14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!
justicia en Nicaragua, CIDH, Ley del perdón

Antonia Urrejola, exrelatora para Nicaragua y expresidenta de la CIDH. LA PRENSA/ CORTESÍA CIDH

Por qué el nombramiento de Antonia Urrejola como canciller de Chile es “una mala noticia” para Ortega

Urrejola, expresidenta de la CIDH, será ministra de Relaciones Exteriores del gobierno de Gabriel Boric. Analistas políticos analizan las implicaciones para Nicaragua

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

A siete semanas para su llegada al Palacio de La Moneda, el próximo 11 de marzo, el presidente electo de Chile, Gabriel Boric, ha despejado este viernes la duda que había sobre si implementaría un gobierno de izquierda radical o no.

Boric, de 35 años, presentó este viernes, 21 de enero, un gabinete conformado por profesionales independientes, una gran mayoría de mujeres y de distintas corrientes políticas. Entre ellos figura la expresidenta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y exrelatora para Nicaragua, Antonia Urrejola, como ministra de Relaciones Exteriores.

¿Qué esperar de las relaciones diplomáticas entre Chile y Nicaragua?

Para analistas políticos consultados por LA PRENSA, con el nombramiento de Urrejola como canciller de Chile, el presidente electo de ese país ha demostrado que la democracia y la defensa de los derechos humanos está por encima de su ideología partidaria.

La abogada chilena, Urrejola, es reconocida en Nicaragua por su involucramiento total, desde la CIDH y como relatora de Nicaragua, en la crisis de derechos humanos que atraviesa este país desde el 2018.

En diciembre pasado, al salir de la CIDH, al no ser reelecta como presidenta, afirmó que seguiría comprometida con este país. “No puedo dejar de llamar la atención a la honorable Asamblea de la OEA sobre Nicaragua, cuyo pueblo he acompañado en los últimos cuatro años y decirles a todos y todas ellas que seguiré acompañándoles desde donde sea que el futuro me depare”, expresó Urrejola en su discurso de despedida.

A la vez destacó que Cuba, Nicaragua y Venezuela son países que “requieren una atención especial”.

El analista político Eliseo Núñez considera que el nombramiento de Urrejola como canciller de Chile no es una buena noticia para Daniel Ortega por varias razones. “La primera es, que la prioridad del nuevo gobierno chileno son los derechos humanos por encima de cualquier otra cosa. Pocas veces se mira a una defensora de derechos humanos nombrada canciller, jefa de la diplomacia de un país y esto indica que hay un énfasis en ese sentido. Obviamente va a ver otros temas”, explicó Núñez.

Podría interesarle: Presencia del iraní Mohsen Rezai en Nicaragua fue «trastorno» a la región, aseguró Brian A. Nichols

En segundo lugar, “lo que significa para Ortega es que tiene a alguien a cargo de una de las diplomacias más eficaces del continente que conoce los por menores de la gran cantidad de violaciones a derechos humanos que ha hecho y que difícilmente va a priorizar la relación política ideológica, como esperaba Ortega, por encima de la relación de derechos humanos”, señaló el analista.

Para el analista político y exembajador de Nicaragua, José Dávila Membreño, las relaciones de Chile con Nicaragua “serán cuidadosamente críticas, pues habrá un enfoque de derechos humanos y a la vez Chile buscará la línea de una izquierda diferenciada”.

Lea también: ¿A dónde va América Latina? Realizan foro sobre el destino de la región

“Hay buena tradición de las relaciones chileno-nicaragüenses, pero el nuevo presidente chileno Boric, no busca que lo vean a la par de Cuba, Nicaragua y Venezuela, las tres dictaduras latinoamericanas repudiadas”, opinó Dávila.

A la vez, opinó que “Boric y su juventud no se echarán a perder por Ortega, pues además sabe que su triunfo no es del populismo, sino de un rechazo al pasado autoritario chileno. La presencia de Urrejola en la política exterior de Chile, será un estorbo para las aspiraciones de impunidad del régimen de Ortega, señalado ante el mundo por la CIDH, de crímenes de lesa humanidad”.

Latinoamérica tendrá una voz crítica del régimen

Por su parte, el sociólogo e historiador Óscar René Vargas considera que tras el nombramiento de Urrejola no habrá una ruptura diplomática entre Chile y Nicaragua, pero sí existirá una vocería crítica al régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

“En primer lugar es un nombramiento excelente para Nicaragua, ya que ella conoce en el terreno lo que se vivió en la represión de abril de 2018. Nadie le puede contar cuento. Ella sabe cómo pasó. Eso coincide con la crítica que hace el presidente electo Boric sobre el gobierno Ortega-Murillo, que dice que no es un gobierno legítimo ni democrático. Es decir, no hay una contradicción entre lo que Boric ha determinado y lo que Urrejola posiblemente vaya a implementar”, refirió Vargas.

Por lo tanto, “podemos esperar una relación crítica, no creo que esto genere ruptura diplomática, pero sí una vocería crítica al régimen Ortega Murillo. Posiblemente, puede haber una disminución en la relación, me refiero a que en lugar de embajadores, pueden poner a encargados de negocios, pero no creo que llegue una ruptura diplomática”, reiteró.

Crítica de Urrejola tendrá efecto en la región

Vargas señaló que uno de los elementos más importantes para Urrejola que va a determinar su acción como canciller de Chile será la lucha de los derechos humanos y por lo tanto, la crítica a las acciones del régimen nicaragüense serán contundentes, lo que generará incidencia en la política exterior de la región.

“La crítica al régimen Ortega Murillo en la comunidad latinoamericana en la voz de Urrejola será contundente y va a haber incidencia en la política exterior de otros países como Perú, Colombia, incluso en Argentina”, señaló Vargas.

Lea además: EE. UU. anuncia que será sede de la IX Cumbre de las Américas. La Casa Blanca decidirá a los países invitados

El internacionalista y politólogo Pedro Fonseca sostuvo que Urrejola “viene a ofrecer a Chile y a la región una perspectiva más inclusiva de derechos humanos y de principios democráticos”.

“Las relaciones con Nicaragua creo yo que serán muy estrechas, pero al mismo tiempo fiscalizadoras de las agendas, de los tratados y de los principios internacionales sobre todo aquellos vinculados a democracias y derechos humanos”, añadió.

Fonseca insistió en que “Urrejola conoce muy bien a Nicaragua, conoce muy bien cómo opera el régimen dictatorial de Ortega y eso precisamente hará que las relaciones entre Chile y Nicaragua se afiancen en la medida en que Chile probablemente encabece el liderazgo interamericano para la justicia y la democracia en Nicaragua”.

El gabinete de Boric

Del equipo, de 24 ministros que conforman el gabinete de Gabriel Boric, 14 son mujeres y un tercio independientes. Con eso Boric busca sobrepasar los límites de su coalición política para lograr mayorías en el futuro Congreso, dividido casi en partes iguales entre las fuerzas de izquierda y derecha.

“Nos acompañan en este equipo de ministros y ministras personas de diversos orígenes y formaciones; un gabinete diverso, un gabinete con mayoría de mujeres (…), con presencia de regiones, intergeneracional, con pluralidad política, con diversos puntos de vista y con una fuerte presencia también de independientes y de militantes de partidos políticos”, dijo Boric en la ceremonia que se realizó en los patios del Museo Histórico Natural de Santiago.

Dos de los nombrados son el expresidente del Banco Central Mario Marcel, como futuro ministro de Hacienda, y la expresidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, como ministra del Interior.

Marcel, independiente vinculado al Partido Socialista, de 62 años, renunció el jueves al Banco Central. Antes, ocupó diversos cargos en los gobiernos de centroizquierda y era el preferido de los mercados, que ven en su nombramiento un gesto de moderación en las reformas económicas que busca implantar Boric.

“Mi rol específico será ayudar a crear las condiciones económicas, financieras y operacionales para que los compromisos establecidos con la ciudadanía se puedan cumplir” y conformar un equipo para lograr “una salida ordenada a la crisis que ha vivido el país en los últimos años”, afirmó Marcel en una carta difundida por el equipo de prensa de Boric.

La futura ministra del Interior o jefa del gabinete, tiene 35 años, es médica cirujana y en 2017 se convirtió en la primera mujer en alcanzar la presidencia del Colegio Médico.

Con información de AFP.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: