14
días
Desde que las instalaciones de LA PRENSA fueron tomadas y nuestro gerente general, Juan Lorenzo Holmann, fue detenido. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD!

En 2020 se exportaron hacia El Salvador un total de 28.66 millones de kilogramos. Cortesía/LA PRENSA

¿Por qué Nicaragua no se está beneficiando del aumento en la demanda de frijoles del gobierno de Nayib Bukele?

Aunque el Gobierno de El Salvador ha anunciado que está haciendo masivas importaciones de alimentos, incluido frijoles, para entregar paquetes a su población, este año Nicaragua no se ha beneficiado de esa aumento en la demanda del grano.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Pese a que hace más de un año, el Gobierno de El Salvador asumió el compromiso de suministrar con paquetes alimenticios a las familias salvadoreñas afectadas por la pandemia de Covid-19 y para ello está importando frijoles y otros productos, las estadísticas revelan que el volumen de las exportaciones de frijoles nicaragüenses hacia ese país en los primeros cinco meses de este año disminuyeron un 35.8 por ciento, en comparación con el mismo período del año pasado, según el Centro de Trámites de las Exportaciones (Cetrex).

De enero a mayo de este año, las exportaciones de este grano hacia El Salvador sumaron un total de 10.3 millones de dólares, cifra inferior a la registrada en el mismo lapso de 2020 (16.2 millones de dólares). La diferencia equivale al 36.4 por ciento.

Con relación al volumen, en el mismo período de referencia también se registró una caída debido a que en los primeros cinco meses de 2021 se exportaron 9.29 millones de kilogramos de frijoles hacia El Salvador, mientras que en el mismo lapso de 2020 fueron 14.49 millones de kilogramos.

Lea también: Caída estrepitosa en envíos de frijoles lastra el buen desempeño de las exportaciones de productos nostálgicos

El precio promedio pagado por este producto en el mercado salvadoreño también disminuyó, pasando de 1.12 dólares en los primeros cinco meses de 2020 a 1.11 en igual período este año.

Ciclo de primera, cerca del sector del lago de Apanás, Jinotega. Cortesía/LA PRENSA

Aumenta demanda en El Salvador

Los números del Cetrex, entonces, demostrarían que pese a que El Salvador ha elevado su demanda de frijoles de los mercados externos, Nicaragua, que ha sido un tradicional proveedor de este grano, no se está beneficiando, lo que afecta a los productores locales.

En mayo de 2020, el gobierno del presidente Nayib Bukele dio marcha al Programa de Emergencia Sanitaria (PES), el cual tenía como propósito entregar paquetes alimentarios a los hogares salvadoreños que fueron afectados económicamente por la pandemia por Covid.19. En la primera entrega beneficiaron a 3.4 millones de familias.

Dichos paquetes contienen arroz, frijoles, harina, gelatina, leche, papel higiénico, aceite, avena, pastas, entre otros productos. En la caja se lee la frase distintiva: “Este paquete alimentario ha sido pagado con tus impuestos. No como en los Gobiernos anteriores, donde tus impuestos eran robados por presidentes que: murieron en arresto domiciliario, están en la cárcel o huyeron y ahora están asilados en Nicaragua”.

Este lunes Bukele publicó en sus redes sociales que para una sola entrega se necesitan 14 millones de libras de frijol, 14 millones de libras de arroz, 17 millones de litros de leche, entre otros productos. Explicó que gran parte de estos productos se estaban importando para evitar afectar los precios internos.

«Y para los que preguntan ¿por qué no compramos esos alimentos en el mercado local?», planteó Bukele, al respecto respondió: «1. No alcanzaría la producción nacional. 2. La demanda extra en el mercado local de alimentos sería tan alta que los precios de la canasta básica se irían a las nubes».

Y agregó: «Por lo que, mientras recuperamos el agro que ellos destruyeron (lo que no se puede hacer en un año), tendremos que comprar los productos afuera y así no incrementar la demanda local de alimentos, para que no se disparen aún más los precios».

Nayib Bukele, presidente de El Salvador. Archivo/LA PRENSA

Guillermo Jacoby, presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), explica que esta demanda podría impactar en el crecimiento de las exportaciones nicaragüenses si los 14 millones de libras de frijol son adicionales de lo que los salvadoreños consumen anualmente.

“Eso significaría que el precio del frijol sube si se demanda más. Si se mantiene la demanda salvadoreña, y estos 14 millones solo es un subsidio de lo que se consume anualmente, entonces estaría en función de la oferta. Y en Nicaragua la oferta está relacionada con la producción, y está en función de los costos y del clima. Y ninguno de estos factores son estables y crean por lo tanto incertidumbre”, enfatizó.

Asistencia alimentaria de El Salvador impulsó exportaciones en 2020

Álvaro Vargas, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic), explicó que las exportaciones en general durante los primeros cinco meses del año han sido de aproximadamente 862,000 quintales, “28 por ciento inferior al año pasado, siendo siempre nuestro principal mercado El Salvador”.

Le puede interesar: Fuerte crecimiento en las exportaciones de frijoles de Nicaragua a medida que sale la cosecha de primera

“El año pasado, producto de la pandemia, también hubo compra de frijol porque El Salvador suministró o dio paquetes alimenticios a sus ciudadanos, entonces el año pasado sí hubo un incremento de exportaciones, pero para el ciclo 2020-2021, o sea el ciclo pasado, tuvimos una producción de 4.6 millones de quintales aproximadamente”, indicó.

En 2020, se exportaron hacia El Salvador un total de 28.66 millones de kilogramos, cifra superior a la registrada en 2019 (20.73 millones). Con relación al valor, el año pasado se generaron 34.1 millones de dólares, 67.1 por ciento más que en 2019 (20.4 millones de dólares).

El líder gremial mencionó que en el país se consumen alrededor de 2.6 millones de quintales de frijoles, “es decir que tenemos la capacidad de exportar aproximadamente dos millones de quintales, esa es nuestra capacidad exportadora”.

Sobre la situación en El Salvador, “14 millones de libras de frijol son como 140 mil quintales, más o menos, Nicaragua debería tener la capacidad de producirlos, porque el ciclo de primera en muchas de las zonas del país también ya está en vaina, entonces está pronto por salir en las áreas donde se logró sembrar y que logró llover”, agregó.

En 2020 los frijoles se ubicaron como el quinto producto de exportación de Nicaragua. Cortesía/LA PRENSA

Asimismo, compartió que la necesidad de El Salvador con relación a los frijoles “seguramente va a tener algún efecto en el incremento de áreas de siembra para este ciclo agrícola 2021-2022”.

Respecto a la comercialización del frijol, Vargas  menciona que siempre se mantiene la dinámica de que llegan salvadoreños a comprar este grano directamente a las áreas productoras o lo hacen vía intermediarios.

“Generalmente para esta época el productor ya vendió todo su frijol, los que lo tienen son intermediarios, porque el productor no tiene capacidad de almacenamiento. La dinámica de la producción de frijol funciona así: el productor cosecha, deja semillas para sembrar en el siguiente ciclo, deja para la alimentación de su familia y vende el excedente que tiene porque no tiene capacidad de almacenamiento, pero creo que en un mes ya debería estar saliendo la primera cosecha de frijol nuevo”, añadió.

Obstáculos en la producción de frijoles

A criterio de Vargas, los principales obstáculos para los productores de este grano tan cotizado a nivel nacional e internacional son “los precios de los insumos, la reforma fiscal de 2019 incrementó duramente los costos de producción de todos los cultivos y el frijol no es la excepción. También la entrada tardía del invierno, principalmente en el Corredor Seco, retrasó un poco la siembra y en ciertas zonas decidieron no sembrar el frijol”.

Lea además: Así es como Nicaragua se está beneficiando del «boom» de precios de las materias primas en 2021

“Ahorita con el retraso del invierno en ciertas áreas muy específicas del Corredor Seco, tuvimos productores que decidieron no sembrar de primera pero van a sembrar de postrera, no debería tener mayor efecto en la producción”, indicó.

Además, considera que cuando se tiene demanda de frijoles y también hay suficiente para exportar, el precio siempre es el principal incentivo para la producción y para que existan incrementos en áreas de siembra de los pequeños y medianos productores.

“Lo primero que se garantiza es el autoconsumo de las familias de los productores y segundo, que es sumamente importante, es cuando tenés demanda de frijoles y el precio se da un poco al alza, también existe un mayor incentivo para producir y para sembrar”, afirmó.

Para este ciclo agrícola, según las proyecciones de Upanic, la producción puede incrementar un poco más de 100 mil quintales, 4.7 o 4.8 millones de quintales para el ciclo 2021-2022, “es decir que también nuestra capacidad exportadora debería tener una mayor capacidad de 2.2 millones de quintales”.

En 2020, el frijol se ubicó como el quinto producto de exportación de Nicaragua, con un incremento significativo con relación a 2019, “atribuido en gran medida a las ‘compras de pánico’ realizadas por nuestros países vecinos a raíz de la pandemia de Covid-19”, señala un análisis compartido por APEN.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: