14
días
han pasado desde el arresto de nuestro gerente Juan Lorenzo Holmann, y la toma de las instalaciones. Nuestra Redacción está hoy en el exilio. ¿Vas a permitir que la dictadura se salga con la suya?

El director ejecutivo de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia reaccionó sobre las leyes que ha impuesto el régimen de Daniel Ortega en contra de los opositores.

Alianza Cívica y UNAB dicen que Ortega está consiguiendo el repudio de la comunidad internacional al anular la competencia política

Estas agrupaciones advirtieron que la comunidad internacional reaccionará con más sanciones en contra del régimen, por la Ley que inhibirá como candidatos a los opositores de Daniel Ortega

Las agrupaciones opositoras Alianza Cívica y Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) denunciaron este martes, por separado, que el régimen de Daniel Ortega pretende anular la competencia política de contrapeso, como parte de su ambición de quererse perpetuar en el Gobierno en las elecciones nacionales previstas para noviembre de 2021.

La ley que prohíbe ser candidatos en los comicios a los opositores que sean “golpistas”, por promover protestas o sanciones de la comunidad internacional a funcionarios y negocios del régimen orteguista, entró en vigencia este 22 de diciembre. La Junta Directiva de la Asamblea Nacional nicaragüense tardó pocas horas en mandar a publicar la nueva ley, que fue aprobada este lunes, 21 de diciembre, en una sesión extraordinaria.

Lea además: A menos de 24 horas de ser aprobada, entra en vigencia Ley para inhibir a opositores en elecciones 2021

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Alianza Cívica, afirmó que se trata de un paso más para “cerrar el círculo a los opositores”, pero aseguró que seguirán el trabajo organizativo de los sectores adversarios al orteguismo y demandando las reformas electorales que permitan realizar elecciones con transparencia y libertad.

“Está equivocado (el régimen) si cree que nuestra lucha acabará con estas leyes, que son totalmente inconstitucionales, y con nuestra determinación por seguir luchando por conseguir una Nicaragua democrática”, afirmó Chamorro.

La Ley de defensa de los derechos del pueblo a la independencia, la soberanía y autodeterminación para la paz, inhibe de “optar a cargos de elección popular” a todo nicaragüense que la dictadura lo señale de dirigir o financiar “golpes de Estado”, así como gestionar y celebrar sanciones de gobiernos extranjeros a funcionarios y al gobierno orteguista. Esos actos serán considerados “traición a la Patria” , lo que abre el camino para acusar penalmente a los opositores.

Esa ley se une al combo de leyes que Ortega quiere usar en contra de los opositores políticos: la Ley contra Ciberdelitos, la Ley de Regulación de Agentes Extranjeros y la reforma constitucional para establecer la cadena perpetua por “crímenes de odio” en el país. Ese paquete es dirigido a amedrentar a los ciudadanos que se expresan en contra de la política totalitaria y la corrupción del orteguismo.

Lea también: Orteguistas aprueban ley para inhibir a opositores como candidatos en las elecciones del 2021

Provocarán más condenas

Chamorro advirtió que con pretender sacar del camino a los opositores de participar en las elecciones supondrá una respuesta de los gobiernos y organismos internacionales, que verán estas acciones como el intento de impedir que en Nicaragua hayan comicios conforme los estándares internacionales, donde se respete la voluntad de los ciudadanos expresada con los votos.

“Lo que está consiguiendo es el repudio de la comunidad internacional, que al unísono se han pronunciado, en muy corto tiempo, tanto Estados Unidos, el Parlamento español, la Unión Europea, la OEA, sobre la gravísima situación que implica la aprobación de esta Ley, violatoria de derechos”, dijo Chamorro.

Las intenciones de Ortega de pretender inhibir a candidatos opositores de participar en los comicios presidenciales es contraria a la resolución de la Asamblea General de la OEA, que en octubre pasado solicitó a Ortega que abriera la negociación con todos los grupos opositores y sociales para hacer reformas electorales que permitieran restablecer la credibilidad de los resultados de los comicios, afirmó Chamorro, quien prevé que habrá “consecuencias gravísimas para Nicaragua en un futuro”, al esperarse nuevas sanciones por parte de la comunidad internacional hacia el régimen de Ortega.

Continuarán denunciando abusos

Por su parte, la UNAB aseguró que seguirá denunciando los abusos a los derechos humanos y la represión política del orteguismo en los distintos foros mundiales.

Puede interesarle: EE.UU. sanciona a otros tres funcionarios del régimen de Ortega

En un pronunciamiento, emitido la tarde de este martes, la UNAB valoró que esa ley que inhibe a los opositores de ser candidatos “no representa más que el temor que tiene el régimen a ser despojado del poder por la vía cívica y pacífica”.

“La dictadura está acorralada y aislada internacionalmente. Como Unidad Nacional, hemos activado mecanismos para informar y denunciar ante la comunidad internacional estas leyes que atentan incluso con el sistema democrático interamericano”, afirmó la plataforma opositora.

El objetivo de Ortega es perpetuarse en el poder y para eso quiere “anular por completo la competencia política” que los sectores opositores que le representan una verdadera amenaza a sus ambiciones, en las elecciones previstas para el 7 de noviembre del 2021.

“Ortega pretende cerrar las puertas a un proceso cívico y democrático, pese que estas elecciones de 2021, bajo reformas electorales y con condiciones habilitantes, son consideradas como un proceso clave para resolver la crisis sociopolítica que sufre nuestro país desde hace casi tres años. Es evidente que la dictadura pretende sostenerse con las armas, utilizando a la Policía, el Ejército y los paramilitares como brazos opresores”, denunció la UNAB.

La brutal y sangrienta respuesta del régimen para aplastar las protestas ciudadanas, que iniciaron  en abril del 2018, ha dejado un saldo de más de 300 muertos, miles de heridos, más de cien mil exiliados y más de 100 opositores aún encarcelados. La crisis hunde a Nicaragua en una recesión económica, que, diversos sectores empresariales, políticos y sociales han afirmado que solo se superará cuando haya una salida democrática al conflicto político.

Los miembros de la UNAB aseguraron que pese al escenario adverso, seguirán organizándose “para cualquier escenario que permita una transición democrática, que restaure las libertades ciudadanas y permita que las presas y presos políticos se reúnan nuevamente con sus familias”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: