14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.
Leopoldo Brenes

LA PRENSA/ARCHIVO

Cardenal Brenes niega que exista un tercer intento de diálogo nacional entre opositores y dictadura

El líder religioso asegura que valorarían mediar si las partes están dispuestas a ceder y resaltó que el único interés de la Iglesia católica ha sido evitar más conflictos y más muertes.

Ante rumores que circulan en las redes sociales y algunos medios de comunicación que aseguraban un supuesto diálogo entre representantes de partidos políticos, empresarios y la dictadura bajo la mediación de la Iglesia católica, el cardenal Leopoldo Brenes, arzobispo metropolitano de Managua, negó que esta institución religiosa esté en este momento participando en tal evento.

“Que yo sepa no, no está ocurriendo eso en este momento, cada quien está en su Diócesis trabajando. Nosotros nos estamos preparando para la ordenación del próximo sábado del obispo de Chontales, pero eso de diálogo no hay nada, por lo menos a mí ningún obispo me ha dicho”, aseguró Brenes.

Lea también: Daniel Ortega derrocha dinero persiguiendo opositores, mientras pide fondos para atender emergencia

En redes sociales y algunos medios de comunicación se menciona que los representantes de cada gremio buscan soluciones a la crisis social, política y económica que atraviesa Nicaragua luego de las protestas iniciadas en abril de 2018 contra la dictadura por los abusos e injusticias que venía cometiendo a lo largo de 11 años que, hasta ese momento, cumplía estando en el poder, luego de haber regresado en el 2007.

Valorarían ser mediadores

El dictador Ortega fue forzado por la rebelión de abril a dialogar en el Seminario de Fátima en mayo y junio del 2018, con los representantes de la sociedad civil que él mismo pidió a los obispos de la Iglesia católica que escogieran, pero este primer intento fue cancelado por el régimen. Luego la presión de la empresa privada, comunidad internacional y resistencia de los opositores obligó a los dictadores a negociar en el Incae en febrero de 2019, pero suspendieron la iniciativa en mayo y finalmente la cancelaron tres meses después.

Para analistas políticos y opositores todo este tiempo de supuesta negociación le sirvió a Ortega para organizarse y lanzar una oleada de muerte, represión, encarcelamiento y asedio contra quienes se habían atrevido a alzar su voz contra sus abusos. Consideran que el dictador nunca ha querido negociar y está aferrado al poder.

Puede interesarle: Trump mantiene a Nicaragua en categoría de «amenaza a la seguridad nacional de Estados Unidos»

“Estaríamos dispuestos a hacer la mediación con tal que las partes se pongan de acuerdo, luego miraríamos qué decide la Conferencia Episcopal, pero las partes deben llegar con la voluntad de ceder un poco. Pasa como cuando hay pleitos en las familias entre los esposos y las esposas, todos tienen que dar su brazo a torcer en algún momento, tiene que haber voluntad, capacidad de escucha, no solamente imponer, el diálogo es eso. El papa ha insistido muchísimo y la Iglesia siempre promueve el diálogo, pero un diálogo en el cual se escuche. El papa dice: ‘Hay que escuchar hasta que deje de hablar el otro y no cortarl’, porque si lo cortamos ya no es diálogo”, adelantó el cardenal.

Partidos políticos niegan diálogo

Saturnino Cerrato, presidente del Partido Restauración Democrática (PRD), se sumó a Brenes y negó que exista el supuesto diálogo. “Para mí son rumores porque siendo yo el presidente del PRD no me han convocado ni me doy cuenta de eso ahorita. No ha habido acercamiento de diálogo del Gobierno con nosotros”.

Kitty Monterrey, presidenta nacional del partido Ciudadanos por la Libertad (CxL), desmintió los rumores acerca del supuesto diálogo diciendo que “no he sido citada a ninguna reunión al Consejo Supremo Electoral y menos aún en la Secretaría del Frente Sandinista de Liberación Nacional”.

Brenes considera que las dos iniciativas de diálogo anteriores entre opositores y el Gobierno fracasaron porque ninguno de los bandos cedió y había mucho protagonismo en el ambiente. No obstante, afirma que se necesita abrir este espacio de entendimiento. Asimismo dejó claro que la Iglesia católica no tiene ningún interés político al servir como mediadora.

Lea además: Ortega ignoró la carta enviada hace más de un mes por dos cámaras del Cosep

“Yo creo que el diálogo es lo más importante para solucionar los problemas, en un diálogo tiene que haber apertura, alguien que da, alguien que afloja, uno pide, el otro da, pero no solamente exigencias… nosotros en ningún momento actuamos de manera parcializada, nosotros quisimos dar un servicio para evitar más conflictos y más muertes”, finalizó el religioso.

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí