14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Lady la Vulgaraza, exiliada en Costa Rica, decidió emprender en el negocio de venta de dulces tradicionales. LA PRENSA/Cortesía

El exilio de Lady la Vulgaraza en Costa Rica: emprender para sobrevivir

Lady la Vulgarza retomó sus habilidades en la cocina e inició un pequeño negocio de venta de dulces tradicionales nicaragüenses para mantenerse a flote mientras avanza su proceso de refugio

Karelia de la Vega, conocida como Lady la Vulgaraza, tiene 15 días, máximo un mes, para encontrar un nuevo hogar en Costa Rica. En el lugar donde actualmente habita la dueña le dijo que ya no puede seguirle dando “posada”. Ella apenas tiene dos semanas de haberse exiliado en ese país, tras haber huido de los múltiples asedios y amenazas de cárcel de la Policía orteguista.

A Lady le preocupa esta situación, pero dice que no se echa a morir y se jacta de ser una persona trabajadora que enfrenta con positivismo las adversidades por muy duras que sean. Desde que llegó a San José no se ha quedado de brazos cruzados, ahora lucha para poder establecerse y ayudar a su mamá.

Sin importarle los señalamientos y prejuicios, Karelia decidió emprender como solía hacerlo en Nicaragua y desde hace unos días comenzó a vender cajetas de coco, de leche y piñonate, entre otros dulces nicaragüenses, con un precio de entre 250 y 500 colones. Menos de un dólar, incluso las de mayor precio.

«No tengo un familiar ni nadie que me pueda recibir en otro lugar, por eso he tomado esta decisión, con ayuda de algunas personas, para poder emprender y vender estos productos para poder sobrevivir», cuenta De la Vega a LA PRENSA.

Dulces tradicionales nicaragüenses que ofrece en Costa Rica Lady la Vulgaraza. LA PRENSA/Cortesía

Lea además: “Me sacaron a la Lady Vulgaraza que tengo dentro”, dice desde el exilio

La opositora relata que su exilio en Costa Rica no ha sido nada fácil. Llegó a San José solo con dos pantalones, dos camisas y 30 dólares, y en los primeros días la dueña de un restaurante de platillos típicos nicaragüense le regalaba comida, lugar donde al poco tiempo comenzó a trabajar como ayudante de cocina.

«La misma señora con la que trabajaba haciendo la comida nicaragüense me dio el espacio para vender las cajetas y elaborarlas en el mismo negocio, que está ubicado en el antiguo Registro Civil, Avenida 6, acá en San José», relata.

Lady invitó a la comunidad exiliada en el vecino país a que visiten el restaurante Pucci, donde ofrece su producto, para que puedan apoyarla comprando dulces. Si tiene un negocio en el vecino país y también quiere vender sus dulces, puede contactarla al número 8455 4788 y ella le dará precios al por mayor.

«Yo siempre he sido una persona trabajadora, luchadora, que ha salido adelante día con día, emprendiendo de una u otra manera para poder sobrevivir y poder obtener ingresos para ayudar a mi familia, sobre todo a mi mamá, que ya es una persona de la tercera edad y lo que me queda es apoyarla”, añadió.

En proceso de refugio

La opositora y crítica del régimen de Daniel Ortega asegura que debido a su estatus migratorio se le ha hecho difícil encontrar un trabajo estable en Costa Rica, razón que la llevó a emprender.

En ese país está siendo acompañada y asesorada por algunas organizaciones que apoyan a la comunidad exiliada en cuanto a la situación migratoria, y espera que a través de ese organismo le agilicen el carnet de refugio, «porque yo tengo la cita hasta el 3 de enero de 2023».

Confiesa que a quien más extraña de Nicaragua es a su madre, poder abrazarla, pero también echa de menos ver el rostro de felicidad de los niños que recibían de sus manos un plato de comida a través del comedor infantil que fundó hace dos años en su vivienda, ubicada en Pochocuape.

Y aunque su salida de Nicaragua no ha detenido el funcionamiento del comedor infantil, reconoce que las ayudas han disminuido y cuentan con poca provisión para continuar brindando alimento a los niños. Animó a la población a apoyar para que este proyecto siga funcionando.

Lea también: La triste y valiente historia de Javier Hernández y Lady la Vulgaraza

«Ha sido una experiencia bastante triste, porque es difícil estar lejos de la familia, es feo sentir que uno no está al lado de los que te estiman y te quieren. Lo más duro para mí es extrañar mi tierra, sobre todo ver la cara de aquellos niños que apoyaba día con día con los almuerzos», lamenta.

Lady la Vulgaraza se hizo popular desde 2017 en las redes sociales al compartir videos satíricos, pero fue a partir de abril de 2018 que decidió cambiar el contenido, usando su popularidad para denunciar las arbitrariedades cometidas por la dictadura de Daniel Ortega.

«Uno de los mensajes a los nicaragüenses es que donde quiera que vayamos tenemos que buscar la manera de cómo salir adelante, porque en Nicaragua nos destacamos por ser personas trabajadoras, que luchamos por nuestros sueños», finalizó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: