14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

Por turnos, patrullas se apostan o rondan la zona del centro Misioneras de la Caridad en Granada, denuncian vecinos. LA PRENSA constató este jueves la presencia policial. Foto LA PRENSA.

Mientras monjas empacan y reparten lo que pueden entre sus beneficiarios, Policía acecha la zona del centro Misioneras de la Caridad

Cierre de proyectos que manejaban las religiosas provoca tristeza, preocupación y descontento entre los beneficiarios y vecinos de las Misioneras de la Caridad en Granada

Jóvenes y adultos mayores se acercaron esta mañana al portón celeste del centro Misioneras de La Caridad, en Granada. Llegaban con la esperanza de poder ver o recibir la última ayuda de parte de las religiosas que quedan en el lugar. Mientras aguardan la fecha de su viaje para salir país, las monjas reparten, bajo el acoso policial, lo que los funcionarios del régimen dejaron en sus instalaciones, tras la orden de cierre de sus proyectos desde la semana pasada, y la cancelación oficial de su personería jurídica este miércoles 29 de junio.

Según vecinos, desde este miércoles, en el portón de su residencia en Granada entregaron bolsas de galletas, cajas de cereal y otros alimentos a quien acudiera. Este jueves, niños y adolescentes beneficiaros de los proyectos que las monjas desarrollaban continuaban acercándose al portón; pero ante la llegada de una patrulla policial con agentes antimotines, abandonaron de prisa el lugar.

De acuerdo a los habitantes del lugar, los policías requisan a las personas que se acercan a la residencia de las misioneras. Es tal el temor que infunde la presencia policial, que apenas la patrulla se estaciona cerca del lugar, todos se marchan. Los jóvenes son el principal blanco de las requisas, así que son los primeros que se van.

Mientras tanto, algunos adultos mayores, entre ellos una señora sobreviviente de cáncer que llegaba por los alimentos que regularmente las monjas le entregaban; y un señor que, receta en mano, buscaba medicamentos para sus nietos, lamentaron que ya no se cuente con esa ayuda. Aseguran que la decisión gubernamental de cerrar los proyectos y obligar a las religiosas a abandonar el país, ha provocado descontento entre la población granadina.

Lea también: “Lloraron bastante esas monjas”. Tras orden del régimen para cerrar sus proyectos, Misioneras de la Caridad se preparan para salir del país

Fue una “pésima” decisión de Daniel Ortega

“Hacen mal con lo que están haciendo (cerrar los proyectos de las religiosas) porque esta gente le ha ayudado a los pobres. Hay mucho resentimiento por lo que les han hecho, les han hecho daño y las han estado asediando”, lamentó una señora que acudió al lugar con las recetas de unas medicinas que necesita y estaba segura que, como en otras ocasiones, las monjas se las donarían. Esperaría paciente el resto del día si fuese necesario para poder acercarse al portón celeste.

Por su parte, un vecino de las religiosas calificó de “pésima” la decisión del régimen de Daniel Ortega de cerrar los proyectos que las religiosas desarrollaban en el país desde hace casi cuarenta años.

“Eso es pésimo, malísimo, aquí hay un poco de gente a la que ellas les daban de comer, recibían sus medicinas, charlas y hasta los medicamentos les daban cuando estaban enfermos. Y ahora (qué van hacer) si aquí el gobierno no apoya nada. Son ellas, con ayuda de otros lugares que vienen, que atienden a la gente”, dijo uno de los vecinos que por temor a represalias evitó identificarse.

Puede leer también: Cierran obras de beneficencia que administraban religiosas de la Orden Madre Teresa de Calcuta

Madre Teresa de Calcuta, canonización
Las Misioneras de la Caridad realizan una gran labor social y espiritual en Nicaragua y en todos los continentes del mundo. LA PRENSA/ J. TORRES

“Estos majes son balurdes”

Los vecinos cuestionan la decisión gubernamental de cerrar los proyectos de las religiosas y obligarlas a abandonar el país; pues aseguran que no le hacían mal a nadie.

“¿A quién molestan ellas? Aquí no molestan a nadie, más bien ayudan. ¿A quién perjudican? Ellas no perjudicaban a nadie, más bien ayudaban, con las festividades, con la Purísima, viera que alegre, (la celebración) del Niño Dios, todo bonito, organizado ¿y ahora? Antes esto se mantenía lleno y ahora ni le abren el portón a la gente.. ellas lo que hacían era ayuda humanitaria… Estamos encachimbados, estos majes son balurdes”, lamentó otros de los vecinos.

En el sector de La Sabaneta los vecinos coinciden en que desde su llegada, hace casi cuarenta años, las misioneras de la orden creada por la Madre Teresa de Calcuta, ahora consagrada como Santa, lo único que han hecho es ayudar a la gente.

Hace algunas semanas se conoció la decisión del régimen de Ortega de cerrar el Hogar de Adolescentes abandonadas y abusadas, los Hogares de Ancianos, la guardería y los proyectos de reforzamiento escolar que las religiosas desarrollaban en Granada y Managua. Posteriormente funcionarios del régimen tomaron las instalaciones de las religiosas; y este miércoles 29 de junio, la Asamblea Nacional despojó a la organización de su personería jurídica. Esta decisión se toma casi cuarenta años después de que el mismo Daniel Ortega, durante su primer gobierno en los años 80, le abriera a esta congregación las puertas del país y les brindará las condiciones para desarrollar sus obras de caridad.

También puede leer: Régimen concreta cancelación de la personería jurídica de la Asociación Misioneras de la Caridad y otras 100 ONG

Misioneras de la Caridad de la Madre Teresa de Calcuta
Daniel Ortega con la Madre Teresa de Calcuta en los años ochenta. LA PRENSA/Archivo

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: