14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua

La Cepal también compartió que la economía en la región centroamericana crecerá 5.1 por ciento. Imagen referencial. Archivo/LA PRENSA

Sistema Financiero pagará más por el córdoba a partir de junio. BCN vuelve a subir las tasas de interés

Este es el segundo incremento en las tasas de interés que el Banco Central de Nicaragua aplica en lo que va del 2022, lo que tiene un efecto en la economía

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A partir del 1 de junio, el Banco Central de Nicaragua (BCN) volverá a encarecer el acceso al córdoba a los agentes económicos, tras haberlo mantenido invariable en mayo y ajustado en abril hacia el alza, a tono con la batalla que están librando sus pares en el mundo para tratar de contener la galopante inflación.

El máximo emisor bancario de Nicaragua informó que desde junio la Tasa de Referencia Monetaria (TRM) es de 4.5 por ciento, desde un 4 por ciento previamente. “La TRM nominal corresponde a la tasa de operaciones monetarias de reportos diarias en córdobas sin mantenimiento de valor”, explicó el BCN en un comunicado.

En paralelo, también las tasas de las ventanillas de Reportos Monetarios y Depósitos Monetarios (ambas al plazo de 1 día para operaciones monetarias en córdobas sin mantenimiento de valor) se ubicarán en 5.75 por ciento y 3.25 por ciento, respectivamente. Hasta ahora estas tasas estaban en 5.25 por ciento y 2.75 por ciento.

La medida del BCN supone que los bancos y otros agentes económicos deberán pagar mayores intereses en sus operaciones en moneda nacional con el máximo emisor bancario, lo que suele tener un efecto en los clientes del Sistema Financiero, la producción y demanda, el empleo y el crecimiento económico.

Es decir, que si una entidad financiera requiere córdobas para sus operaciones con el público, deberá pagar mayores intereses al BCN por la compra de esa moneda, lo que tiene un efecto en el mercado nacional, como por ejemplo los créditos, que en abril mostraron un aumento en su tasas de interés al público con relación a marzo.

Lea además: El BCN encarecerá el costo de acceso al córdoba al sistema financiero a partir del lunes. ¿Qué significa eso para la ciudadanía y precios?

Ya se siente en el crédito

En abril la tasa promedio de los créditos en córdobas de corto plazo se ubicó en 9.14 por ciento, mientras que en marzo fue de 8.78 por ciento, luego de experimentar reducciones en los dos meses anteriores.

Los préstamos en esta misma moneda, pero a largo plazo, en abril se situaron en 8.31 por ciento frente al 8.25 por ciento observado en el mes anterior, lo que confirmaría que el movimiento de tasas al alza por parte del Banco Central de Nicaragua tuvo su efecto en el mercado crediticio en córdobas.

El BCN anunció que en junio otra vez se ajustaron “las tasas de interés de operaciones monetarias conexas, como las de ventanilla de Depósitos Monetarios en córdobas a plazos de 7, 14 y 30 días, y la de ventanilla de Reportos Monetarios en córdobas a 7 días”.

Según el Banco Central, el ajuste de tasas se realizó en “correspondencia con la evolución de las tasas de interés internacionales y de las condiciones monetarias internas, enmarcándose en el cumplimiento del objetivo fundamental del BCN, de propiciar la estabilidad de la moneda nacional y el normal desenvolvimiento de los pagos internos y externos; así como para apoyar la administración de liquidez del Sistema Financiero y mantener condiciones propicias para la intermediación financiera”.

Poco margen de maniobra

Cabe mencionar que en mayo, las autoridades de la Reserva Federal de EE. UU. aplicaron un nuevo e histórico aumento en sus tasas, encareciendo el acceso al dólar para el Sistema Financiero y agentes económicos que usan esa moneda en sus transacciones, con la idea de restringir el acceso a esa divisa en un esfuerzo por contener la galopante inflación que en Estados Unidos alcanzó su mayor nivel en 40 años en abril pasado: 8.3 por ciento.

En Nicaragua, el impacto del aumento de las tasas de interés en el córdoba para hacer frente a la inflación —como están haciendo los bancos centrales para sus monedas rectoras—, genera dudas entre algunos economistas locales, que recuerdan que la gran mayoría de las operaciones y actividades económicas están dolarizadas, es decir una moneda extranjera sobre la que el BCN no tiene poder de maniobra.

El riesgo, han advertido, es que al encarecer el costo del córdoba, que domina muy poco el mercado nacional, pueda desembocar en una mayor contracción del crédito, de la liquidez del mercado interno y por tanto dañar el crecimiento económico, aumentar el desempleo y desincentivar las actividades productivas, ya afectadas por el impacto de la crisis de logística en el mundo.

En un análisis reciente, el economista Néstor Avendaño planteó que tomando en cuenta que Nicaragua experimentó tres años de recesión económica, “no se puede afirmar que el ambiente inflacionario en el mercado local se creó por la expansión de una excesiva demanda en 2021”.

Lea también: ¿Le subieron la tasa de interés a su crédito o piensa pedir uno? Debe saber que los intereses van rumbo al alza y esta es la razón

Algo que por ejemplo sí es el origen de la inflación internacional, ya que durante la pandemia los gobiernos pusieron en marcha multimillonarios programas fiscales, lo que permitió que los hogares se llenaran de dinero y debido a que ahora las actividades se están reactivando a menor ritmo de lo esperado, hay un desajuste de la oferta y demanda. Además la crisis en Ucrania, por la invasión de Rusia, han empeorado el movimiento de mercancías en el comercio, lo que ha disparado los precios globales. De ahí el esfuerzo de los bancos centrales por sacarle liquidez a los mercados.

Al respecto, Avendaño explicó en uno de sus análisis publicados en su blog, que en el caso de Nicaragua la inflación o alza generalizada de precios está siendo atizada por el lado de la oferta, vía importaciones de bienes y servicios, que son pagaderos en dólares.

Y muestra de ello es que en el mercado local “la gente está comprando menos, porque no hay demasiado dinero”. “Por consiguiente, en Nicaragua no existe una expansión excesiva de demanda interna y la inflación subyacente está acelerándose. La política monetaria, que está diseñada para desacelerar la inflación por el lado de la demanda, no puede hacer nada contra la inflación por el lado de la oferta”, consideró.

En esta situación, “el dilema macroeconómico es aceptar la desaceleración del crecimiento económico y el aumento del desempleo o convivir con una tasa de inflación alta. Creo que los servidores públicos al mando de la economía del país mantendrán la estrategia de reducir la inflación a costa de la inactividad laboral, contendrán la inflación con el costo de aumentar el desempleo y el subempleo, y tratarán de evitar que se arraiguen las expectativas inflacionarias de largo plazo entre los agentes económicos”, sostuvo.

BCN mantiene tasa de crecimiento

Pese a ello, el Banco Central de Nicaragua mantiene, en su última actualización de mayo, que este año la economía crecerá entre 4.5 y 5 por ciento, aunque los organismos financieros internacionales, que suelen adoptar al final del periodo las cifras oficiales, por ahora no ven tasas mayores al 4 por ciento para la economía nicaragüense este año, tras crecer 10.3 por ciento el año pasado, por el efecto rebote.

La inflación en Nicaragua ascendió hasta abril a 4.05 por ciento el acumulado del año y 9.95 por ciento en los últimos 12 meses, según cifras del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide). En términos mensuales, los números muestran que pese al ajuste de tasas del BCN en abril, ese se ubicó con la tasa más alta en lo que va del año, con 1.22 por ciento, superior al 1.15 por ciento en marzo.

La tasa en abril se ubicó como la tercera más alta de los últimos 12 meses, luego que en diciembre del año pasado se ubicara en 1.41 por ciento y en noviembre en 1.39 por ciento.

“La postura de la política monetaria se mantiene acomodaticia, lo que facilita el traspaso de los aumentos de tasas internacionales previstos en lo que resta del año, como respuesta para contener la presión inflacionaria a nivel global”, dijo el BCN en su reporte sobre el Estado de la Economía a mayo y perspectivas 2022.

A criterio de un economista, que en su momento pidió no ser citado por temor a represalias, el aumento del TRM que está anunciando el BCN significa que la entidad está comenzando a prever que la inflación afectará aún más a Nicaragua y generará un problema en la oferta de bienes del país. Es decir, que veremos una canasta básica más cara y un acceso al crédito más costoso.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: