14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

La construcción es uno de los sectores afectados por la desaceleración. LA PRENSA/ARCHIVO.

Actividades económicas de Nicaragua arrojan señales de agotamiento en su crecimiento

Estas son las actividades en contracción y las que están mostrando signo profundo de desaceleración.

Luego de un primer semestre con tasas de expansión por encima del cuatro por ciento, las actividades económicas están arrojando señales de agotamiento en sus índices de crecimiento a partir de junio y julio, según muestran cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN).

Desde junio el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) interanual no ha podido remontar a su crecimiento fortísimo exhibido en enero y se ha quedado estancado en tres por ciento, una clara señal de enfriamiento económico si se compara con el 7.3 por ciento mensual que se observó en pleno arranque de año.

El nuevo informe del IMAE en julio de este año, muestra que en ese mes el indicador aumentó 3.3 por ciento, apenas una décima más que el 3.2 por ciento en el mes anterior y lejos de los números que se observaron entre enero y mayo de este año, cuando la tasa osciló entre 4.3 y 7.3 por ciento.

La rápida desaceleración en el crecimiento de la mayoría de las actividades económicas y la continua contracción en cuatro de estas, están detrás del enfriamiento económico, aunado a la agobiante espiral alcista que ya superó las expectativas inflacionarias del Gobierno.

Además el efecto base que se observó el año pasado y que permitió que la economía se expandiera más de 10 por ciento poco a poco, está disipándose, lo que explicaría que el IMAE promedio acumulado hasta julio se haya situado en 4.7 por ciento y 6.8 por ciento el promedio anual.

Solo en julio, la actividad pecuaria, la pesca y acuicultura, la construcción y el sector de energía y agua transitaron por el terreno negativo, mientras que la intermediación financiera y conexos logró dejar atrás este año los meses de contracción y consiguió una tasa de crecimiento mensual de 5.3 por ciento.

Lea también: A 36 días del robo de Prisa, Mario Hurtado: “No he podido conseguir un abogado que quiera trabajar para mí” en Nicaragua

Los que caen

¿A qué se deben esas contracciones? ¿Cómo estaban en enero? La actividad pecuaria cayó 4.6 por ciento en julio (-0.8 por ciento en el promedio enero-julio), debido a la menor matanza vacuna y porcina, y disminución en leche y exportación de ganado en pie.

En enero este sector caía 1.3 por ciento, luego de crecer 14.3 por ciento en diciembre. Es decir que la contracción reportada en julio es más profunda que la ocurrida a inicios de este año y es peor que el aumento observado en el último mes del año pasado.

La construcción, que el año pasado se vio favorecida por la reconstrucción de los daños de los huracanes Iota y Eta, este año no ha tenido fuerza para mantenerse en crecimiento y en julio cayó 1.8 por ciento, para un promedio acumulado de -0.7 por ciento. Según el reporte del BCN, esto se debe a que hubo caída en la producción de concreto premezclado, acero, piedra cantera, bloques, arena y piedra triturada.

En enero de este año la construcción crecía 10.6 por ciento.

La pesca y acuicultura cayó 2.6 por ciento en el séptimo mes del año, pero un mejor desempeño en los primeros meses de este año ayudó a que el promedio enero-julio se ubicara en 6.1 por ciento de expansión. Solo en julio, el sector reportó menor captura de langosta, camarón, escamas y de otros productos de la pesca, como cangrejos y jaiba. En enero crecía 18.9 por ciento.

Por su parte, el sector de energía y agua en julio cayó 0.6 por ciento, pero aumentó 5.7 por ciento en el promedio del año. Solo en el séptimo mes, la actividad reportó menor generación de energía eléctrica, especialmente en la producción de energía de sistema aislado, eólica, geotérmica y por biomasa. En enero se expandía 14.5 por ciento.

Lea además: La inflación está “secando” el bolsillo de los nicaragüenses y destroza las expectativas de Gobierno. Esta es la grave situación

Los que se desaceleran

Uno de los sectores que muestra una clara desaceleración y que está vinculado al consumo nacional, es el comercio. En julio creció 5.9 por ciento (8.5 por ciento en el acumulado enero-julio), mientras que en enero se expandía 10.6 por ciento.

La agricultura creció 3.6 por ciento en julio, como resultado de mayores labores y producción en los cultivos de sorgo, maíz, frijol, café, arroz, ajonjolí, tabaco y maní. En enero se expandía 10.4 por ciento.

La industria manufacturera creció 4.9 por ciento (6.4 por ciento en el acumulado enero-julio), por mayor producción de textiles, bebidas, derivados de petróleo, puros, tabaco y lácteos, principalmente. Por otra parte, se registró disminución en la producción de arneses, carnes y pescados, y no metálicos, entre otras actividades. En enero crecía 8.3 por ciento.

Y aunque no hay datos de cuántos turistas han llegado a Nicaragua, el Banco Central dice que el sector de servicios de hoteles y restaurantes lidera la tabla de crecimiento. En julio incrementó 24.4 por ciento (20.8 por ciento en el acumulado enero-julio). No explica la razón de este aumento. En enero creció 19.5 por ciento, es decir que es uno de los pocos sectores que exhibe una aceleración en su IMAE.

En el caso de la intermediación financiera y servicios conexos estos crecieron 5.3 por ciento (4.6 por ciento en el acumulado enero-julio), debido a aumentos, tanto en la cartera de créditos como en la captación de depósitos. En enero caía 0.3 por ciento.

La explotación de minas y canteras creció 6 por ciento (8.7 por ciento en el acumulado enero-julio), producto del aumento en la extracción de oro, hormigón y material selecto. En enero crecía 20.1 por ciento.

Los economistas temen que la desaceleración de la economía se profundice en esta segunda mitad del año, a medida que las dificultades que azotan al mundo impacten el país y la incertidumbre local empeore. La Reserva Federal de Estados Unidos informó esta semana que espera cero crecimiento al finalizar el 2022 y se teme que la recesión mundial asome el próximo año.

Así se comportan los sectores:

En julio

En enero

Economía construcción IMAE
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: