14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

El presidente de Colombia, Iván Duque y Daniel Ortega. LA PRENSA

Fallo de La Haya por conflicto entre Nicaragua y Colombia llegará en medio de fuertes tensiones diplomáticas

La sentencia del caso "Presuntas Violaciones a Derechos Soberanos y Espacios Marítimos en el Mar Caribe" será leída el jueves 21 de abril

El deterioro en las relaciones diplomáticas entre Managua y Bogotá se ha intensificado en los últimos meses, que han estado marcados por las acusaciones de “narcoestado” por parte de Daniel Ortega a Colombia y a su vez, la expulsión del embajador colombiano en el país, Alfredo Rangel Suárez, el pasado 23 de febrero. En esta situación es que llegará el fallo que dictará la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya el próximo 21 de abril sobre el caso de “Presuntas Violaciones a Derechos Soberanos y Espacios Marítimos en el Mar Caribe” entre ambos países.

El régimen de Ortega denunció que Colombia, a cargo del presidente Iván Duque, incumplió con el fallo de La Haya del año 2012, el cual extendió a Nicaragua su soberanía y derechos marítimos hasta las 200 millas náuticas. Ahora una de las grandes interrogantes es si el quebrantamiento de las relaciones diplomáticas serían un obstáculo para cumplir con lo que dicte La Haya.

Lea además: ¿Cuánto tiempo le puede tomar a La Haya fallar en el diferendo Nicaragua-Colombia?

Ambos países se han enfrentado en tres ocasiones por este caso en el máximo tribunal. La sentencia será leída por la presidenta del Tribunal, la jueza Joan E. Donoghue, en el Palacio de la Paz de La Haya, el jueves 21 de abril de 2022, a las 10:00 de la mañana (hora de los Países Bajos, 2:00 a.m. hora de Managua).

¿Qué esperar? ¿A favor de Nicaragua o Colombia?

La decisión de la Corte se da cinco meses después de que -en octubre de 2021- finalizaron las audiencias orales y públicas sobre la demanda de Nicaragua contra Colombia, realizadas en la sede de la CIJ. Expertos en derecho internacional consultados por LA PRENSA en ese momento estimaron que en el primer trimestre del 2022, entre marzo y abril, la Corte podría emitir la sentencia, como efectivamente pasará.

El abogado internacional Paul S. Reichler, quien recientemente renunció a formar parte del equipo de Nicaragua por las acciones del régimen orteguista, prevé un fallo a favor del país centroamericano. “Anticipo una victoria de Nicaragua. Es probable que la Corte denuncie a Colombia por la violación de los derechos marítimos bajo la sentencia de la Corte de noviembre de 2012”, dijo Reichler a LA PRENSA.

Le puede interesar: Régimen de Ortega llama a El Salvador a «someter la presunta disputa» territorial entre ambos países ante Corte de La Haya

Por otro lado, un experto nicaragüense en derecho internacional, quien demandó anonimato por temor a represalias, explicó que el fallo previsto para el 21 de abril es “un nuevo capítulo de un litigio que ya está en su tercera década”.

A la vez, subrayó que “el tratado Esguerra- Bárcenas de 1928 dilucidó la soberanía sobre el Archipiélago de San Andrés, Providencia, Santa Catalina y cayos adyacentes, que otorgó a Colombia. No obstante, La Haya ahora probablemente ratificará las áreas marítimas limítrofes que ya reconoció a favor de Nicaragua en 2012. Los argumentos o alegatos jurídicos favorecen a Nicaragua, y un miembro del equipo jurídico que nos representó en La Haya augura una victoria nuestra”.

El experto nicaragüense consideró que la expulsión del embajador de ese país por parte del gobierno de Nicaragua “es un factor sumamente relevante. También lo es el inminente cambio en la jefatura de gobierno (colombiano) tras las elecciones programada el 29 de mayo”.

Rosario Murillo, Daniel Ortega y el embajador de Colombia en Nicaragua. TOMADA 19 DIGITAL

Por su parte, Carlos Cascante, profesor de la Escuela de Relaciones Internacionales de la Universidad Nacional de Costa Rica (UNA), dijo que la decisión del gobierno de Ortega de expulsar al embajador colombiano en Managua es “inédita en términos del derecho internacional porque tradicionalmente se ha sostenido que es precisamente la solución de orden normativo, de orden jurisdiccional la que pretende evitar que los países desarrollen animadversiones a partir de problemas delicados, es decir, cuando se lleva un asunto a la CIJ se parte del supuesto de que una vez dentro los países que están en medio del conflicto no realizan actos que se puedan considerar hostiles entre sí”.

Le puede interesar: ¿Cuáles son los argumentos de Nicaragua para reclamar ante La Haya una indemnización por parte de Colombia?

Para él está claro que este tipo de asuntos para el gobierno de Ortega no solo revisten un interés desde los derechos de Nicaragua en el mar, sino que también pueden ser empleados para establecer un giro nacionalista y conseguir el apoyo de los diversos grupos sociales en Nicaragua “que puedan ser propensos de olvidarse un poco del carácter despótico del gobierno para asumir una política vinculada con ese nacionalismo”.

Elecciones en Colombia

El próximo 29 de mayo en Colombia se celebrarán elecciones presidenciales en las que los colombianos deberán elegir al sucesor de Duque. La más reciente encuesta realizada por el Centro Nacional de Consultoría (CNC) sobre intención de voto señala que Gustavo Petro, candidato presidencial del Pacto Histórico, de ideología de izquierda; y Federico Gutiérrez, aspirante presidencial de Equipo por Colombia, son los que lideran la primera vuelta.

Para el experto nicaragüense, “cualquier candidato que resulte electo podría cuestionar la viabilidad de sentarse a negociar con representantes de un gobierno (Nicaragua) cuya legitimidad está seriamente cuestionada por la comunidad internacional al ser producto de un proceso electoral viciado, sin garantías democráticas, que no cumplió con los estándares internacionales y que se desarrolló sin observadores independientes, con 170 presos políticos, entre ellos varios candidatos y precandidatos presidenciales, y sin las reformas electorales mínimas para ser objeto de reconocimiento”.

Cascante Segura aclaró que la sentencia de la CIJ parte de un principio de buena fe de las partes que se someten a ella, es decir, que “las partes acatarán el fallo de la Corte sin necesidad de que exista una coacción y eso implica una buena relación diplomática entre las partes, o al menos una relación diplomática profesional entre las partes”.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí