14
días
han pasado desde el robo de nuestras instalaciones. No nos rendimos, seguimos comprometidos con informarte.
SUSCRIBITE PARA QUE PODAMOS SEGUIR INFORMANDO.

Deportaciones ICE. Foto tomada del sitio web de ICE

“Me vi obligada a llamar para que lo deportaran y no mandarlo muerto”: el testimonio de una nicaragüense que acogió a un sobrino en EE. UU.

Una nicaragüense contó a LA PRENSA su experiencia con un sobrino al que acogió en EE. UU. por más de dos años, pero que cayó en el vicio de las drogas

Asustada y preocupada por el aumento de migrantes nicaragüenses que han perdido la vida en Estados Unidos o en su travesía por alcanzar el sueño americano en lo que va del año, una nicaragüense de iniciales A.S.D.F., originaria de la comunidad de Teotecacinte, en Jalapa, Nueva Segovia, tomó valor y decidió llamar a las autoridades de Migración de EE. UU. para que deportaran a su sobrino de 30 años, que acogió en 2020.

“Yo recibí a tres sobrinos de diferentes hermanos, dos hermanas y mi hermano mayor, el sobrino mayor tiene 30 años, y parece que él ya venía con vicios”, relató la nicaragüense a este Diario.

Le invitamos a leer: “Ya que tengo la oportunidad, me voy a ir”. El nicaragüense que falleció 46 días después de haber llegado a EE. UU. con parole

La mujer de 52 años, madre soltera, con 33 años de vivir en Texas, Estados Unidos, contó a LA PRENSA que se siente “defraudada” y “mal” por lo que pasó, pues esto representa una ruptura familiar y una desilusión, pues quería que su sobrino prosperara.

Su sobrino cayó en vicios

Fue en noviembre de 2020 cuando Migración de EE. UU. la contactó para consultarle si podía recibir a sus sobrinos, previo las hermanas y el hermano de la nicaragüense le habían solicitado que les ayudara a sus hijos.

“Yo les dije que sí, son mi familia, son mis sobrinos, y los apoyé incondicionalmente con techo, con comida, les ayudé a buscar trabajo, a empezar el proceso de asilo, pero lamentablemente el muchacho empezó a ingerir alcohol”, describió.

Posteriormente, el familiar cayó en el consumo de sustancias ilícitas. En la mochila que ocupaba para el trabajo llevaba cocaína y marihuana. “Él me decía que no, que iba a cambiar, pero siguió e incluso no colaboraba con los gastos de la casa, de luz, agua y tampoco le mandaba a su papá, él se ausentó de ellos, no les llamaba, y hubo una ocasión que se puso agresivo y golpeó a mi otro sobrino”, mencionó.

La nicaragüense apuntó que durante más de dos años apoyó a su sobrino porque no quería verlo en la calle. “Yo le dije a él que no quería verlo en la calle, y le mencioné incluso todo lo que estaba pasando con los migrantes nicaragüenses muertos, algunos por sobredosis que miraba en Texas Nicaraguan Community (TNC), que se morían y estaban pidiendo ayuda para repatriarlos”, manifestó.

“Me vi obligada”

La nicaragüense refirió que el comportamiento de su sobrino la obligó a tomar la decisión, por lo que el lunes 6 de noviembre llamó a Migración norteamericana.

“Le dije que no lo quería mandar muerto, que prefería mandarlo deportado, entonces él cruzó los límites, pero me vi obligada a llamar a Migración para que lo deportaran con el dolor en el corazón, por mi hermano, incluso se molestó”, indicó.

Enseguida describió que a las autoridades de Migración les comentó la realidad que enfrentaba su sobrino. “Me preguntaron si él estaba ilegal, y les dije que estaba en un proceso de asilo político, pero que lo había abandonado porque no terminó de hacer los pagos a la abogada, entonces me vi obligada, fueron años muy difíciles”, subrayó.

También le pidieron los datos personales, el horario y dónde lo podían encontrar, el lugar de trabajo. “Él trabajaba solo para él, para sus vicios. Migración llegó a buscarlo en la carpintería donde trabajaba”, expresó.

Hasta la fecha, la nicaragüense no sabe si su sobrino ya fue deportado o si se encuentra en un centro de detención, pues dijo que las autoridades migratorias le dijeron que la iban a llamar.

“Me siento defraudada”

Sobre la relación con su hermano dijo que le contó que lo había denunciado pues “prefería que estuviera allá a que le pasara algo aquí”.

Mencionó que ella aconsejó mucho a su sobrino, incluso tuvo la intención de llevarlo a un internado donde lo ayudaran a controlar sus vicios. “No quiso, si él hubiera mostrado voluntad lo hubiera logrado, me he sentido un poco mal por eso, me siento defraudada, triste, porque lo quise ayudar y no se pudo”, señaló.

A otros nicaragüenses exhortó a que aunque sean familiares, investiguen el comportamiento y si de verdad quieren progresar, porque en ese país hay oportunidades para estudiar y trabajar.

“Yo quiero que la juventud tome conciencia, que no vengan a hundirse al vicio, porque si no van a regresar muertos a Nicaragua, o van a quedar en la calle, aquí sí hay oportunidades; lo traté como a un hijo”, concluyó.

Puede interesarte

COMENTARIOS

  1. Hace 8 meses

    No se sienta mal sra., hizo lo correcto, la felicito. Le hizo un bien a los padres. En aquel país toda persona q comienza a trabajar debe d ayudar con los gastos básicos, si no lo quiere hacer q vaya buscando un puente para vivir bajo d el mismo.

×

El contenido de LA PRENSA es el resultado de mucho esfuerzo. Te invitamos a compartirlo y así contribuís a mantener vivo el periodismo independiente en Nicaragua.

Comparte nuestro enlace:

Si aún no sos suscriptor, te invitamos a suscribirte aquí