14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

Archivo/LA PRENSA

INSS castiga el gasto en atención a pensionados y contribuyentes, pero no escatima en el gasto salarial

La autoridades aumentaron significativamente en el primer bimestre de este año el gasto en la planilla laboral, aprovechando que los ingresos subieron fuerte. Estos son los nuevos números del instituto

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Los números oficiales son contundentes. En los primeros dos meses del año, las autoridades del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) están haciendo todo lo posible para evitar que el gasto en prestaciones sociales que ofrecen a jubilados y cotizantes crezca fuerte, para tratar de controlar el déficit financiero de la entidad, pero en lo que no han escatimado esfuerzo es en evitar que el gasto en planilla se dispare.

Según cifras divulgadas por el Ministerio de Hacienda y Crédito Público, en el primer bimestre el hueco financiero global de efectivo de la entidad se ubicó en 129.9 millones de córdobas, una cifra que es 73.1 por ciento inferior a la registrada en igual lapso de 2021 (484.1 millones).

Lea también: Gobierno asegura que economía creó casi 24 mil empleos formales en tres meses y ya se alcanzó el nivel prepandemia

Específicamente, en enero la entidad reportó un déficit de 236.4 millones de córdobas, y en febrero, los números oficiales indican que hubo un superávit de 106.5 millones de córdobas, un comportamiento positivo que no se observaba desde hace varios años.

Este ese el segundo déficit más bajo en el primer bimestre de los últimos cinco años, según muestran cifras oficiales. Vea infografía

Ingresos versus gastos

Pero detrás de dicha contención en el déficit, hay realidades muy dispares. Entre enero y febrero los ingresos del INSS ascendieron a 5,564.3 millones de córdobas, 788.4 millones de córdobas más que lo obtenido en el mismo lapso de 2021 (4,775.9 millones). La diferencia equivale al 16.5 por ciento.

De esos ingresos, 5,307.9 millones de córdobas correspondieron a las contribuciones realizadas por trabajadores y las empresas, mientras que el restante (256.4 millones) provino de “otros ingresos”, en los que se reflejan las ganancias por inversiones del INSS. Ambos montos suponen incrementos en comparación con lo contabilizado en el mismo periodo de 2021: 4,725.5 millones y 50.4 millones de córdobas, respectivamente.

Por el otro lado, en el periodo de referencia los gastos operativos del INSS ascendieron a 5,577.2 millones de córdobas, un 6.8 por ciento más que en el mismo periodo de 2021, cuando la cifra se ubicó en 5,218.4 millones. El gasto se eleva a 5,694.2 millones de córdobas si se incorpora la adquisición de activos no financieros, que también sufre una fuerte contención en su desempeño.

Pero ¿qué hay detrás de ese crecimiento menor en el gasto del INSS versus los ingresos generales de la entidad? Los números muestran que la entidad está haciendo fuertes ajustes para contener al máximo el aumento de los gastos que están relacionados con la atención de los pensionados y contribuyentes, no así la planilla estatal.

En detalle, las “remuneraciones a empleados” totalizaron 276.3 millones de córdobas hasta febrero de 2021 y en 2022 esta cifra ascendió a 334.1 millones. Esto equivale a un aumento del 21 por ciento.

Lea además: ¿Se agotaron las reservas de pensiones del INSS? Se revela enorme caída del fondo en medio de la pandemia

Con relación a la “compra de bienes y servicios” — que engloba la atención brindada a través de clínicas, la compra de insumos, medicinas, entre otros —, hasta febrero el INSS gastó 1,479.4 millones de córdobas, frente a los 1,477.5 millones desembolsados en 2021. Esto equivale a un aumento de 0.13 por ciento.

Mientras que en las “prestaciones sociales”, que incluyen las pensiones que otorga el Seguro Social, el gasto pasó de 3,460.6 millones de córdobas en los primeros dos meses de 2021, a 3,760.3 millones en el mismo lapso de 2022. Eso equivale a un aumento de apenas 8.66 por ciento.

Empleo se recupera a paso lento

El INSS, que acumula más de nueve años de déficits, es una de las entidades más afectadas por la crisis sociopolítica del país, que inició en 2018 y se ha intensificado, y por la pandemia de la covid-19. Ambas situaciones han provocado una significativa caída del empleo formal en el país, y por lo tanto una disminución de afiliados del instituto, haciendo más grande su déficit financiero.

Según datos del Banco Central de Nicaragua (BCN), hasta marzo del corriente el INSS tenía 793,838 afiliados, 23,884 más que en diciembre de 2021, cuando registró 769,954 trabajadores.

No obstante, con respecto a lo registrado en 2017 (914,196 asegurados), los números indican que hasta el primer trimestre 120,358 personas todavía no habían recuperado su empleo formal, es decir que aún la institución está lejos de rescatar lo que perdió en los últimos cuatro años y esa urgente necesidad de recuperar afiliados se ve reflejada en sus finanzas: el INSS no tiene capacidad para cubrir con sus ingresos totales sus obligaciones más básicas.

Le puede interesar: Régimen asegura que economía creó en dos meses 15,000 empleos formales. Estos son sectores que están contratando

De hecho, especialistas en la materia han explicado a LA PRENSA que la única forma de que esta institución pueda sobrevivir es por las inyecciones que concede el Gobierno a través del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, o por medio de préstamos de organismos internacionales como el Fondo Monetario Internacional (FMI), de lo contrario el Seguro Social ya hubiese colapsado.

Un economista, que solicitó no ser nombrado, explicó recientemente a LA PRENSA que el problema que atraviesa el INSS es muy profundo, ya que es una institución que ha sido mal manejada a lo largo del tiempo y no ha logrado recuperar los empleos que perdió a raíz del estallido de la crisis.

“Definitivamente, hay que trabajar para resolver la grave crisis política, a la cual se le está dando mucha más importancia que a los factores económicos, y eso también está empantanando la economía. Mientras no se resuelva el problema político, aquí vamos a seguir dando vueltas sobre lo mismo. Este mes se generan tantos empleos, el próximo se vuelven a perder y así vamos”, mencionó en su momento.

Archivo/LA PRENSA

Cabe destacar que mientras el régimen de Daniel Ortega anuncia que la economía nicaragüense creció 10.3 por ciento en 2021, en paralelo el INSS cerró el año pasado con un déficit global de 2,905.3 millones de córdobas.

El Gobierno proyecta para este año que el INSS complete un nuevo ciclo de crisis en sus finanzas con un déficit de 3,603.6 millones de córdobas al finalizar el 2022. Se estima que los ingresos totalicen 35,530.6 millones de córdobas y los gastos ronden los 39,134.2 millones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: