14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Canasta básica rebasa los 20,400 córdobas por primera vez en los últimos 40 años

La canasta básica experimentó en los dos últimos meses un incremento sostenido de 639.59 córdobas, admite el Gobierno.

La canasta básica rebasó en marzo pasado los 20,000 córdobas por primera vez en los últimos 40 años, según cifras recién actualizadas por el Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inide), cuya publicación acumulaba varias semanas de retraso.

La entidad también liberó el dato de abril, que refleja que la cesta sufrió un fuerte aumento en el cuarto mes del año, que hizo que cerrara el cuatrimestre en 20,447.62 córdobas. De esta manera, la canasta experimentó en los dos últimos meses un incremento sostenido de 639.59 córdobas.

En febrero de este año, la cesta se había ubicado en 19,808.03 córdobas y en diciembre había alcanzado los 19,800.85 córdobas.

Si el costo de abril se compara con hace un año, los nicaragüenses se han visto asfixiados por un aumento acumulado de 1,212.85 córdobas, lo que contradice la propaganda semanal que publica el Ministerio de Fomento, Industria y Comercio de que los precios en los mercados y supermercados están estables y algunos en descenso.

Lea además: Ciclo agrícola de Nicaragua arranca utilizando menos agroquímicos en las plantaciones

BCN atribuye a factores externos

El régimen de Daniel Ortega no suele ser transparente con las estadísticas económicas que publica, por lo que el costo real de la canasta básica podría ser mayor de lo que reflejan las cifras oficiales, que recién liberó pese a que las mismas estaban en poder del Inide desde hace varias semanas cuando publicaron puntualmente la variación mensual de la inflación de marzo, que se calcula con base en ese monitoreo de precios.

De hecho, el presidente del Banco Central (BCN), Ovidio Reyes, admitió la semana pasada que la inflación si bien el año pasado mostró un ligero descenso, este año se ha mantenido estancada. “La inflación que ya venía bajando, el año pasado se ubicó en alrededor de un 5.5 por ciento, este año se ha mantenido esa tasa. No ha bajado tan rápido como esperábamos porque en el mundo los precios volvieron otra vez a tener un incremento, lo cual es bueno y malo. Es malo porque todos esos precios impactan en los precios internos, y básicamente en las compras de bienes y servicios, pero es bueno porque los precios de todos nuestros productos de exportación en este momento tienen un nivel bastante atractivo, que esperaríamos que para este año sea un impulsor de una mayor producción para el 2024”, explicó.

Si embargo, el economista Néstor Avendaño desde el año pasado ha advertido que el Banco Central debe aumentar esfuerzos para rebajar la inflación subyacente, que sigue por encima de su histórico natural y que es la que realmente impacta a los nicaragüenses.

Canasta básica comenzó a encarecerse en 2021

“Es recomendable que los hacedores de la política macroeconómica vigilen el comportamiento de la tasa de inflación subyacente e impidan que se aleje del rango inflacionario arriba mencionado y vuelva a aparecer el riesgo de un ‘aterrizaje forzoso’, el cual ya se ha disipado, y que se caracteriza por una caída de la producción, un aumento del desempleo y una reducción de la alta presión inflacionaria”, señaló Avendaño en su análisis: Una sorpresa de una economía de ingreso medio bajo.

La canasta básica se disparó desde el 2021 a raíz del impacto de la crisis de precios que ocasionó el desajuste del comercio mundial y la producción tras la paralización de la economía global por la pandemia del covid-19, que ocasionó la semiparalización de las fábricas.

Tras la reactivación y después de masivos programas de estímulos fiscales en los países desarrollados, que puso en manos de los consumidores más dinero, se produjo un desajuste en la demanda y oferta, que ha disparado los precios mundiales y hasta ahora no se ha podido enfriar la inflación, aunque hay indicios a la baja.

La espiral alcista ocasionó que en Nicaragua hasta la fecha la canasta básica acumule un alza de 5,921.28 córdobas hasta abril de este año. En diciembre del 2020, la cesta costaba 14,526.34 córdobas.

Lea también: En descenso uno de los pocos salvavidas del régimen: exportaciones caen, pero perspectivas apuntan a que estas saldrán a flote

Los alimentos, los más golpeados

Son los alimentos los que más se han encarecido en medio de esta incontrolable crisis de precio en Nicaragua y el resto del mundo. Del costo total hasta abril de este año los hogares requerían 14,715.99 córdobas para comprar alimentos y bebidas no alcohólicas.

Desde diciembre, el costo de ese subcomponente de la cesta ha subido más de 600 córdobas. En el último mes del año pasado solo se necesitaban 14,122.79 córdobas y en el 2020, previo a la crisis de precios, era 9,681.56 córdobas.

Entre los productos claves de la canasta están los frijoles. En abril se requerían 34.99 córdobas, un poco más barato que los 35.39 córdobas requeridos en diciembre pasado. Lo que indicaría que este comestible ha mantenido su estabilidad en lo que va del año.

La estabilidad de precio en el frijol se mantiene, pese a que la cosecha pasada se vio afectada por la escasez de lluvia en el ciclo pasado, lo que ocasionó que se produjeran 3.9 millones de quintales. Aún así se espera un aumento del 10 por ciento en el ciclo actual, lo que permitiría reducir cualquier presión de precio en este grano, según las expectativas del Gobierno.

En el caso del arroz, la libra hasta abril se vendía en 19.42 córdobas, un poco más caro que los 18.70 córdobas requeridos en diciembre pasado. La producción de arroz dejó 6 millones de quintales y la meta es que este crezca cuatro por ciento en la actual cosecha 2024-2025.

Acompañantes del gallo pinto

Es el aceite uno de los productos más castigados por la espiral. El litro en abril arribó a los 78.91 córdobas, cuando en diciembre tenía un costo de 53.47 córdobas. Esto ha ocasionado que para comprar los siete litros que se requieren cada mes el gasto pase de 374.29 córdobas a 552.37 córdobas, es decir un incremento de 178 córdobas.

El azúcar, clave para darle vida al café de la mañana y acompañarlo con el gallo pinto, la libra se cotizó en 15.48, apenas 20 centavos más que en diciembre pasado. Es decir es uno de los comestibles más estables de la canasta en lo que va del año.

Son los acompañantes claves del gallo pinto los que también han sido golpeados por las alzas. El queso seco, la libra pasó de 130.24 córdobas en diciembre a 153.22 córdobas, es decir un alza en cuatro meses de 22.98 córdobas.

En tanto, los huevos si bien han subido de precio, aún siguen siendo asequibles. La docena se compra en 75.15 córdobas, ligeramente superior a los 72.79 córdobas requeridos en diciembre pasado.

De la ola alcista se han librado los acompañantes del gallo pinto como son las tortillas y el pan. En diciembre, para comprar una libra de tortillas se requerían 24.91 córdobas, un poco más que los 23.57 córdobas en abril de este año.

Por su lado, la libra de pan pasó de 32.60 córdobas en diciembre a 30.47 córdobas en abril.

Lea además: Crisis en zona franca impacta las importaciones de Nicaragua

Otros alimentos

La crisis de precios se ha estacionado principalmente en las carnes y en menor medida en los perecederos. La libra de posta de res costaba en abril 153.55 córdobas, ligeramente superior a los 152.21 córdobas que valía en diciembre pasado.

La mejor opción para amortiguar ese precio excesivo en la carne es el pollo, cuya libra se vendía en 60.49 córdobas, mientras que a finales del año pasado tenía un costo de 57.29 córdobas. Es decir un alza en cuatro meses de un poco más de tres córdobas, pero aún sigue siendo más barato que la carne de res.

Es el pescado el que más ha sido golpeado por la presión de precios. La libra en abril se ubicaba en 100.69 córdobas, un poco más que los 97.83 córdobas requeridos en diciembre.

En el caso de los perecederos, los tomates se vendían en 17.26 córdobas la libra; cebolla 42.11 córdobas, y la libra de papas en 38 córdobas. En diciembre los precios eran, según el orden antes descrito, 32 córdobas; 44.86 córdobas, y 38.69 córdobas respectivamente.

Otros componentes de la canasta

El componente de productos de uso del hogar se ha visto menos afectado por las crisis de precios. Hasta abril se necesitaban 3,602.31 córdobas, mientras que en diciembre eran 3,613.52 córdobas.

En tanto, en el subgrupo de vestimenta se requerían 2,129.32 córdobas, mientras que el año pasado eran necesarios 2,064.54 córdobas.

Economía Alza de precios canasta básica precios canasta básica

Puede interesarte

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí