14
días
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. ¡LA DICTADURA NO PUEDE OCULTAR LA VERDAD! ¡LA DICTADURA NO PUEDE
OCULTAR LA VERDAD!
Con nuestro gerente general Juan Lorenzo Holmann, detenido e instalaciones tomadas. #LibertadParaLosPresosPolíticosdeNicaragua #LibertadParaLosPresos
PolíticosdeNicaragua
Grupo del Trabajo, OEA

El Grupo del Trabajo para Nicaragua de la OEA es conformado por países. LA PRENSA/ TOMADA DE TWITTER

Canadá y Chile presiden el grupo de países de OEA en el caso de Nicaragua

El Grupo de Trabajo para Nicaragua se reunió este jueves y contó con la presencia del secretario general de la OEA, Luis Almagro

El Grupo de Trabajo para Nicaragua de la Organización de Estados Americanos (OEA) quedó instalado este jueves con la elección de los doce representantes de ese organismo. La embajadora de Canadá, Jennifer Loten, es la presidente del Grupo y el vicepresidente es el embajador de Chile, Hernán Salinas Burgos.

Sin embargo, en Managua, el Ejecutivo y el Parlamento, dominado por el oficialismo, reiteraron su rechazo a este grupo.

Además de advertir que no se permitirá su presencia en el país.

El Grupo de Trabajo para Nicaragua fue creado el pasado 9 de agosto mediante resolución del Consejo Permanente de la OEA con el voto de 21 naciones. Considerada una comisión especial tiene como tarea supervisar la situación en Nicaragua y aportar soluciones para una salida pacífica a la crisis política que enfrenta Nicaragua desde el pasado 18 de abril debido a la represión del Gobierno a las protestas pacíficas.

Lea además: Daniel Ortega no recibirá al grupo de trabajo de la OEA para mediar en la crisis

El Grupo de Trabajo está integrado por Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Guyana, Ecuador, Panamá, Estados Unidos, Perú, Costa Rica y México. La primera tarea que harán es reunirse con la secretaría general del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) para lograr que el gobierno de Daniel Ortega acepte la presencia del Grupo.

Por la represión de paramilitares y la Policía Nacional a las manifestaciones ciudadanas entre 317 y 448 personas fallecieron, cerca de tres mil personas fueron heridas, y al menos 139 son presos políticos y un número no determinado de desaparecidos, según los últimos informes de organismos de derechos humanos internacionales y locales.

Las protestas ciudadanas contra Ortega se iniciaron por unas fallidas reformas a la seguridad social, pero tras la masacre, ahora la población demanda la renuncia de Ortega y de su esposa y vicepresidenta designada, Rosario Murillo, además del adelanto de las elecciones.

Lea también: Embajador mexicano en OEA: Grupo de países ya traza su plan de trabajo para Nicaragua

Uno de los primeros en reaccionar tras la instauración oficial del Grupo de Trabajo fue el embajador de Estados Unidos ante la OEA, Carlos Trujillo, mediante su cuenta en Twitter. “Orgulloso de representar a los Estados Unidos en el grupo de trabajo de Nicaragua. Felicidades a Canadá y Chile por su presidencia. Estoy seguro de que nuestro grupo está a la altura de la tarea”, escribió el diplomático.

Almagro participó

La primera reunión del Grupo tras ser aprobada su creación estuvo presidida por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y la secretaria adjunta de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Claudia María Pulido. Ambos llamaron a trabajar en coordinación con la CIDH.

“Saludamos la instalación del Grupo de Trabajo del Consejo Permanente para Nicaragua que se suma a los esfuerzos existentes que realiza el GIEI (Grupo Interdisciplinario de Expertos de Investigación) y el Mecanismo Especial de Seguimiento para Nicaragua (Meseni) liderado por la CIDH para buscar una salida pacífica y democrática a la crisis de Nicaragua”, escribió Almagro en su Twitter.

Uno de los delegados participantes en la reunión, que prefirió no ser identificado, dijo que uno de los acuerdos es reunirse con el secretario general del SICA, Vinicio Cerezo. “Queremos reunirnos con la secretaría general del SICA porque ellos tienen una iniciativa para reactivar el diálogo”, añadió la fuente.

El Diálogo Nacional entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia está suspendido desde el 26 de junio. La reactivación del Diálogo es una tarea prioritaria del Grupo de la OEA.

“Se ha perdido acceso al Gobierno (de Nicaragua), no nos están entregando la información que se le ha solicitado”, informó la fuente diplomática.

Murillo y sus diputados en sintonía

Sin embargo, el Gobierno y sus diputados en el Parlamento mantuvieron el tono confrontativo al rechazar la colaboración de la OEA para solucionar la crisis que cumple 122 días.

Este jueves en la Asamblea, controlada por el oficialismo, se aprobó la declaración de “Rechazo al injerencismo”, en la que se respalda que el ejecutivo de Ortega no permita la presencia en Nicaragua del Grupo de Trabajo de la OEA.

El titular de la Asamblea, el oficialista Gustavo Porras, presentó la propuesta de declaratoria ante el plenario a pesar de que no estaba incluida en la agenda base, previamente aprobada para discutirse.

La declaración se aprobó con el voto a favor de 69 diputados sandinistas más uno de la ALN, 17 en contra de sus colaboracionistas del PLC, el Partido Conservador más el del diputado por Yatama.

El documento legislativo califica como “comisión injerencista impulsada por el Gobierno de los Estados Unidos de América en la Organización de Estados Americanos (OEA)” y repudia la “posición del grupo de miembros de la OEA que violenta la soberanía e interviene en los asuntos internos de Nicaragua”.

José Antonio Zepeda, diputado orteguista y uno de los más cercanos a la pareja presidencial, dijo que “cerramos filas en no permitir que venga esa comisión” porque, según él, el organismo “no contó con el aval del Gobierno” para que se creara el Grupo de Trabajo.

Pero Zepeda calló cuando se le cuestionó sobre que Nicaragua, al ser firmante de la Carta Democrática y miembro de la OEA, se somete a sus acciones democráticas.

Un par de horas después de la resolución parlamentaria, Rosario Murillo, vicepresidenta designada, en su intervención en los medios oficialistas repitió los ataques contra la comisión de la OEA. Leyó el comunicado del Gobierno en que se califica de “inaceptable” su presencia en el país porque consideran que el Grupo “es dirigido por Washington en su afán por seguir interviniendo en los asuntos internos de Nicaragua”. “Esta declaración que suscribimos está elaborada con base en nuestras políticas de seguridad soberana, dignidad nacional y exigencia de respeto a nuestras decisiones de Estado”, dijo Murillo.

Tendrán reuniones claves

El embajador de México ante la OEA, Jorge Lomónaco, dijo en una reciente entrevista con LA PRENSA que el Grupo de Trabajo se propone conversar con el secretario general del SICA, Vinicio Cerezo, para “ver cómo nos complementamos porque se trata de que todos trabajemos en la misma dirección para lograr una solución pacífica” de la crisis en Nicaragua. “El Grupo (de Trabajo) tampoco puede quedarse con los brazos cruzados esperando respuestas, tiene muchas cosas por hacer en muchos factores y tenemos que empezar a trabajar, reunirnos, conversar, entender y aprender de una larga lista de actores que están jugando papeles de diferentes naturalezas en la situación”, explicó el embajador Lomónaco.

Puede leer: Gobierno de Nicaragua bloquea el trabajo del Grupo de Expertos Independientes de la CIDH

El Grupo de Trabajo se reunirá con el secretario general de la OEA; la Secretaría del Departamento para la Cooperación y Observación Electoral (DECO), que está trabajando en el Proyecto de Reforma Electoral en Nicaragua, y el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI). En esa lista también figuran la Mesa del Diálogo Nacional, la Iglesia católica, ONU y organismos financieros multilaterales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: