14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Juana Pérez López no puede evitar las lágrimas al recordar el accidente de tránsito que dejó en estado vegetativo a su nieto, Jorge Sáenz Aguirre. LA PRENSA

El niño que quedó en estado vegetativo después de un accidente de tránsito en Carretera a Masaya

Después del accidente la familia fue abandonada por el padre, por lo que el cuido del menor es gracias a la generosidad de pobladores

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Eran aproximadamente las 6:30 minutos de la tarde del 7 de junio de 2021, cuando un automóvil arrancó de las manos de su abuela materna, Juana Pérez López, al niño Jorge Sáenz Aguirre, de 8 años, mientras cruzaban la carretera Managua-Masaya, a la altura del kilómetro 17.

Como consecuencia del impacto, el niño cayó a 1.15 metros de distancia y se golpeó la cabeza en la cuneta del bulevar, de donde fue levantado inconsciente por paramédicos de los Bomberos Unificados y trasladado al Hospital La Mascota.

Lea también: Niño de 18 meses sobrevivió a graves lesiones sufridas en accidente. Su padre murió y su mamá quedó lesionada

“Mire mi muchachita, lo que usted va a hacer es ponerse de rodillas y encomendar su hijo al Señor”, fue la primera recomendación hecha por los médicos a Ángela Aguirre Velásquez, mamá del menor, después de recibir al niño en estado agónico.

Y es que los médicos por su conocimiento y experiencia estaban claros que solo un milagro de Dios permitiría que el niño sobreviviera al trauma craneoencefálico severo.

Intubado seis semanas

Cuando Ángela Aguirre regresó de orar preguntó a los galenos por el niño y el  médico le informó que lo había intubado en un intento por mantenerlo con vida, recuerda la atribulada madre.

Lo que nunca se imaginó Ángela Aguirre es que los episodios vividos en las horas posteriores al accidente de tránsito solo eran el inicio de una “pesadilla” que se prolonga indefinidamente.

Ángela Aguirre lleva tres veces a la semana a su hijo Jorge Sáenz Aguirre, de 8 años, a terapias en un intento porque recupere la movilidad. LA PRENSA

Jorge Sáenz Aguirre, después de permanecer tres meses y medio ingresado en el Hospital La Mascota, de los cuales seis semanas estuvo intubado, fue entregado a su madre con un diagnóstico desfavorable.

Desahuciado clínicamente

Ángela Aguirre recuerda que cuando los médicos les entregaron a su hijo le dijeron: “Tome a su niño, ya no hay qué hacer, él quedó en estado vegetativo”.

Desde ese día, la vida para Ángela Aguirre y su familia no ha vuelto a ser igual, porque viven de la caridad pública para poder mantener con vida al mayor de sus tres hijos.

Lea además: Acusado de abuso sexual de niña de 6 años podría ser descompensado mental. Juez ordena examen psiquiátrico

“El cuido del niño es caro, porque él tiene una traqueotomía y su alimentación es a través de una sonda gástrica donde se le suministran frutas, verduras y carne de pollo licuada”, indica la entrevistada.

Terapia con alto costo

En un esfuerzo por tratar de que el pequeño Jorge recupere algo de movilidad, Ángela Aguirre desde hace un mes lo lleva tres veces a la semana a sesiones de terapia que tienen un costo de 15 dólares cada una y el caponero que los transporta de la comunidad Los Madrigales —donde residen— a la comarca de  Esquipulas, jurisdicción de Managua, le cobra 300 córdobas por viaje.

“La verdad es que los gastos de la terapia son cubiertos con lo que la gente le regala al niño y lo que gano vendiendo café y pan de manera ambulante cuando logro salir”, refiere la mujer, quien también tiene a su cargo a sus dos hijas más.

Los médicos entregaron con diagnóstico desfavorable al pequeño Jorge Sáenz Aguirre. LA PRENSA/Cortesía

Además de los gastos antes mencionados, el niño requiere para su alimentación dos tarros de leche Anchor que tienen un costo de 800 córdobas cada uno, toallas húmedas, jeringas y pañales desechables.

Es por eso que Ángela Aguirre apela a la generosidad de los lectores de LA PRENSA para que le ayuden con los gastos de su niño y para ello le pueden llamar al número telefónico 8762-1331 o bien llevar la ayuda a la comunidad Los Madrigales, detrás de la antena de Claro, kilómetro 17 Carretera a Masaya.

Abandonado por su padre

Como si lo vivido fuera poco para esta familia, Jorge Antonio Sáenz Borge, padre del niño que permanece en estado vegetativo, abandonó el hogar y también sus obligaciones de padre después que el menor salió del hospital, revela Ángela Aguirre.

El pequeño Jorge Sáenz Aguirre cursaba el segundo grado en el colegio San Pedro Apóstol. LA PRENSA/Cortesía

“El papá se fue de la casa porque le pareció muy pesada la carga del niño y las otras dos niñas”, asegura Ángela Aguirre al ser preguntada por el progenitor del niño. El hombre  trabaja como ayudante en los microbuses interlocales que cubren la ruta Managua-Masaya con terminal en el mercado Oriental.

En lo que refiere al chofer que conducía el automóvil que arrolló a Jorgito, como le dicen en su hogar, fue eximido de responsabilidades por las autoridades policiales al determinar que la causa del accidente fue por imprudencia peatonal.

Sueños truncados

Ángela Aguirre recuerda con nostalgia cómo su niño todas las mañanas salía a la escuela San Pedro Apóstol donde cursaba el segundo grado y por la tarde jugaba con sus amigos.

Puede interesarle: Arrestan a médico señalado de violar a paciente en hospital de Somoto

“Mi niño cuando estaba bueno me decía que quería ser chef y hacer una casa propia para todos nosotros”, relata la entrevistada, quien junto al niño en estado vegetativo, sus otras dos hijas y su madre están posando en la casa de un familiar en la dirección antes mencionada.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: