14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

Lady La Vulgaraza se exilió en Costa Rica

“Me sacaron a la Lady Vulgaraza que tengo dentro”, dice desde el exilio

La ley de ciberdelitos la tenía amordazada. En 2020 creó un comedor para niños pobres. Se reprimía de hablar cuando la Policía Orteguista la acosaba. Pero el 28 de mayo pasado le sacaron lo “vulgaraza”. Tuvo que irse porque era inminente su captura

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A las 2:30 de la madrugada del pasado lunes 6 de junio de 2022, Lady la Vulgaraza salió de su casa, en el barrio capitalino Pochocuape, y tomó un taxi que la llevó a la terminal de buses interurbanos del mercado Roberto Huembes. Ahí subió a un bus que la llevó al fronterizo poblado de Peñas Blancas.

Llevaba consigo dos pantalones, dos camisas, 30 dólares y 700 córdobas. Nada más. La prisa con la que decidió irse al exilio no le dio tiempo para prepararse con los recursos suficientes, además de que partió en secreto para que la información sobre su salida no llegara a oídos de la Policía Orteguista o de simpatizantes de la dictadura Ortega Murillo.

Lady la Vulgaraza tiene 28 años de edad. Su nombre de cédula es Javier Antonio Hernández Urrutia, pero su nombre de mujer transgénero es Karelia de la Vega. En los últimos días vivía con mucho miedo de ser capturada por la dictadura, no por ella, sino por su mamá, Catalina de los Ángeles Urrutia, quien sufría mucho al saber que su hija era objetivo de los policías del régimen.

Desde el 18 de abril de este año 2022, Lady estaba siendo hostigada en su casa por los policías, quienes llegaban a aparcarse enfrente con varias patrullas, donde, además de ser su hogar, funciona un comedor para niños pobres del sector.

Lea también: La triste y valiente historia de Javier Hernández y Lady la Vulgaraza

El asedio se tornó insoportable desde el pasado 28 de mayo, cuando, cansada de tanto acoso, y al ver que los agentes no dejaban pasar a los niños para que comieran, la “Lady la Vulgaraza” que Karelia había intentado mantener reprimida desde que los Ortega Murillo aprobaron la ley de ciberdelitos, se le volvió a meter en el cuerpo y la emprendió contra las policías que estaban a la entrada de la casa y lo publicó en las redes sociales.

Desde entonces una captura se tornó inminente para Lady, pero ya se encuentra a salvo en San José, Costa Rica, donde está pidiendo refugio. Aún cuando ella ya no está en su casa, la Policía sigue llegando a acosar el hogar.

Lady la Vulgaraza recién llegada a San José, Costa Rica, el pasado lunes 6 de junio de 2022. LA PRENSA/ CORTESÍA

La “Lady”

Antes de abril de 2018, Lady la Vulgaraza confiesa que era sandinista, de las que votaba por Daniel Ortega. Después de ver que Ortega y su esposa Rosario Murillo ordenaron disparar a matar a la población civil que protestaba, causando la muerte de más de 300 nicaragüenses, Lady decidió denunciar en las redes la actitud criminal de los gobernantes.

Aprovechó que se había hecho famosa por casualidad. En 2015, un amigo la grabó diciendo vulgaridades, pero luego le robaron el celular al amigo. En 2017, el video que estaba en el celular fue publicado en las redes y se volvió viral. La gente le comenzó a llamar “La Vulgaraza” y así nació el mote de Lady la Vulgaraza. Ella aclara que en la cotidianeidad no es vulgar.

A pesar de las represalias que recibió por sus críticas en las redes sociales, Lady siguió pidiendo justicia por los crímenes de la dictadura y también la liberación de los presos políticos.

Tuvo que “bajar el gas” comenta, aunque no dejaba de denunciar, cuando la dictadura aprobó la ley conocida como “de ciberdelitos”, en octubre de 2020, porque con la misma el régimen puede echar presos a quienes publiquen mensajes en las redes sociales que a ellos no les gusten.

El comedor

A mediados del año 2020, cuando ya estaba en su apogeo la pandemia del Covid-19, la Lady contrajo el coronavirus. En una ocasión, debido a la necesidad económica en el hogar, quiso salir con una pana grande llena de donas a venderlas, ya que en su familia tienen la tradición de elaborar dulces para vender.

Lea también: Se vende la casa quemada del barrio Carlos Marx “en 250 mil dólares, negociables”

No pudo salir. Le dolía todo el cuerpo y estaba prendida en calentura. Una persona, que se dio cuenta del problema, le compró toda la pana de donas a la Lady, con el compromiso de que las donas les fueran entregadas a los niños pobres del sector. Además, esa persona, le mando de regalo 100 dólares a la Lady.

Con esa experiencia, a la mente de la Lady se vino la idea de crear un comedor para los niños de su zona, ya que ella, en su niñez, pasó hambre. Llegaba de la escuela y no había qué comer. Su mamá llegaba tarde de vender dulces y a veces con las manos vacías porque la venta había estado mala.

Aprovechando una vez más su popularidad en las redes, lanzó una campaña y sus amistades le respondieron. El 28 de mayo de 2020, inició el comedor atendiendo a 50 niños, es decir, 50 platos de comida.

Los niños haciendo fila en la casa de Lady la Vulgaraza, para recibir su almuerzo. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

Con el tiempo se hicieron entre 120 y 180 niños. Llegaban no solo de Pochocuape, sino de barrios vecinos como San Isidro, Loma Linda y el Camilo Ortega. Se les daba el almuerzo de lunes a sábado. Sus familiares le ayudaban a cocinar el arroz, los frijoles, pelar las verduras, hacer el fresco, repartir la comida. Se repartían el trabajo.

Lady también consiguió financiamiento para comprar uniformes, zapatos y útiles escolares para esos niños.

El hecho de que en la casa de la Lady se reuniera a diario tanta gente, porque también llegaban los padres de esos niños, atrajo la presencia de la Policía Orteguista.

Lady, para no comprometerse, no salía de la casa y dejaba que los policías pasaran horas enfrente de su casa, a veces entre las 9:00 de la mañana y las 6:00 de la tarde. En otras ocasiones, como en diciembre de 2021, se iban hasta en la madrugada.


El futuro del comedor

La salida de Nicaragua de Lady la Vulgaraza no ha detenido el funcionamiento del comedor infantil que funciona en la casa de ella.

Este viernes 10 de junio de 2022, Catalina, la madre de la Lady, y Carmen, una cuñada, batían en una olla el arroz aguado que prepararon ese día para los niños.

Faltaban todavía 15 minutos para las 12:00 del mediodía, cuando comenzaron a llegar los primeros niños, cada uno con ellos con una pana plástica. Mientras esperaban que el arroz terminara de cocinarse, ellos jugaban. Ninguno de ellos tenía un celular en las manos. Pero, se divertían.

Así se llenaba el comedor cuando estaba Lady la Vulgaraza en Nicaragua. LA PRENSA/ CORTESÍA

En ocasiones se tiraban al suelo, lodoso por la lluvia. Corrían alegres. Se reían.

Los que llegaron primeros fueron los que estudian en la tarde. Después fueron llegando los que estudian por la mañana.

Se hizo un nutrido grupo, como de 40 niños, pero el grupo es más grande. Lo que ocurre es que en los últimos días, Catalina ha estado enferma, y como la Lady se fue, se le hizo difícil hacer comida miércoles y jueves. Eso hace que los niños dejen de llegar, pero Catalina explica que cuando se den cuenta que se reanudaron los almuerzos, volverá todo el grueso del grupo de niños.

Además de los niños, llegaron otras personas que nunca están invitados al comedor: los policías del régimen Ortega Murillo. A pesar de que Lady la Vulgaraza ya no está en su casa, sino en Costa Rica, los policías orteguistas continúan llegando a asediar el lugar.

Catalina y Lady la Vulgaraza están conversando a través del WhatsApp si van a poder seguir con el comedor infantil. La salida de Lady, forzada por la persecución de la dictadura, tiene en veremos el futuro del comedor.

Para los niños sería una gran pérdida si se acaba.


La gota que derramó el vaso

El asedio policial a la casa de Lady la Vulgaraza se intensificó desde el pasado 18 de abril de 2022. Pero, este reciente sábado 28 de mayo, la Lady se cansó de quedarse callada ante el hostigamiento de la Policía. Ese día estaba celebrando el segundo aniversario de la apertura del comedor cuando se enteró que los policías no estaban dejando pasar a los niños a la actividad.

“Ya me tenían hasta la coronilla. Me sacaron a la Lady Vulgaraza que tengo dentro”, explica.

Lady no salió completamente de su casa, sino que desde dentro les gritó a los uniformados, especialmente tres mujeres que estaban cerca de la entrada: “¿Por qué no dejas pasar a los niños? Y no te metas con mi gente, porque ustedes no saben de lo que yo soy capaz”, les dijo.

“Ni vos”, respondió una policía.

“No, si ya sé que sos asesina. ¿No mataron a un montón de gente? Sinvergüenzas, asesinos. Ustedes son asesinos”, les espetó la Lady, entre otras cosas, mientras les instruía a los niños que entraran a la casa.

La Policía Orteguista asediando la casa de Lady la Vulgaraza. LA PRENSA/ CORTESÍA

La Lady seguía reclamando a los policías: “¿No te da pena? No hacen ni verga ustedes y no dejan hacer. Son una pila de mierda todos ustedes. Ladrones. Asesinos. Sinvergüenzas. Delincuentes. Eso es lo que son”.

Hubo un momento en que una de las policías retó a la Lady a que saliera de la casa, pero ella le respondió: “Sí payasa, te vas a quedar con las ganas, estúpida. Porque si vos te metes aquí, vas a ver lo que te puede pasar. ¿Estás esperando que salga para echarme presa? Con las ganas te vas a quedar. Y se van a quedar todos ustedes, pila de mierda”.

Desde entonces el asedio se intensificó. A la Lady la amenazaban con que la echarían presa.

El pasado viernes 3 de junio de 2022, Lady la Vulgaraza tomó la decisión de irse a refugiar a Costa Rica. El lunes pasado se fue de madrugada. Lo hizo para evitarle un dolor a su madre.

Catalina Urrutia, madre de Lady la Vulgaraza, a la par de la olla de arroz aguado que se le preparó a los niños este viernes 10 de junio de 2022. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

El exilio

Con dos pantalones, dos camisas, un cepillo dental, una pasta de dientes, 30 dólares y 700 córdobas, la Lady salió de su casa rumbo a Costa Rica. En el mercado Roberto Huembes, a las 3.30 de la mañana del pasado lunes 6 de junio de 2022, tomó un bus a Peñas Blancas. En esa zona fronteriza llegó a Costa Rica a través de un camino montañoso y “se tiró una cerca de lata” para ubicarse en el país vecino.

“Me fui con una mano adelante y otra atrás”, cuenta la Lady, quien llegó a San José, la capital costarricense, con 20 mil colones, cuenta, equivalentes a unos 30 dólares. En San José le esperaban unos amigos.

Lady la Vulgaraza, ya en el exilio. LA PRENSA/ CORTESÍA

En San José no tiene qué comer. En los últimos días, la dueña de un restaurante le ha regalado comida, pero la Lady no está acostumbrada a que le regalen, pues siempre ha trabajado vendiendo cajetas de cocos, piñonates, turrones, coyolitos, entre otros dulces tradicionales de Nicaragua.

Si no consigue trabajo de cocinera o como ayudante de cocina, la Lady piensa hacer dulces para vender. El problema es que en Costa Rica no tiene los recursos para empezar su proyecto. Pide a las personas que quieran apoyarle le escriban al WhatsApp 84554788.

Lo que más le preocupa en este momento es que no puede ayudar a su mamá con medicinas, ya que se encuentra muy enferma.

Eso sí. La Lady ahora se siente libre, sin temor de que la Policía Orteguista la acose o la capture. “Yo no quería engrosar la lista de presos políticos ni de muertos que tiene la dictadura (Ortega Murillo)”, comenta.

Desde Costa Rica, piensa seguir denunciando a la dictadura, exigir la libertad de los presos políticos y pedir justicia por las personas asesinadas por los Ortega Murillo y sus seguidores.

Esperando la comida. LA PRENSA/ ÓSCAR NAVARRETE

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: