémaco.

Atenea pide a Zeus que envíe a Hermes (el dios mensajero) a la isla Ogigia donde Calipso ha retenido amorosamente a Odiseo durante siete años, para que le advierta que debe de seguir su viaje de vuelta a la patria y el hogar. Mientras tanto —dice Atenea—  ella irá a Ítaca a decirle a Telémaco que vaya a Pilos y Esparta, donde los reyes Néstor y Menelao podrán darle noticias sobre su padre.

Pero Atenea no puede presentarse ante el hijo de Odiseo como la diosa que es, de manera que toma la forma de Mentes, “rey de los tafios”, según dice Homero. Los tafios son los habitantes de la isla de Tafos, que se consideraba cuna de la navegación marítima y ellos tenían fama de intrépidos piratas y hábiles comerciantes.

Hay quienes aseguran (por ejemplo en el Diccionario de la Mitología Mundial, de la Biblioteca Edaf) que a quien se refiere Homero en la Odisea como el personaje del que Atenea toma su forma humana para presentarse ante Telémaco, es a Mentor.

Mentor era un sabio y fiel amigo de Odiseo, a quien este le confió el cuidado de su casa y la educación de su hijo cuando debió irse a la Guerra de Troya. De allí viene el significado de la palabra mentor, como maestro, padrino, guía y consejero.

Pero la verdad es que Homero fue muy claro en mencionar a Mentes, no a Mentor. Entonces, ¿quién es el mentado Mentes mencionado por el excelso autor de La Ilíada y La Odisea?

Según el mitólogo francés Jean Francois Michel Noël, Mentes era un navegante y comerciante de la isla de Lucade que acogió a Homero y lo llevó con él en todos sus viajes. Agradecido, Homero incluyó el nombre de Mentes en la Odisea y lo inmortalizó. Porque no solo los dioses son inmortales. También lo son aquellas personas mortales que por sus hazañas u hechos memorables, merecen ser incluidas en los libros de historia y las obras literarias clásicas, como sin lugar a ninguna duda es la Odisea.

Aparte de la mención destacada de Mentes en el comienzo de La Odisea, y la referencia del mencionado mitógrafo francés, no he podido encontrar ningún otro mito relacionado con él. De manera que su inmortalidad se debe únicamente a que fue incluido en la clásica obra del excelso poeta ciego, Homero.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: