14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Sabor agridulce entre los empleados del China Mall

Pese a que la mayoría de empleados parecen satisfechos por el salario que ganan, se muestran inconformes porque no están inscritos en el INSS

Algún porcentaje de las remesas recibidas por familias de nicaragüenses en el exterior, sobre todo Estados Unidos, Costa Rica y España es recolectado los siete días de la semana, de 8:00 de la mañana a 10:00 de la noche por las cajeras del China Mall que muchas veces tienen que trabajar 14 horas al día. Los chinos propietarios de esta gran tienda están contentos.

Solo el dinero que las familias reciben del exterior explica la multitudinaria afluencia de compradores que todavía hay a mediados de enero, pero no como la explosión que se dio en diciembre, pese a la generalizada creencia de que los productos chinos son malos, como dijeron varios compradores atraídos por la novedad.

La tienda es una enorme construcción rectangular de tres pisos de unos trece mil metros cuadrados, y con un parqueo frente a su entrada de aproximadamente una manzana que está completamente lleno de vehículos esta tarde en que llegué a conversar con algunos empleados. Está situada en Plaza San Dionisio, en la Pista Suburbana, cerca del centro comercial Natura. Una combinación de aires acondicionados y de abanicos de techo mantiene frescos los tres pisos, pese a la multitud y al calor infernal de Managua.

Lea además: Las millonarias obras financiadas por China en El Salvador y qué papel juegan en la reelección que busca Bukele

En el primer nivel hay cosméticos, perfumería, lencería, flores artificiales que parecen naturales; en el segundo, casi la mitad es ocupada por juguetes. También hay artículos de cocina, cristalería, electrodomésticos, y artículos para bebé; y en el tercero, mesas de billar y de ping pong, bicicletas, y máquinas para hacer ejercicio físico, piscinas, sacos de practicar boxeo, guantes y guanteletas, así como productos de ferretería.

LA PRENSA

En este primer mes y medio de funcionamiento de esta enorme tienda, han mantenido un horario de atención al público de 8:00 de la mañana a 10:00 de la noche, por lo que los trabajadores deben hacer horas extras, seis cada día, que les son pagadas, pero esas 14 horas de trabajo no las resisten todos, por muy atractivo que sea el ingreso, y ha habido una alta rotación de personal.

Una chavalada de empleados

Un ejército de muchachas y muchachos fue contratado por los propietarios chinos, también personas nicas para la parte administrativa. Esta chavalada devenga más de nueve mil córdobas de salario mensual, y con las horas extras y algunos bonos, hay quienes ganan 15 mil y hasta veinte mil córdobas.

Puede interesarle: Por qué se desvanece el Taiwán que China quiere

Pero hay quejas sobre todo porque solo les dan 15 minutos para almorzar, y no tienen un comedor para ello, sino el parqueo sin techar que está en la parte trasera de esta tienda. No tienen problemas para ir al baño cuantas veces lo necesiten, pero les resiente no contar con microondas donde puedan calentar la comida que llevan de sus hogares, excepto quienes viven en los alrededores, que cuentan con el privilegio de que familiares les van a dejar el almuerzo bien calientito.

Algunos empleados no saben si ganan horas extras (quizás por ser de reciente ingreso), y más bien dicen que lo que reciben es un bono diario de trescientos córdobas. Pese a que la mayoría parece satisfecha por el salario que ganan, se muestran inconformes porque las empresa no los ha inscrito en el Seguro Social, y todavía ningún inspector del INSS se ha presentado a la tienda.

Multas a los empleados

Otra fuente de tensión es que durante las 14 horas de la jornada laboral deben pasar de pie, excepto los 15 minutos que les permiten para almorzar en una acera o en los adoquines del parqueo trasero.

Después de la “pausa” del mediodía, no pueden sentarse ni por un minuto, ni abandonar los pasillos que les corresponde atender, ni intercambiar palabras con otro empleado, pues de lo contrario les llaman la atención ,y hasta los multan, también por llegar tarde al trabajo. Los llamados de atención no son groseros ni vulgares. Ninguno de los cinco empleados entrevistados se quejó de maltrato verbal.

Lea además: “Cómo puedo competir con esos gigantes”. Empresarios chinos ganan terreno en el Oriental y desplazan a comerciantes locales

Los jóvenes empleados también son multados cuando entregan un producto sin probar, o que esté roto su empaque o le falte una pieza, pues están obligados a comprobar que el artículo esté en perfectas condiciones. Esto es una norma de atención para la satisfacción del cliente. También deben pagar por los artículos que sustraían algunos clientes, práctica que está desapareciendo.

Para los usuarios de la tercera edad también es desagradable no encontrar ningún lugar donde sentarse en los tres niveles de la tienda. Una tarde una señora bastante mayor entró, y lo primero que hizo fue preguntar por una silla de ruedas. Una cajera no la interpretó bien, y le dijo que estaban en el tercer piso. “Es para poder moverme en este lugar tan grande”, replicó la señora, y la muchacha le tuvo que decir que no, que no había.

LA PRENSA

La mayoría compra muy poco

Es tanta la afluencia de gente, y tanto el tiempo para recorrer toda la tienda, que pareciera necesario abrir un cafetín donde los clientes puedan sentarse y degustar una bebida, lo cual sería más placentero si le bajaran al alto volumen de la música ambiental que parece golpear los oídos. Pero la llegada masiva de clientes, al menos la de ahora, puede ser engañosa: unos minutos de observación en las cajas revela que la mayoría solo compra uno, dos o tres artículos de bajo costo.

Un funcionario de la administración se jactó de que el China Mall en apenas mes y medio logró disminuir el noventa por ciento de las quejas de los clientes por mal funcionamiento de los productos. En Nicaragua, sobre todo en el área automotriz, lo que fabrican los chinos es conocido por barato, y por su pésima calidad, no como los repuestos japoneses, que tienen la máxima valoración, aunque cuestan mucho más.

Los pasillos son amplios, y es difícil no encontrar clientes en alguno de ellos, donde ese ejército de chavalos contratados por los chinos debe velar, entre otras tareas, de que los usuarios no abran las bolsas de empaque de las mercancías, y de responder de manera cortés a sus preguntas. Abundan los rótulos que imperativamente dicen: “Prohibido tocar”. En el segundo piso encontré uno escrito de manera respetuosa: “Por favor no tocar”.

Puede interesarle: La creciente posición estratégica de China en Nicaragua

Los empleados deben atender amablemente a los clientes, lo cual hacen muy bien, porque quizás su sencillez los vuelve naturales, y no pueden sonreír de manera artificial como encontramos en algunas otras tiendas o bancos.

La presencia de inspectores del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS) y de la Central Sandinista de Trabajadores (CST) —no hay centrales sindicales independientes del Gobierno— podría ayudar a que se establezca el seguro para los empleados, se les construya un comedor, y tengan una hora para almorzar. ¿Eso es posible? No lo sé, porque para corregir problemas en la zona franca Las Mercedes tuvieron que pasar muchos años ante la indolencia oficial, y su complicidad con las empresas asiáticas.

Nacionales China empleo en Nicaragua Nicaragua archivo

Puede interesarte

COMENTARIOS

  1. Hace 5 meses

    Los productos manufacturados en China son una estafa. Los utilizas dos veces y en la tercera es la vencida: No sirven. Tenés que botarlos. Preferiría que el artículo fuera fabricado en los Estados Unidos de America o en la Europa Occidental porque tendría un artículo garantizado aunque mas caro; pero, en realidad el articulo hecho en China viene costando mas caro porque lo tenes que comprar dos veces.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí